Beverly Hills

Lujo y sofisticación, en uno de los barrios mas elegantes de la ciudad.

© Cristina Duffy

¿Quién no ha oído hablar de Beverly Hills? Casi imposible encontrar a alguien que no haya escuchado alguna vez este nombre, si sus calles son expuestas al mundo a través de las películas hechas en Hollywood; si en las revistas siempre sale una celebridad haciendo compras en Rodeo Drive. ¡Si hasta los artistas le han compuesto canciones! Por estas y muchas razones más, Beverly Hills es probablemente el barrio mas famoso de la ciudad.

¿Pero cómo empezó todo esto?

Los tongva, nativos de la región, llegaron aquí atraídos por los arroyos predominantes en la zona, a la cual llamaron Rancho de las Aguas y llegaron a considerarla una región sagrada. Posteriormente, los colonos europeos arribaron, ocuparon el territorio y eliminaron gran parte de la población indígena.

Se empezaron a construir ranchos de adobe y los extensos terrenos fueron usados para cultivos y ganadería. En 1900, un grupo de exitosos empresarios decidieron establecerse en esta área, a la cual denominaron Beverly Hills y a partir de ahí se empezaron a construir las primeras calles de la ciudad, entre ellas una de las mas famosas actualmente, Rodeo.

El siguiente paso fue edificar el Hotel Beverly Hills en 1912. Este evento atrajo a centenares de artistas, quienes encantados con la ciudad, decidieron radicarse allí, dando incio a la construcción de impresionantes mansiones.

La más llamativa de todas fue Pickfair, residencia establecida en un lote de de 22 hectáreas y que constaba de 42 habitaciones repartidas en 4 pisos. Esta casa fue el hogar de las estrellas del cine mudo Douglas Fairbanks y Mary Pickford y fue la primera vivienda en Los Angeles en tener su propia piscina.

A partir de ahí, Beverly Hills fue todo glamour. Numerosas fiestas se celebraron en las deslumbrantes mansiones cada día, consiguiendo que millonarios de otros puntos del planeta empezaran a llegar para conocer de cerca el ambiente de lujo que hasta la fecha caracteriza a Beverly Hills.

¿Qué visitar?

- Rodeo Drive: más de 100 establecimientos comerciales de lujo, repartidos en las tres cuadras ubicadas a lo largo de esta vía. Las más afamadas casas de moda, reconocidas joyerías, prestigiosas galerías, restaurantes y hoteles, hacen parte de este exclusivo sector. Se recomienda recorrer sus calles a pie, por su corta extensión y para poder apreciar con detalle, la sofisticación de cada uno de sus locales.

- Mansión Greystone: Antigua residencia de Edward Laurence Doheny Jr., hijo de un afamado magnate petrolero. Construida al mas puro estilo ingles del siglo 19, esta mansión es ahora el lugar de filmación de numerosas películas y sede de eventos socio-culturales. Se realizan tours por su interior y por los extensos jardines, en un recorrido aproximado de 1 hora y media, los cuales deben ser reservados con anticipación. El acceso a las áreas verdes de la residencia y el estacionamiento son gratuitos.

- Cañon Drive: Vecino del famoso Rodeo Drive, es el sector de los restaurantes. Allí probablemente puedas sentarte al lado de algún famoso, mientras disfrutas de una buena comida.

- Robinson Gardens: Esta mansión fue el hogar de Harry y Virginia Robinson desde 1911 hasta 1977, año de la muerte de Virginia. Fue heredada a la ciudad y actualmente se encuentra abierta al público, donde, de martes a viernes, se pueden realizar recorridos por el interior de la casa y por los hermosos jardines que la rodean. Deben hacerse reservaciones con anterioridad.

- Walden Drive: Una de las calles donde se graban numerosas secuencias de programas de televisión y películas de cine. Pintorescas mansiones pertenecen a esta calle, entre las que se destaca “Witch’s house” o “Casa de la Bruja”.

- Recorrido en trolley: Estos atractivos vehículos nos llevan a hacer un recorrido de 40 minutos por los puntos estratégicos de Beverly Hills.

El primer tour empieza a las 11 a.m. y el último termina a las 4 p.m.

Para tener en cuenta:

- No te olvides de pasar por los hoteles íconos de la ciudad, como el Beverly Hills Hotel, el Beverly Wilshire Hotel o el Península.

- Existen estacionamientos en la zona donde las dos primeras horas son completamente gratuitas. Revisa este mapa para conocer su ubicación.

- Los parques abundan en Beverly Hills. Si buscas zonas verdes, lindos jardines o simplemente un sitio tranquilo para descansar, aquí no tendrás ninguna dificultad en encontrarlo.