Así no sales de casa

1070px-CSD_2006_Cologne_BDSM_20.jpg

“Así no sales de casa” miles de padres y madres de todo el mundo repiten a diario esa frase a sus hijos e hijas adolescentes. Las peleas en la casa por culpa de cómo van vestidos los adolescentes son una constante casi universal. No es un asunto fácil de resolver porque tiene implicaciones muy profundas en cuanto a lo que es la adolescencia y al mundo en el que viven los adolescentes.

Es importante entender lo que significa la ropa para los adolescentes para poder llegar a acuerdos con ellos.

Acuerdos que no sean prohibiciones porque estas no suelen funcionar bien. Es necesario conseguir que entiendan lo que significa cómo van vestidos y algunas cuestiones como el respeto hacia la propia imagen. Pero a la vez hay que llegar a soluciones que respeten su libertad de elegir.

Por qué se visten como se visten

Hay varias cuestiones detrás de la ropa que eliden los adolescentes.

  • Pertenecer a un  grupo. Una de las características clave de la adolescencia es que los chicos y las chicas tienen la necesidad de pertenecer a un grupo al margen de la propia familia. Es importante que los adolescentes cubran esa necesidad porque en ese grupo aprenden a socializarse, a vivir en la sociedad, y esa es una de las cuestiones fundamentales que deben desarrollar durante esos años. Ellos y ellas pertenecen a un grupo concreto a través de diversas fórmulas y la forma de vestirse es una de ellas. Por eso es habitual ver a grupos de chicas y chicos que parecen clones, todos van vestidos igual. Hay que entender que eso les da seguridad y confianza.
  • Los dictados de la publicidad. La mayoría de los adolescentes viven en un mundo bombardeado continuamente por la publicidad. Esa publicidad que con mucha frecuencia va destinada precisamente hacia los adolescentes están muy bien pensada así que consigue su objetivo que es el de que los adolescentes deseen tener esos objetos, muchas veces ropa y complementos. Si a los adultos nos cuesta un gran esfuerzo sustraernos a la llamada de la publicidad, para los adolescentes es aún más difícil porque todavía no disponen de mecanismos que hayan desarrollado perfectamente el criterio propio. Por eso es imprescindible que los eduquemos como consumidores responsables, es decir para que sean capaces de entender lo que es la publicidad y lo que esta pretende hacer en su capacidad de elección.
  • La rebeldía. Por último y también muy presente en sus elecciones está la rebeldía, otra de las características propias de la adolescencia. Los jóvenes muestran esta rebeldía que también es muy positiva para su desarrollo, de las formas que pueden y una de ellas es vistiéndose de forma diferente a como lo hacen los adultos. Incluso muchos de ellos no solo se visten para diferenciarse de los mayores sino que eligen la ropa para provocar a los adultos, generalmente a sus padres.

 

Qué se puede hacer

Para llegar a acuerdos sobre la ropa que contenten a todos hay que tener en cuenta una serie de cosas

  • Criterio propio. Es importante que los adolescentes aprendan a guiarse por su propio criterio. Pero no seguir las modas o no vestir como todos los demás es muy difícil. Para entenderlo podemos pensar en cómo vestimos nosotros los adultos y descubriremos que aunque acusemos a los adolescentes de ello, muchas veces nosotros también nos dejamos llevar por la moda o por cómo se viste el resto de la gente. Pero que las chicas y chicos adquieran criterio propio que les guíe en sus elecciones es importante y no solo a la hora de que decidan cómo van a vestirse.
  • Respeto a la propia imagen. También es importante que entiendan esto, sobre todo en el caso de las adolescentes. Viven en un mundo en el que la imagen femenina está cosificada. Las mujeres para la mayoría de la publicidad no son más que un objeto, un objeto del que solo se explota su imagen sexual. Es importante que tanto los chicos como las chicas entiendan que las mujeres de verdad no son eso, son seres humanos completos. Es importante que hagamos con ellos el ejercicio de denunciar esa imagen social de las mujeres. Los chicos entenderán que las mujeres que van a encontrarse en sus vidas no son objetos y las chicas sabrán que son mucho más que esos objetos. La forma de vestirse dice mucho sobre lo que uno piensa de sí mismo. Si las chicas están convencidas de que solo pueden ser objetos, vestirán de forma provocativa. Si conseguimos que entiendan que eso es solo una imagen equivocada que la sociedad ofrece de las mujeres, conseguiremos que elijan su ropa con otros criterios.
  • Creatividad y libertad. La forma de vestir es una forma de expresión. Por eso es importante que a pesar de todo los adolescentes puedan elegir cómo van vestidos. Cuanto más formados estén mayor será la creatividady la libertad de expresión que podrán usar al elegir su ropa.