Arte y vandalismo: Ataques a obras famosas

5 ejemplos de obras de arte famosas que han sido atacadas con violencia

Por desgracia sobran ejemplos de obras de arte famosas que han sido dañadas en un ataque de locura, para llamar la atención ante una protesta, en nombre del ‘arte’ y otros fines que tampoco justifican el medio.

El único lado positivo de esta recopilación de obras de arte que han sido atacadas es que todas ellas han podido restaurarse y siguen estando, con mayores medidas de seguridad de por medio, a la vista del público.

01
de 05

Mona Lisa, Leonardo da Vinci

Mona Lisa - Gioconda
La Gioconda (h. 1503-1505), La Mona Lisa, por Leonardo da Vinci. Óleo sobre tabla, 76.8 x 53 cms. Museo del Louvre, París, Francia. Museo del Louvre, París, Francia.

La Gioconda no ha sido siempre la obra más protegida del mundo. Si has tenido la posibilidad de visitar el museo del Louvre seguramente te haya decepcionado ver que se guarda dentro de una especie de vitrina con un cristal a prueba de balas, los metros que hay que guardar como distancia de seguridad y la cantidad de turistas aglomerados a su alrededor levantando los brazos y sacando fotos con flashes que rebotan en el cristal.

La caja que protege la Mona Lisa fue un regalo de Japón. Un regalo para compensar el susto por la mujer que le echó pintura roja al cuadro cuando fue cedida temporalmente al Museo Nacional de Tokio como acto de protesta porque no se admitía la entrada de discapacitados al centro.

Pero también en París fue atacada, rociada con ácido y diana del lanzamiento de diversos objetos. Entre estos últimos se encuentra el incidente de 1956, cuando un vagabundo le tiró una piedra (que descascarillo parte de la pintura junto al codo izquierdo) para ser ingresado en prisión porque era diciembre, hacía frío, y no quería dormir en la intemperie.

02
de 05

Piedad, Miguel Ángel

Piedad, Miguel Ángel
'Piedad' (1498-1499), Miguel Ángel. Mármol, 174 x 195 cm. Basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano. Stanislav Traykov / Wikicommons

La Piedad de Miguel Ángel que actualmente se cobija dentro de la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano tras un cristal a prueba de balas, estuvo anteriormente expuesta al alcance de peregrinos y turistas que quisieran contemplarla.

Pero en 1972 un visitante húngaro, Lazlo Toth, rompió con un martillo de geólogo un ojo, parte de la nariz y un brazo de la figura de la virgen al grito de: ¡Soy Jesucristo! El daño fue terrible y hubo que basarse en las copias de la obra como referencia para su restauración.

03
de 05

La ronda de noche, Rembrandt

Ronda de noche, Rembrandt
'La ronda de noche' (1642), Rembrandt. Óleo sobre lienzo, 356 x 438 cm. Rijksmuseum, Amsterdam. Rembrandt

La ronda de noche de Rembrandt, la joya de la colección del Rijksmuseum de Amsterdam, ha sido el objetivo de varios ataques violentos: En 1911 un antiguo cocinero de la marina intento rajar el lienzo con un cuchillo. Afortunadamente el corte no fue profundo y solo llegó a rasgar su barniz.

Suerte parecida tuvo el ataque de 1990 cuando un enfermo psiquiátrico lanzó ácido sulfúrico contra la pintura. Los vigilantes de seguridad diluyeron con agua el ácido de inmediato y, gracias a su rápida reacción, de nuevo, tan solo el barniz fue dañado.

Y es que la seguridad para esta obra se ha reforzado desde que en en 1975 un profesor en paro dañase irreversiblemente la pintura logrando acuchillar y cortar el lienzo en nombre de Jesús. Pese a que la obra ha sido restaurada, los cortes son aún visibles.

04
de 05

Venus del espejo, Diego Velázquez

Venus espejo, Velázquez
'Venus del espejo' (h. 1647-1651), Diego Velázquez. Óleo sobre lienzo, 122 x 177 cm. National Gallery, Londres. Diego Velázquez

La Venus del espejo fue acuchillada siete veces en 1914 en la Galería Nacional de Londres por Mary Richardson en protesta por el arresto de Emmeline Pankhurst (líder del movimiento sufragista que reivindicaba el derecho a voto de las mujeres) el día anterior.

Así lo comunicó en un comunicado de prensa: "Intenté destruir la imagen de la mujer más hermosa de la historia de la mitología en protesta contra el gobierno por destruir a la señora Pankhurst, quien es el personaje más hermoso de la historia moderna".

Posteriormente también haría público en entrevistas su desagrado por la manera en que se mostraba la diosa desnuda para ser contemplada por los hombres como un objeto bello.

05
de 05

La sirenita, Edward Eriksen

Sirenita-de-Copenhague
'La Sirenita' (1913), Edvard Eriksen. Copenhague. Avda-berlin

La sirenita es posiblemente la obra menos valorada de la historia del arte dentro de esta lista, pero dos motivos hacen su presencia imprescindible:

Primero porque la estatua de la sirenita es conocida internacionalmente por ser una de las imágenes más emblemáticas de Copenhague y objeto de foto imprescindible para los turistas que visitan la capital danesa.

El segundo motivo es que los vándalos se han cebado desde los años sesenta con la pobre protagonista del cuento de Hans Christian Andersen: Tres decapitaciones (dos exitosas y una frustrada), la amputación de un brazo, la voladura con explosivos de su base…

Finalmente, ante la constancia y severidad de los ataques, la estatua ha tenido que ser reubicada, abandonar el puerto y adentrarse varios metros en el mar.