Bossaball

Sobre la práctica de un deporte multidisciplinar

Bossaball
Bossaball. Pedroromero2 - CC

El bossaball es un deporte que combina cuatro disciplinas deportivas distintas en un solo juego. Su práctica aúna los espectaculares movimientos de la capoeira brasileña, la vistosidad y atractivo del voleibol playa, movimientos elásticos propios de la gimnasia y fútbol practicado a ritmo de bossa-nova. Todos estos elementos, hacen del bossaball más que un deporte un espectáculo al alcance de muy pocos deportistas, ya que para practicarlo debes de poseer no solo gran equilibrio y dominio del balón con manos y pies sino también buen ritmo corporal y rapidez de movimientos que te permitan contribuir al espectáculo.

Se trata de un deporte muy joven. Se inventó, curiosamente, fuera de Brasil, en la localidad española de Málaga, y fue un belga, Filip Eyckmans, quien recreo el deporte que juntaba sus dos grandes pasiones: el voleibol playa y la música brasileña.

Nociones básicas

El bossaball se practica entre dos equipos integrados, normalmente, por entre tres y cinco jugadores. Los partidos se disputan con los objetivos propios del voleibol playa. Hay distintos niveles según la edad, el sexo y el nivel de calidad de los jugadores. Otra peculiaridad importante de este deporte es que se practica en una superficie hinchable, que acostumbra a ser cama elástica, dividido por una red, como en el voleibol tradicional. Se han establecido ciertas reglas especialmente ideadas para este recién nacido deporte. Especialmente el hecho de que cada equipo puede dar hasta un máximo de seis toques de balón en su propio campo antes de mandar el balón a campo contrario con la intención de anotar.

Este hecho refuerza todavía más la espectacularidad en la que se basa la práctica de este deporte. Como también lo hace el hecho de competir sobre una cama elástica que permite dar grandes saltos y no temer a caídas o golpes, imposibles en una superficie blanda como esa. Además, el jugador es libre de jugar el balón con cualquier parte de su cuerpo, aunando el juego con manos, propio del voleibol y llamado tacto volea, como con la cabeza o los pies, propio del fútbol, por ello llamado fútbol tacto.

Pero cada jugador solo puede tocar una vez seguida con la mano y dos veces seguidas con cualquier otra parte del cuerpo. Esto permite a los jugadores realizar impresionantes acrobacias como altas chilenas o espectaculares mates desde las alturas.

En cuanto al sistema de puntuación del bossaball, cabe destacar que si un equipo consigue que la pelota toque el suelo del equipo rival, recibirá un punto, mientras que el hecho de conseguir marcar en las camas elásticas otorga al equipo tres puntos. Por otro lado, tocar el anillo que rodea la cama elástica no puntúa, simplemente se continúa el juego como si nada. En el límite de la zona de tres puntos siempre se encuentra un jugador para intentar impedir que el equipo contrario consiga tres puntos.

Por otro lado, también destaca la figura de un árbitro poco común. Se trata del llamado árbitro samba. Su misión principal es intentar impartir justicia en los partidos, como cualquier árbitro, pero, además, juega un papel importante en la introducción de la samba y la bossa nova brasileñas al juego. Con su silbato produce sonidos musicales propios de los estilos mencionados, aunque también tienen a su disposición diversos instrumentos de percusión e incluso, en algunos casos, están equipados con tablas de DJs.

Un deporte en expansión

Teniendo en cuenta que el bossaball es un deporte recién nacido, es necesaria su expansión mundial para intentar consolidarlo y que deje de ser un deporte minoritario. Hasta el momento, desde principios de siglo que se creó, ha tenido gran aceptación entre las personas que lo han conocido. Dada la facilidad de montaje de la infraestructura, resulta un deporte cómodo de practicar.

Dado el poco tiempo de existencia del bossaball, el deporte todavía no goza de una federación internacional que la represente. Sin embargo, si hay dos empresas encargadas de coordinar y difundir el bossaball. Se trata de la empresa española Bossaball Sport S.L. y la holandesa Music and Sport BV. Ellos son, por tanto, quienes intentan dar a conocer un deporte tan espectacular mediante la organización de eventos de muestra o campeonatos en universidades, festivales musicales y otros eventos multitudinarios.