Beneficios de la parada de cabeza (Sirsasana)

Y algunos consejos

parada de cabeza
Jo McRyan/ Getty Images

“Aquel que practica la parada de cabeza durante tres horas diarias conquista el tiempo”. Yoga Tattva Upanishad.

Sirsasana es el rey del yoga. Es la postura más poderosa en términos de sus beneficios físicos, mentales y espirituales. Es una postura aparentemente difícil, pero la verdadera dificultad está en la mente: es una postura que nos enfrenta con el miedo y nos invita a conquistarlo. Es una postura que nos lleva a derrotar los miedos en general, nos hace más valientes y poderosos.

Nos acerca a la verdad y nos da confianza en nosotros y en la vida. El estar en posición invertida nos da una perspectiva diferente y nos ayuda a ver las cosas con mayor claridad. Es la asana que por excelencia nos conecta con nuestro séptimo chakra, el que gobierna nuestras capacidades intelectuales y nos da la sabiduría universal. Favorece todo el sistema y se dice que nos mantiene siempre jóvenes y vitales.

Beneficios físicos: facilita el bombeo del corazón, fortalece el sistema respiratorio y la circulación, trae más sangre al cerebro lo cual hace que las funciones del cuerpo sean favorecidas con el aumento de nutrientes. Mejora las condición de la vena várice porque estimula la circulación de la sangre en las piernas. Cura el estreñimiento severo y los cólicos renales. Alivia la presión en las espalda baja. Alivia disfunciones en los nervios, los ojos, los oídos y la garganta. Fortalece los brazos, la espalda y el abdomen.

Favorece la buena digestión. Es una de las mejores posturas para tratar dolencias y favorecer la salud física y mental.

Beneficios mentales/ espirituales: aumenta las capacidades intelectuales, mejora la memoria, fortalece las capacidades sensoriales como la vista y el oído, evita los desórdenes nerviosos.

Mejora la capacidad de concentración y es especialmente benéfica para las personas que necesitan largos momentos de concentración y de esfuerzo intelectual en sus oficios. Disminuye la ansiedad y ayuda a tratar la depresión. Es una postura que siempre nos da claridad mental y serenidad. Es muy afectiva para aliviar la ansiedad y el estrés. Activa nuestro séptimo chakra, la rueda energética de la conciencia pura.

Tips para principiantes:

-No te precipites; tener control sobre cada uno de los pasos es esencial para mantener el equilibrio en la postura y que sea cómoda.

-Evita arquear la espalda, doblar las rodillas y dejar colapsar los hombros. Alrededor de 90% peso debe estar en los codos. En la cabeza el peso es mínimo.

-Se recomienda comenzar en la postura del niño (Balasana) y visualizar la parada de cabeza antes de llevarla a cabo. Imagina una postura estable y ligera, llena de gracia. De esta manera nuestra mente nos dará su apoyo para que tengamos una postura que podamos mantener durante largo rato. A medida que el esfuerzo es menor podemos meditar en la postura.

-Para algunas personas, al principio es un apoyo importante hacer la postura contra una pared. Esto les dará la seguridad para subir y de practicarla sin depender de que alguien más esté presente y de encontrar el punto de equilibrio alejándose de la pared.

Lo importante es evitar desarrollar una dependencia de este apoyo externo y más adelante dar el paso final.