Básicos velo de novia - largos, fruncidos, y tipos de tul

Develando los secretos del velo de novia: básicos del velo que toda novia debe saber.
Este es un velo de dos capas con fruncido medio, es un largo alos hombros que luce muy bien con este vestido de novia sin mangas. Foto: RunPhoto; Getty Images

No cabe duda que hay pocos elementos tan visualmente icónicos como lo es el velo de novia. Con sólo agregar un velo, un esbozo de velo, o algo de tul a cualquier diseño rápidamente entendemos que es cosa de novias. Sin embargo nadie nunca piensa en esta icónica pieza del ajuar de la novia hasta que llega al salón de novias a elegir el vestido y descubre que hay un mundo de posibilidades en cuanto a velos se refiere.

Tantas opciones y variedades puede abrumar a cualquier novia, pero no tiene porqué ser así. Aquí todo lo que necesitas saber en cuanto tipos de velo, clasificación por largos, y hasta tipos de materiales…para no sólo escoger tu velo como experta sino expresar tu estilo personal de pies a cabeza. ¡Toma nota!

Largo del velo

La forma más sencilla de categorizar los velos de novia es por largo. Hay siete largos básicos con medidas estándar.  Cada largo combina más o menos con diferentes tipos de vestidos y niveles de formalidad. Conocer los diferentes largos te facilitará tomar el primer paso para elegir tu velo.

Velo al hombro – El velo al hombro mide 45 pulgadas (114 centímetros). Es un velo divertido y fácil de llevar que luce particularmente sensacional con vestidos con sabor retro de las eras de los 50’s y los 60’s. También luce excelente con vestidos de novia cortos, a la rodilla, y hasta corte de té.

Velo a la cintura / al codo – El velo a la cintura mide 54 pulgadas (137 centímetros). Es un velo que luce bien con la gran mayoría de los vestidos de novia. Sólo hay que considerar que el borde del velo complemente al vestido y no compita con los detalles de la cintura del vestido. Si has elegido un vestido con diseños importantes en la espalda entonces también querrás evitar que el velo bloquee o interrumpa el diseño.

Velo a la cadera / punta de los dedos – El velo a la cadera mide 72 pulgadas (183) centímetros y es muy versátil. Este velo luce particularmente fabuloso con vestidos en siluetas tipo columnaenagua, o sirena…¡sí! ya ves a lo que voy: angostos.  Básicamente lo que no quieres es que el velo y la falda compitan en volumen justo en la cadera, así que si has elegido un vestido con falda que sale de la cadera tal vez otro velo sea el indicado.

Velo al piso – El velo al piso mide 90 pulgadas  (228 centímetros) y es ideal para novias que quieren un velo largo que llegue al piso, pero que no haga cola. Las  novias altas que quieran este look tal vez puedan lucir un velo al piso tipo ballet o barrido para compensar la altura.

Velo al piso tipo ballet / barrido – El velo tipo barrido mide 108 pulgadas (274 centímetros) y puede ser el complemento perfecto a un vestido con cauda tipo barrido. Este velo básicamente arrastra en el suelo unos 30 a 50 centímetros. Por supuesto que si el vestido no tiene una cauda o tiene una cauda más larga igual puedes usar este velo.

Velo al piso tipo capilla – El velo tipo capilla mide 126 pulgadas (320 centímetros) y combina con casi todos los vestidos de novia.

Como la cauda tipo capilla este velo arrastra detrás 1 metro o metro y medio. Aunque no lo parezca este tipo de velo resulta bastante alargador de la silueta así que hasta las novias no muy altas se pueden favorecer con este velo.

Velo al piso tipo catedral – El velo tipo catedral mide 144 pulgadas (365 centímetros) y es el rey de los velos. Si se trata de dejar con la boca abierta a todos, éste es el velo que quieres. Como con la cauda tipo catedral querrás asegurarte que haya suficiente espacio en el lugar de la ceremonia para maniobrar con tu velo…¡por algo lleva el nombre de catedral!

¿Cómo se miden los velos?

Tradicionalmente el largo del velo incluye la medida de la capa superior en inglés llamada de “blusher” (que es el velo corto que cubre la cara) y la medida de la capa inferior o sea el “tren” o cauda del velo.

El velo corto que cubre la cara suele medir 27 pulgadas (68.5 centímetros). Así que un velo tipo capilla de 126 pulgadas (320 centímetros) está compuesto por la sección del “blusher” que mide 27 pulgadas y la sección del “tren” que mide 99 pulgadas. Quiere decir que de la peineta o sujetador del velo al final del velo éste medirá 99 pulgadas. Es importante que sepas que si eliges un velo (por ejemplo éste del que estamos hablando, tipo capilla, de 126 pulgadas) pero lo pides de una capa (o sea sin la capa cubre la cara, ahora el “blusher”) te darán un velo de 99 pulgadas pero igual le llamaran de capilla o por su medida “completa” o sea de ¡126 pulgadas!

Tips en cuanto a las medidas del velo:

Evita confusiones con tu diseñador del velo y comparte con él/ella la medida real que quieres para tu velo. Si es necesario puedes mostrarle con algunos de los velos que ya tenga en existencia. Seguramente tanto tú como tu diseñador disfrutarán los beneficios de una buena comunicación.

  • Si estás soñando con lucir un velo largo siempre es buena idea que le calcules un largo superior al de la cauda de tu vestido. Calcúlale unas 2 o 3 pulgadas (unos 5 a 10 centímetros) más al largo de tu cauda así el velo no bloqueará ni interferirá con el diseño de tu vestido y su cauda.
  • Si has elegido un vestido sin cauda, pero te gustaría tener una, siempre puedes recrear una cauda larga eligiendo un velo mucho más largo. Recuerda que los velos pueden ser tan sencillos o elaborados como los quieras y definitivamente un lindo velo largo puede hacer las veces de cauda con la ventaja de que te lo puedes quitar fácilmente.
  • Si estás planeando sujetar tu velo en la parte inferior de tu peinado, o sea más bien cerca a la nuca, pero quieres que lucir el blusher sobre tu cara, entonces querrás asegurarte que este sea del largo suficiente de manera tal que cubre tu cara por completo. Tradicionalmente hablando, el blusher debe de cubrir toda tu cara, cuello, hombros, y busto. El blusher tradicional termina a una altura justo debajo del busto y no debe de sobrepasarse de largo ni estorbarte cuando sujetes el ramo frente a ti con las dos manos.

    Las capas

    Los velos pueden tener 1, 2, o 3 capas y hasta pueden ofrecerte la posibilidad de que la capa inferior se removible, para que durante la ceremonia luzcas el velo en todo su esplendor y durante la recepción sólo luzcas las capas superiores para mayor comodidad. La capa superior, ya sea de un velo de 2 o 3 capas se le llama de “blusher” y es el velo corto que cubre la cara si es que la novia así lo desea.

    Materiales

    Los velos se elaboran de muchos materiales y cada uno tiene diferentes cualidades y virtudes. Aquí los materiales más comúnmente empleados para la elaboración de velos.

    Tule sintético – este material es una tela fácilmente asequible, en un rango de precios que no suele romper el presupuesto de nadie, y es súper versátil. El tule sintético puede venir en varios calibres, peso, y cualidades. Hay tule muy firme y con mucho cuerpo que es ideal para estilos tipo bouffant, o diseños modernos como tules tipo antifaz, o hasta para para velos tipo fascinador.  También hay tules delicados y suaves con varios grados de espesor, desde tules casi transparentes hasta tules más con caída más definida y lujosa. Lo mejor del tul sintético es que además de existir un gran rango de estilos y precios con varios niveles de calidad, es que hay muchos diseños contemporáneos disponibles.

    Tule de seda al 100% - Este es el material más lujoso en cuanto tules se refiere. Generalmente el preferido por la realeza y celebridades. Se puede encontrar de dos tipos:

    • Seda suave – Un material muy suave y fluido, sin cuerpo propio (por así decirlo), y es tan delicado que casi es imperceptible al tacto. Es ideal para vestidos tipo vintage o de siluetas con caída fluida.
    • Seda firme – Un material extremadamente transparente, el más ligero de todos los tules. Tan ligero que parece estar suspendido en el aire, sobre todo en los diseños más largos, lo que crea una silueta de sueño.

    Tule de Seda Mixto – Este es un tule firme, parte seda parte material sintético. Combina la transparencia de la seda con el peso del material sintético. Además de la textura este material es particularmente apreciado por que puede encontrarse en más colores (además de seda 100% natural).

    Fruncido

    El fruncido es uno de esos aspectos que suele obviarse y sin embargo éste puede alterar dramáticamente el look del velo. Un velo de dos capas suele consistir en dos velos ovalados o circulares que se recogen y fruncen a lo ancho. Hay tres tipos de fruncido principales para un velo de dos capas:

    Fruncido estándar o al centro – una sección central del ancho se recoge y frunce en la peineta o broche del velo dejando algo de velo a los lados.

    Fruncido completo – Todo el acho del material se recoge y frunce en la peineta o broche del velo creando un velo con el máximo de volumen (generalmente llamado de bouffant).

    Sin fruncido o velo plano – Este velo no lleva fruncido, básicamente descansa sobre la cabeza. Puede o no estar sujeto a una peineta o lucirse debajo de una corona de flores, una diadema, un halo, o hasta coserlo la parte trasera de una linda tiara.

    Es importante prestar atención al fruncido del velo pues mientras más fruncido más opaca la masa general de velo y esto puede cubrir o tapar los destalles de la espalda del vestido. Un velo plano o con un fruncido ligero puede permitir que los detalles del vestido aún luzcan a través del velo.

    Los velos de una capa por su diseño sólo pueden ser de fruncido completo, aunque si deseas un velo con menor fruncido puedes pedirle a tu diseñador de velos que te elabore un velo de corte angosto. Si lo que deseas e un look sin fruncido de una sola capa entonces lo que realmente quieres es una mantilla.

    Las mantillas suelen ser elaboradas en un ovalado alargado con orillas de encaje. La mantilla descansa sobre la cabeza y desciende por ambos lado de ella hasta los hombros. Pueden lucir muy elegantes y van de maravillosa con vestidos de silueta angosta como columna, enagua, sirena, o un corte A con falda angosta o de caida suave.

    Considera primero los cuatro elementos básicos tu velo

    Los elementos iniciales que querrás considerar son: ¿Qué tan largo quieres tu velo? ¿De cuantas capas? ¿Con qué tipo de fruncido? y de ¿Qué material? No tienes porqué decidirlo de un jalón, y lo mejor será que te pruebes varias opciones. Pero si ya tienes una idea del vestido es buen momento para empezar a definir tu velo.

    ¡Ahora lo divertido! Estilos, bordes, accesorios, y más detalles sobre el velo ¡aquí!