Biomuseo de Panamá

Una imagen de la obra del Biomuseo de noche. Aaron Sosa

En el 2002 un grupo de empresarios panameños (ahora agrupados bajo el umbral de la Fundación Amador) tuvieron la idea de intentar alentar al renombrado arquitecto Frank Gehry, diseñador del famoso museo Guggenheim en Bilbao y la Sala de Conciertos Walt Disney en Los Ángeles, a que construyera una obra en el país. Gehry, quien está casado con una panameña, aceptó con la condición de que su trabajo albergue algo de importancia significativa.

Así surgió la idea de construir el “Biomuseo”, una obra que contará la historia de cómo el surgimiento del Istmo de Panamá unió tierras y dividió mares cambiando radicalmente la historia del planeta. Se espera que el museo abra sus puertas a fines de 2013, aunque por la complejidad de esta primera construcción de Gehry en América Latina y de las salas de exhibición diseñadas por el reconocido especialista canadiense Bruce Mau, no todo estará listo para esa fecha sino para 2014. Una mirada al concepto del museo, sus principales atractivos, objetivos y características.

Datos generales del Biomuseo Puente de Vida

El museo es una colaboración entre Frank Gehry, Bruce Mau y expertos/científicos de la Universidad de Panamá y de la Fundación Smithsonian. El gobierno panameño y la empresa privada han apoyado de manera significativa el proyecto a través de la contraparte ejecutora que es la Fundación Amador, una organización sin fines de lucro.
El proyecto se comenzó a construir en el 2004, pero distintos imprevistos políticos y económicos frenaron su rápido avance y el proceso se fue dilatando. Ubicado en la entrada del Pacífico del Canal de Panamá en la Calzada de Amador, el museo fue construido en tierra donada por el Estado y cuenta con 4,000 metros cuadrados y ocho galerías permanentes.
Además de estos espacios, también incluye un atrio público, un espacio para exhibiciones temporales, tienda, cafetería y áreas de exhibición exterior ubicadas en un jardín botánico. La idea es que el museo se posicione como un elemento que transforme esa área en un espacio abierto, algo que desafortunadamente no es muy común en Ciudad de Panamá. Idealmente el museo debería fungir como una plataforma pública para observar el paisaje y disfrutar de la belleza del trópico. De igual manera se espera que la consolidación de esta obra de gran envergadura favorezca el clima de inversión en el país.

Componente educativo

Uno de los objetivos principales del proyecto es que el Biomuseo se convierta en una herramienta educativa clave que ayude a diseminar la importancia de la biodiversidad en el país para que los ciudadanos conozcan el legado de su país y la importancia biológica de este para todo el mundo. En ese contexto, se ha venido trabajando con el Ministerio de Educación en Panamá para que los conocimientos científicos del museo sean parte de la currícula oficial a nivel nacional. Así se han ido desarrollando lecciones de acuerdo a distintos niveles de estudio y talleres de formación para profesores y varios tipos de materiales. Ya con la intención misma de fomentar desde esta fase inicial el conocimiento del proyecto, se han organizando visitas guiadas a la obra desde 2009 y se han recibido más de 14,000 personas. Las proyecciones estiman que el museo recibirá cerca de 500,000 personas al año en visitas. Asimismo el Biomuseo ya ha recibido el respaldo del Smithsonian y ha sido considerado un museo afiliado a esta prestigiosa institución- un distinción que solo se le ha otorgado a este país afuera de EEUU.