Arroz con maíz rapidito

Foto © karma free cooking

Arroz con maíz es un plato súper típico en la cocina puertorriqueña. A mi abuelo le encantaba y era algo que mi abuela hacía por lo menos una vez en semana.

Lo tradicional es guisar el arroz con salsa de tomate, sofrito y el maíz, todo junto a la vez. Se hace en una olla o caldero, pero como ustedes saben, mi versión siempre la he hecho en una olla arrocera. Al guisarlo todo junto se le llama comúnmente también arroz guisa’o con maíz.

Esta versión que les presento no es la tradicional del arroz con maíz, sino una versión rapidita. Aunque hacer arroz con maíz en la olla arrocera es sencillo suficiente y se hace “solito”, lo que he estado haciendo recientemente es que preparo 1-2 tazas de Arroz blanco en la olla arrocera desde por la mañana cuando termino de prepararme el desayuno y luego en la tarde lo termino añadiéndole el maíz como lo especifico en la receta que les incluyo aquí:

Arroz con maiz – versión quickie

2 tazas de Arroz blanco cocido

½ cebolla mediana, picadita

1 cdita de sofrito

1 taza de maíz en grano congelado o de lata

aceite de oliva

sal y pimienta a gusto

sal de ajo – opcional

  1. En un sartén grande a fuego medio, echa un chorrito de aceite de oliva y agrega el sofrito y las cebollas picadas. Cocina las cebollas por unos minutos hasta que comiencen a ablandarse.
  2. Añade al sartén los granos de maíz. Si usas maíz congelado, no es necesario que los descongeles primero. Añádelos directamente de la bolsita. Mézclalos bien con las cebollas. Sazona con sal y pimienta, o con la sal de ajo si prefieres. Tapa el sarten para que el maíz se descongele rápidamente y se cocine bien.

    3. Después de unos minutos, añade el arroz cocido. Mezcla todo bien nuevamente y tápalo. Puedes bajarle el fuego un poco ahora. El vapor del sartén ablandará los granos de arroz nuevamente, especialmente si el arroz estaba en la nevera. Deja que se caliente un poquito y apaga la estufa. Déjalo ahí tapado un ratito para que se termine de cocinar y los sabores se mezclan.

    Listo. Ahora ya tienes el acompañamiento perfecto para cualquier plato principal. A mí personalmente me gusta servirme el arroz con una ensalada y unos plátanos maduros o tostones – de plátano o de pana – por el lado. Y un chorrito de kétchup… así me enseñó mi abuelo.