Aprovecha las vacaciones para estar con tu hijo adolescente

La clave para tu éxito es que lo planifiques bien

Las vacaciones son un momento ideal para pasar más tiempo con nuestros hijos. Pero cuando estos son adolescentes es mejor planear una serie de actividades con antelación para aprovecharlo al máximo. Uno de los rasgos característicos de la adolescencia son los cambios de humor. Seguro que te has acostumbrado a ello. Tu hija o hijo adolescente pasa de la alegría a la tristeza o de la diversión al aburrimiento en un abrir y cerrar de ojos.

Y ya te ha ocurrido unas cuantas veces que cuando vas a hacer algo con él, de pronto decide salir con sus amigos o quedarse en casa sin hacer nada. Y eso produce en ti frustración o incluso desesperación.
Pero no te preocupes, hay una serie de consejos que pueden ser muy útiles para evitar esos cambios de planes y para que el tiempo que pasas con tu adolescente sea maravilloso para ambos.

Planificar
Cuando se acerca un periodo de vacaciones es bueno que planifiques bien tu tiempo. Lo más importante es que sepas con antelación qué momentos vas a poder dedicar a estar con tu hijo. Una vez que sepas eso, habla conél o ella para saber cómo va a pasar su tiempo libre durante las vacaciones. Y pídele que te dedique algo a ti.
Será mucho más fácil si lo que le propones es algo que le guste. Seguro que tu hijo tiene aficiones: cine, deportes, exposiciones, compras… Proponle que hagáis juntos alguna de estas actividades.
¡O todas si tienes tiempo suficiente! Una tarde de película
¿Hay alguna película que se os ha pasado y queréis ver? Seguro que sí. Una tarde de películas, palomitas y perritos calientes puede ser muy atractiva para pasarla juntos. Y aún puedes ir más lejos. Puedes invitar a algunos de sus amigos a que se unan a vosotros en vuestra casa.
Eso te dará la oportunidad de relacionarte con el grupo de tu hijo o hija, de conocerlos, de saber de primera mano cómo se relacionan entre ellos.
Una tarde así puede hacer maravillas en la relación con tu hijo adolescente. Después de haber conocido a sus amigos será más fácil que te haga confidencias. Charla y chocolate
También puedes proponerle unas horas de charla con un chocolate caliente. Puede ser en casa o puede ser fuera de casa en algún sitio que os guste a los dos. Si hay algo que te preocupa y quieres hablarlo con él, este puede ser un recurso muy efectivo. Procura estar relajado y no forzar nada. Deja que la conversación fluya naturalmente. Y ten en cuenta varias cosas, si quieres que tu hijo o hija te haga confidencias, tú también deberás hacérselas a él o ella. Cuéntale cosas de ti. Háblale de tu adolescencia, así él o ella sabrá que tú también pasaste por lo mismo. Por los cambios de humor, por los enamoramientos, por los miedos, por las dudas.
Ofrécele tu amor y tu apoyo. Haz que se ría contigo, que confíe en ti. Enséñale tus tradiciones
Además de la colaboración habitual en las tareas de la casa que tu adolescente tenga asignadas en vuestra familia puedes aprovechar las vacaciones para hacer más cosas con él. Anímale a que cocine contigo platos tradicionales de nuestra cultura. Esta actividad puede convertirse con facilidad en una forma de que él conozca su herencia hispana y de que la aprecie más. Mientras cocináis juntos platillos tradicionales puedes contarle cosas de tu origen, hacer que vea que la cocina es una excelente muestra de una cultura que también es la suya.
Muéstrale la enorme riqueza de la que dispone, sorpréndele con datos sobre su herencia latina que él no sepa y si las relacionas con la gastronomía habrás hecho de un rato de trabajo juntos un momento muy especial para los dos. Deja que sea tu adolescente el que elija
Otra opción es que le plantees a tu hijo o hija adolescente que te apetece hacer algo con él pero no sabes el qué. Deja que sea él o ella el que decida qué vais a hacer juntos. Que lo planee y que lo organice. Tú solo tendrás que pasarlo bien. Y eso está casi asegurado porque estarás con tu hijo.