Buenas razones para no usar el plástico

El plástico, tu salud y el medio ambiente

Foto cortesía John Lund/Getty.

El plástico afecta tu salud

Los plásticos son tan comunes que han llegado a contaminar hasta la sangre de los bebés más pequeños. Una gran variedad de químicos tóxicos despedidos por los diferentes tipos de plásticos se han detectado en la sangre y los tejidos de la mayoría de las personas; se encuentra en la leche humana y en los cuerpos de los recien nacidos. Muchos de estos químicos interfieren con los procesos hormonales, aunque todavía no se ha establecido exáctamente cuál es el efecto que esto tiene sobre el crecimiento, maduración y reproducción humana.

El plástico es para siempre

Todo el plástico manufacturado sigue en existencia. El plástico tarda hasta mil años para degradarse e integrarse a la naturaleza. Mientras tanto, se va haciendo pedazos más y más pequeños pero igual de dañinas. Inclusive el plástico que ya se incineró sigue en en el aire en forma de partículas tóxicas.

El plástico mata a los animales y envenena nuestra cadena alimenticia

Las partículas de plástico atraen más compuestos tóxicos y se ingieren por organismos de diferentes tamaños, desde el plancton y los insectos hasta las aves; finalmente lo comemos nosotros cuando consumimos carne o mariscos. Tan sólo en la costa del Pacífico, los peces ingieren más de 12 toneladas de plástico cada año. ¿Cuánto ingieres tú sin darte cuenta?

Reciclar no es suficiente ni es la mejor solución

Reciclar siempre es bueno. Pero no todos los materiales son tan fáciles de reciclar. Al contrario de los otros materiales reciclables, el reciclaje de los plásticos es ineficiente y costoso; por lo mismo no reduce substancialmente la producción de plástico nuevo.

Los desechos de plástico que llegan a los rellenos sanitarios son quemados (resultando en contaminación del aire) y los que se reciclan son convertidos en productos de menor calidad y duración.

El plástico contamina

Un producto de plastico ocasiona contaminación en todas las etapas su existencia:

  1. Producción del material: El plástico es un derivado del petróleo, así que su producción crea químicos tóxicos y también contribuye al calentamiento global y a las injusticias sociales y políticos relacionados con el petróleo.
     
  1. Manufactura de productos de plástico: Las fábricas que convierten el plástico en productos para la venta utilizan varios aditivos químicos que también dañan al medio ambiente y a la salud humana.
     
  2. Uso del producto: Los productos de plástico despiden químicos dañinos durante su vida útil. Se sabe que estos químicos afectan el funcionamiento de las hormonas humanas pero no se ha establecido exáctamente qué efecto tienen para nuestra salud.
     
  3. Desecho: Cuando se acaba la vida útil, el producto de plástico se tira, creando contaminación en forma de basura y partículas tóxicas. Una gran cantidad de esta basura acaba en el mar.
     

El mar no es el único lugar donde se acumula el plástico

Aunque es impresionante la cantidad de plástico y espuma de poliestireno que se acumula en el mar, acumulaciones de este tipo también se encuentran en los desiertos y los espacios abiertos donde el viento deposita la basura.

Los productos desechables y de poca duración son los culpables

Los platos, vasos y cubiertos desechables; popotes; botellas de agua y refresco; y las bolsas de plástico son la mayor fuente de basura no biodegradable.

Sé parte de la solución

Puedes reducir tu contribución al problema remplazando estos productos con alternativas biodegradables, por ejemplo:
  • Utiliza platos desechables ecológicos hechos de cartón, bambú u hojas.
  • Elimina los popotes o compra popotes reutilizables.
  • Envuelve comidas en papel encerado o papel de aluminio en vez de plástico. Recuerda que el aluminio se puede reciclar.
  • Lleva tus propias bolsas de tela cuando vas de compras.
  • Rellena una botella de aluminio en vez de comprar botellas de agua.
  • Cuando vas a comprar un café o tomar café en el trabajo, lleva tu propia taza.
  • Infórmate sobre la diferencia entre degradable y biodegradable.
  • Evita los juguetes y otros productos de plástico. Protege la salud de tus hijos con juguetes ecológicos.
  • Sigue la regla de las tres erres.
  • Busca alternativas. Aparte de estas sugerencias, hay muchos otros productos de plástico que también existen en materiales reutilizables y/o biodegradables. Apoya la alternativa.
  • Lee los ingredientes de los jabones y exfoliantes - ¡pueden contener plástico! - algunos productos higiénicos como champú para el cuerpo, jabón y exfoliantes incluyen en su lista de ingredientes el polietileno (por ejemplo, granos de polietileno). El polietileno es el mismo plástico, y los granos de polietileno son las mismas partículas que contaminan al medio ambiente y la cadena alimenticia. Al usar estos productos, los pequeños pedazos de plástico van directamente al drenaje y acaban en los ríos y océanos. Este artículo entretenido te explica cómo evitar los jabones contaminantes.