Balanitis, inflamación del glande

01
de 01

Cuando la punta del pene se hincha y duele

Male patient and doctor in discussion in exam room
Doctor con paciente. Thomas Barwick / Getty Images

La balanitis es la inflamación del glande o punta del pene. Cuando también afecta el prepucio – la piel retráctil que recubre el glande – la enfermedad se denomina balanopostitis. A veces, la balanitis puede causar incapacidad para que el prepucio se retraiga, causando otra condición llamada fimosis (estrechez del prepucio).

Puede afectar a hombres de cualquier edad, en particular a quienes no están circuncidados. Ocurre frecuentemente debido a una deficiente higiene del pene. La recomendación es retraer el prepucio hacia atrás cada vez que el pene sea aseado. De lo contrario, se produce acumulación de esmegma (sustancia grasosa que permanece debajo del prepucio), que junto con la falta de ventilación va irritando el glande y causando inflamación.

Síntomas resaltantes

La balanitis puede ocasionar los siguientes síntomas:

  • sensibilidad, dolor, inflamación y enrojecimiento del glande o prepucio
  • secreción en el pene con mal olor
  • picazón
  • dolor o dificultad para retraer el prepucio
  • otras erupciones en el glande
  • dificultades para orinar o para controlar el chorro de la orina (en casos severos)
  • dificultades con la erección

Por qué ocurre la balanitis

Las causas de la inflamación pueden ser infecciosas y no infecciones. A continuación se mencionan algunas:

  • Deficiente higiene personal.
  • Irritación debido a productos químicos, como jabones fuertes o no enjuagarse adecuadamente.
  • Diabetes mal controlada. Es la condición de salud más frecuentemente asociada con la presencia de balanitis en adultos.
  • Alergia a ciertos medicamentos (por ejemplo, tetraciclina, sulfonamida)
  • Obesidad
  • Cáncer de pene
  • Infección debido a diversos microorganismos y virus que se transmiten sexualmente, entre otros:
    • virus del papiloma humano
    • diversas especies de bacteria de la clamidia
    • diversas especies del hongo de la candidiasis
    • bacteria de la gonorrea (Neisseria gonorrhoeae)
    • bacteria de la sífilis (Treponema pallidum)
    • estreptococos

Cómo se trata la balanitis

El objetivo del tratamiento es erradicar la infección o la inflamación y prevenir complicaciones. Generalmente se trata con fármacos que se toman vía oral o se aplican sobre la piel para atacar los microorganismos causantes de la enfermedad, así como para eliminar la inflamación existente. Si la balanitis se presenta sin fimosis, el médico recomendará además que el paciente retraiga suavemente el prepucio todos los días y lave el pene con agua tibia.

La inflamación o infección prolongada puede ocasionar complicaciones como la disfunción eréctil con fimosis, grave obstrucción para orinar al estrecharse el orificio del pene o afectar el riesgo sanguíneo hacia la punta del pene. En algunos de los casos anteriores será necesaria una intervención quirúrgica por parte de un urólogo. Afortunadamente, la mayoría de los casos de balanitis no requieren de cirugía y se pueden tratar con medicamentos y una adecuada higiene.

Fuentes:

Leber, M.J. “Balanitis”. Medscape . Recuperado el 18 de diciembre de 2014.

MedlinePlus. Balanitis. Recuperado el 18 de diciembre de 2014.