Aprende a resolver problemas

pensar de forma critica
aprende a evaluar información.

Olvídate de aprender a programar en un cierto lenguaje informático para asegurarte un empleo o de terminar una carrera en Marketing que te garantice un puesto en la empresa X, la habilidad que debes cultivar para convertirte en un candidato más atractivo es la CAPACIDAD PARA RESOLVER PROBEMAS.

Las empresas hoy en día buscan candidatos capaces de resolver problemas de diferentes calibres, ya sea cómo vender más productos o servicios, cómo mejorar lo que ofrecen o cómo administrar sus recursos.

Ante la magnitud de datos disponibles hoy en día, lo importante es saber separar la información valiosa que ayude a tomar decisiones positivas para la empresa. Para ello, cualquier candidato debe tener la capacidad de analizar y evaluar toda esa información, resolviendo problemas internos (administración de recursos) o externos (incremento de ventas y de beneficios). La manera más rápida de demostrar tu valor como candidato es demostrando que en el pasado has sido capaz de resolver algún problema concreto. Todas esas experiencias que has adquirido te ayudarán a demostrar tus capacidades, convirtiéndote en alguien indispensable. 

No todos los problemas tienen que ser grandes

Si cuando estabas en la universidad, se te presentaron pequeños problemas, ya sea en actividades dentro de clase, en algún proyecto en concreto. O si cuando comenzaste en tus primeros empleos, fuiste capaz de ayudar a la empresa a incrementar el número de clientes de 10 a 20 con varias iniciativas, todos esos datos deberían reflejarse en tu aplicación.

No existe mejor predicción de éxito que lo que has logrado implementar en el pasado.

Cómo cultivar las habilidades para resolver problemas

Todo comienza con la capacidad de pensar de forma crítica, de saber analizar la información disponible y convertirla en algo que produzca resultados. Comienza a preguntar el porqué de las cosas que te rodean, sin asumir que todo debe permanecer en el estado en el que se encuentra.

Cuando leas información acerca de una empresa en tu preparación para una entrevista, cuestiona los datos que se mencionan, el motivo de las conclusiones en un artículo o los intereses que existen detrás de ciertas opiniones. 

El poder de las preguntas hará que seas capaz de analizar problemas desde puntos de vistas diferentes, de no dejarte guiar solamente por las opiniones o sentimientos pasados que tengas acerca del tema, abriéndote la puerta hacia nuevas verdades, nuevas maneras de afrontar problemas antes insalvables. Comienza a practicar con esta serie de preguntas la próxima vez que leas o escuches algo nuevo:

- ¿Cuál es el tema principal y cuáles son las conclusiones?

- ¿Cuáles son las razones en las que se basan esas conclusiones?

-¿Qué frases o palabras resultan ambiguas o que no han sido claramente definidas?

- ¿Qué se asume para llegar a tales conclusiones?

- ¿Qué tipo de evidencia se presenta?

- ¿Qué tipo de estadísticas se exponen para demostrar las conclusiones?

- ¿Qué información relevante se ha omitido?

- ¿Cuáles son las conclusiones más razonables?

 

También te puede interesar: 

No creas todo lo que escuches (leas)

Lecciones que podemos aprender de los que piensan de forma negativa

Fracasado o fracaso

 

Foto @ momentimages