Características del tapizado capitoné y el sofá Chester

El tapizado capitoné y el sofá Chéster son clásicos de moda renovados

tapizado-capitone-sofa-chester
Típico tapizado capitoné en un sofá Chéster. Sebastiaan ter Burg / Foto © Flickr

Seguro que sabes cómo son el tapizado capitoné y el sofá Chéster. Con colores y diseños renovados han vuelto hace años y ya se han convertido en clásicos.

Capitoné es un estilo de tapizado de origen inglés y característico del sofá Chesterfield. En la actualidad sigue vigente y lo verás tanto en sofás como sillones, sillas y banquetas. También lo encuentras en cabeceros de cama y en mesas de centro.

Características del tapizado estilo capitoné  

- Consiste en un tapizado acolchado que presenta un aspecto mullido gracias a los botones que, repartidos de forma geométrica por el tapizado, le da ese aspecto característico al estilo.

- Tanto los tapizados en origen como los retapizados encarecen el mueble de la que se trate ya que necesita más tela y más trabajo. Es, a cambio, un tapizado resistente.

- El material empleado va desde la piel (los acabados en piel desgastada están de moda) a telas de distintas texturas, desde chenillas a terciopelo pasando por el algodón y el terciopelo.

- Puedes encontrar los muebles tapizados con este estilo también con marcos en madera, casi siempre barnizada, que le dan un aspecto aún más regio.

- El capitoné aportará a tus muebles un aspecto acogedor y resulta clásico y elegante. Algún elemento tapizado en este estilo genuinamente británico en tu casa hará que suba enteros el ambiente en el que lo coloques.

Es, además, y a pesar de su clasicismo, muy fácil de integrar en cualquier tipo de decoración.

Úsalo más osadamente con los colores, intensos y saturados, que sean tendencia cada temporada El resultado será espectacular.

Características del sofá Chesterfield

Imagínate un selecto y elitista club inglés en el siglo XIX, con sus encopetados miembros, vestidos impolutamente y de acuerdo a su rango.

Quizás pienses que no tenían mayores preocupaciones. Pues no era el caso.

El conde de Chesterfield, según dicen algunas versiones (las más entretenidas) se percató de que los sillones habituales no permitían mantener la postura erguida y correcta que marcaban los cánones (lo que deslucía, además, la vestimenta) por lo que encargó un sofá especial a un ebanista.

Así nació el sofá Chesterfield, siempre según esta leyenda que ha pasado a través del tiempo. Es conocido popularmente como “Chéster” y se convirtió en un mueble emblemático cuya fama ha llegado hasta nuestros días.

Capitoné y Chester van unidos íntimamente pues el primero es el tapizado característico de este mueble. Si piensas en comprar un sofá y estás pensando en un Chester, aquí tienes unas pistas.

Características del Chéster:

- Este sofá tiene los brazos y el respaldo a la misma altura

- De formas redondeadas, los brazos se caracterizan por su forma de voluta

- Patas de madera, cortas y torneadas, que pueden llevar (al igual que otros diseños ingleses) ruedas para moverlo con comodidad

- Tapizado en capitoné, pero solo el respaldo, ofrece un aspecto cómodo y mullido

- En origen, el material habitual de la tapicería era el cuero en colores oscuros: marrón, granate o verde, principalmente.

- El Chester pasó de los clubs a otros ámbitos de la sociedad más adinerada como las bibliotecas de particulares y despachos de universidades.

- Ha seguido evolucionando hasta llegar a nuestros días transformándose en un clásico, en un mueble emblemático.

El sofá Chéster en la actualidad

El Chéster ha llegado hasta nosotros con excelente salud.

Como antigüedad es una pieza cotizada. Versionado, en estos momentos sigue siendo tendencia.

  • Lo encuentras en capitoné de todos los colores, incluyendo el rojo, pero también emulando al original en cuero natural o sintético, con aspecto desgastado, en colores marrones y tierras, en negro e, incluso, en piel blanca.
  • En cuanto a telas, los terciopelos y acabados similares son los más buscados. Si optas por un chéster de primera o segunda mano conseguirás un toque de elegancia, boho o vintage, entre otros.
  • Es una pieza que encaja en cualquier ambiente: clásico, chic, incluso industrial. Eso sí, tiene un gran peso visual por lo que tendrás que balancear muy bien los volúmenes del resto del mobiliario.
  • Muchas marcas lo comercializan (en tiendas físicas y en línea) en distintas versiones que lo modernizan, aunque se ajustan al modelo original, lo que ha favorecido que su precio haya bajado, aunque el tipo de tapizado siempre lo encarece más que otro tipo de entelados.

¿Te atreves a poner un Chester en tu vida?