Así tienes que estudiar y comer para aprobar tu examen

Cómo estudiar y qué comer para mejorar la memoria y aprobar los exámenes

Cómo preparar los exámenes para aprobar
Lo que comes y cómo te sientes influye en la posibilidad de aprobar un examen y graduarte. Tetra Images / Getty Images

¿Estás de exámenes y quieres aprobar para graduarte o para obtener una plaza? Además de estudiar para tener los conocimientos adecuados, necesitas controlar la ansiedad y el miedo. Para ello, es recomendable empezar a estudiar con antelación, de manera metódica y comprendiendo los conceptos.

Pero hay otros trucos que también te ayudarán. Por ejemplo, cuidar tu dieta comiendo sano y asegurarte que consumes alimentos que te produzcan la energía suficiente pero sin demasiada estimulación para no aumentar el estrés.

 

Te lo contamos todo en este artículo. Antes de recomendar la dieta que te ayudar a preparar mejor un examen para aprobar, veamos cómo crear un buen ambiente de estudio

También te puede interesar: El ABC de la dieta anti-estrés 

Elegir un buen lugar para estudiar 

El lugar que escojas para el estudio es muy importante ya que te permitirá identificar ese lugar con una rutina y eso hará que te sientas más predispuesto al estudio. Debe tener estas características: 

¿Donde vas a estudiar? Cada uno tenemos nuestras preferencias. Unos prefieren estudiar en una biblioteca. Otros se decantarán por el propio hogar. Sea cuál sea el lugar que se elija tiene que cumplir estos requisitos: 

  • Buena ventilación
  • Buena iluminación, preferiblemente, luz natural. 
  • Silencioso 

Ergonomía en el estudio y el trabajo 

Los lugares públicos tiene que cumplir, por norma, unas reglas para no dañar la espalda o la vista. En tu casa, intenta también que: 

  • Mesa de trabajo: La altura debe impedir que adoptes una postura inclinada así como que los brazos descansen sobre la mesa en un ángulo de 90º.
  • Silla: Intenta elegir una en la que puedas regular tanto el respaldo como la altura. La espalda tiene que estar recta y debes tener suficiente apoyo como para no tener que permanecer inclinado. 
  • Iluminación: Escoge bombillas azules que emiten luz blanca. Será suficiente que su potencia sea de 60 W. Más podría generar demasiado calor. 

¿Qué comer para preparar bien un examen?

Como decíamos, la dieta también juega un papel fundamental a la hora de prepararse para hacer un examen. Debe contener ciertos nutrientes que ayuden al cuerpo a generar energía, pues aunque se esté sentado, también se produce un gasto. 

Estos son los hidratos de carbono complejos. Aportan energía que se va liberando poco a poco. Los encontrarás en el las verduras, cereales y legumbres, por ejemplo. 

Hay alimentos, además, que pueden contribuir a "alimentar mejor el cerebro", evitar la fatiga física y psíquica y estimular la memoria. 

Estos son los trucos para comer bien para un examen: 

  • No te atiborres: Las comidas demasiado pesadas provocarán somnolencia y digestiones pesadas. Lo mejor es comer poco y varias veces al día. 
  • Empieza desayunando cereales: La Universidad de Harvard (EE.UU.) recomienda desayunar cereales integrales, bajos en azúcar y ricos en fibra para gozar de buena salud. Además, los cereales integrales contienen vitaminas del grupo B, esenciales para un buen funcionamiento del sistema nervioso y reducir los niveles de estrés. 
  • Nueces como tentempié: Las nueces, además de ser buenas para el corazón y para prevenir enfermedades como la diabetes, también mejoran el buen humor y el funcionamiento del cerebro. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Columbia y publicado en la revista médica Neurology de la Academia Americana de Neurología señaló que los frutos secos como las nueces ayudan a prevenir el deterioro cognitivo y enfermedades como el alzhéimer gracias a su riqueza en ácidos grasos omega 3 del tipo ALA (alfa-linolénico). 
  • También puedes tomar frutos rojos: Son ricos en antioxidantes, excelentes para frenar el envejecimiento prematuro. Pero además, según una investigación del Brigham and Women's Hospital de Boston (EE.UU.) estos frutos pueden retrasar hasta 2,5 años el deterioro cognitiva asociado a la edad, por lo que protege tu cerebro y mejora su capacidad. 
  • Cuida tu circulación sanguínea: En la comida, asegúrate de consumir verduras, cereales como el arroz integral, pescado y aceite de oliva. todos ellos mejoran la salud de los vasos sanguíneos, la sangre circula mejor y eso reduce el riesgo de dañar el cerebro. 
  • No te olvides del brócoli. Además de estar considerado como un alimento anti-cáncer, el bróculi es rico en vitamina K. Un estudio de la Universidad de Montreal (Canadá) vio que las personas que tienen niveles altos de esta vitamina tienen mejor memoria porque retienen mejor los conocimientos y son más elocuentes en sus discursos. Las espinacas, berros, grecos, lechuga, setas, ciruelas pasas también contienen vitamina K. 
  • Toma pescado azul: Contiene un tipo de ácidos grasos omega 3 (DHA) que han mostrado mejorar la salud del cerebro. También reducen la inflamación y mejoran la salud del corazón. La caballa, el atún, el salmón, las sardinas o los arenques pertenecen a este grupo.  
  • Cuidado con los estimulantes: Las bebidas ricas en cafeína harán que te sientas más despierto durante un rato es verdad que pueden aumentar la sensación de aprovechamiento del tiempo ya que aumentan la capacidad de atención. Pero como tu cuerpo está en alerta, también harán que no te des cuenta de que estás cansado. Y cuando tu organismo ya no pueda más, la fatiga podrá producirse de forma brusca dándote lo que se conoce como "bajón". 

Ver también: ¿Cuánta cafeína puedo tomar al día?

Otras maneras de estimular tu memoria 

Según la Universidad de Harvard (EE.UU.) la dieta no es la única que hará que retengas mejor los conocimientos que adquieras. Además, debes contemplar algunos aspectos de tu salud para evitar que incluyan, negativamente, en la salud mental. Por ejemplo: 

  • Hazte análisis de sangre. Evita el colesterol malo alto, el azúcar en sangre o la tensión alta. Todo ello puede afectar a tu cerebro. 
  • Evita el tabaco. Las investigaciones sugieren que fumar afecta a la salud del cerebro y puede aumentar el riesgo de alzhéimer. 
  • Haz una actividad física moderada y regular. El ejercicio físico, sobre todo si se realiza en entornos naturales como un parque o el bosque, mejora la memoria y se relaciona con un menor riesgo de demencia. 
  • Evita la obesidad. Intenta que tu IMC sea normal (entre 18,5 y 24,9). También tienes que evitar aumentar el perímetro abdominal y acumular grasa en la cintura, algo que aumenta el riesgo de enfermedades de corazón y que, debido a la caída brusca de estrógeno durante la menopausia, es más común en la mujer. Un dietista puede ayudarte a controlar tu IMC. 

Ver también: Cómo dejar de fumar sin engordar

Otras técnicas para mejorar tu estudio 

Por mucho que hayas estudiado, es inevitable ponerte nervioso antes del examen e incluso que te asalten pensamientos negativos y anticipes el fracaso. Eso solo hará que aumentes el riesgo de bloqueo por eso es fundamental que apliques técnicas de relajación para evitar el estrés  y la ansiedad y que vayas bien descansado.

  • Duerme lo suficiente. Durante el descanso nocturno, el trabajo fija lo aprendido durante el día. Por tanto, dormir es esencial para que puedas retener lo que has estudiado. 
  • Levántate antes y repasa. Aunque hay personas que prefieren acostarse tarde, repasar de forma tranquila antes del examen y después de haber dormido puede ayudar a afianzar los conocimientos. 
  • O vete a correr. El ejercicio físico oxigena todo el cuerpo y hará que tu cerebro funcione mejor. Además, si vas a correr antes del examen, te sentirás más relajado seguro que rendirás mejor. 
  • Evita los pensamientos negativos. Es posible que te asalte el miedo a no aprobar o a quedarte en blanco. Sustituye cada pensamiento negativo por uno positivo. 
  • Respira profundamente. Antes de contestar a las preguntas, lee bien. La falta de atención por nervios puede hacer que no seas capaz de responder algo que sí sabes. Te proponemos que antes de contestar respires profundamente y expulses el aire lentamente contando hasta diez. Hazlo dos veces y después responde.