Aprende a tejer con el método inglés en 5 pasos

Aprende la técnica más popular que existe e 5 sencillos pasos

No te preocupes, no vamos a recitar a Shakespeare ni a cantar canciones de los Beatles, al menos hoy no. El método de tejer inglés es la forma de tejer más popular que se conoce, y fue extendida por todo el mundo gracias a los colonos británicos, o más concretamente a sus esposas, aunque es sabido que los primeros tejedores fueron hombres.

Si haces memoria seguro que conoces a alguna persona que teja lanzando la hebra con ayuda de la mano derecha, y sujetando la aguja derecha bajo el brazo para evitar perderla. ¿No es cierto? Pues esa persona teje a la manera inglesa.

01
de 05

Empieza por un buen montaje

Montaje clásico 07. Pilar R. Méndez

El primer paso antes de empezar a tejer con este método es montar una serie de puntos. Algunos montajes son más adecuados para tejer con un método u otro. Para éste yo te recomendaría el montaje clásico, te dará ventaja a la hora de aprender a sujetar la aguja y lanzar la hebra de hilo sobre ésta. Claro que si tienes un montaje favorito puedes usarlo sin mayor problema.

02
de 05

Punto derecho inglés o tradicional

Sacamos la lazada del punto
Sacamos la lazada del punto. Pilar R. Méndez

El punto derecho, llamado así porque refleja la cara delantera de la labor, es esa parte del tejido que se asemeja a pequeñas espigas de trigo. El punto derecho es para muchos más fácil de asimilar que el punto revés, y es cierto que es en esencia más simple que el punto revés, pero en mi opinión es cuestión de gustos. Con algo de práctica descubrirás que son igual de fáciles de trabajar.

Para muchos este es el método más sencillo para aprender a tejer desde cero, sujetar la aguja derecha bajo el brazo mientras tejes te aporta una estabilidad que no tiene otros métodos, aunque muchas personas aprenden de esta manera y con el tiempo dejan de necesitar este punto de apoyo, pasando a manejar la hebra con el índice a la vez que sujetas la aguja con la mano derecha.

03
de 05

Punto revés inglés o tradicional

Terminamos de tejer el punto
Terminamos de tejer el punto. Pilar R. Méndez

El punto revés es la cara inversa de la labor, su estructura es granulosa y tiene un relieve mayor que el punto derecho. En combinación con el punto derecho crean lo que se conoce como punto de media. Es también algo más elaborado que el punto derecho, y curiosamente lo es en casi todos los métodos de tejer.

Aún así su uso es tan importante como el del punto derecho, ya que son tan complementarios como dos caras de una misma moneda. Su sola combinación con el punto derecho puede crear estructuras tremendamente complejas y bellas. Y un poquito de dificultad no te va a asustar. Claro que siempre puedes tejerlo todo a punto derecho. ¿Pero donde estaría la gracia?

Cierre tradicional 06. Pilar R. Méndez

Hemos llegado al final de nuestra labor, antes de poder sacarla de las agujas necesitamos cerrar todos los puntos de forma que no se deshagan cuando manipulemos la prenda resultante.

Existen muchos métodos para cerrar puntos, y si bien puedes usar siempre el mismo sin mayor problema es interesante conocer varios cierres con el fin de cubrir diferentes posibilidades.

El cierre clásico o tradicional es uno de los sospechosos habituales cuando se trata de cerrar prendas de punto, nos da un acabado firme y estable que nos ayudará a crear costuras duraderas.

El cierre elástico es muy utilizado cuando se tejen prendas sin costuras porque para estas necesitamos un acabado mas flexible, sobre todo en el borde inferior de jerseys o chaquetas y en los puños de las mismas. Sigue leyendo »

05
de 05

Algunos consejos más

Prueba primero: Practica tus nuevos conocimientos antes de aplicarlos a una labor mayor. Puedes tejer un pequeño recuadro o tira para medir tu tensión y ganar habilidad y control. Empieza por proyectos sencillos que te ayuden a mejorar tu técnica antes de lanzarte a algo más complejo.

Al principio tendrás la sensación de que los puntos se deslizan sin control y tratarás de tejerlos más prietos para evitar que se salgan de las agujas. Una forma sencilla de corregirlo es usar la yema de los dedos índices para frenar su progreso mientras trabajas. Llegará un momento en que no necesites hacerlo, pero hasta entonces te darán cierta seguridad.