El juego de naipes Solitario

01
de 09

Solitario

© María Machuca

El juego de cartas solitario como lo indica su nombre está diseñado para ser jugado por un solo jugador. Se juego utilizando un paquete de baraja regular o naipes de 52 cartas. Este es un juego de cartas clásico para aquellos jugadores que desean un buen juego pero no tienen acompañantes. Tiene reglas bastante sencillas por lo que los niños, de siete o más años de edad, lo disfrutan también y les ayuda a aprender los números y practicar orden ascendente y descendente.

02
de 09

Historia

© María Machuca

El juego de cartas solitario se ha jugado por cientos de años. No existe una versión clara sobre su origen pero muchos alegan que surge paralelo a la creación de los naipes, aunque no hay constancia absoluta de quién y cuándo se inventó.

Algunos afirman que el origen del juego se remonta al siglo XVIII y que en cada país el juego tomaba un nombre diferente. En las tradiciones escandinavas se jugaba solitario a manera de predicción del futuro. Quien ha jugado solitario, o ha intentado jugar, sabe que así como se puede completar el juego muchas veces seguidas, así mismo se puede quedar estancado con los naipes sin tener cómo proceder. Así, si quien jugaba se veía atascado, era una manera de predecir que las cartas no estaban a su favor y debía evitar comenzar actividades de importancia como negocios o relaciones. 

La teoría que más se acoge es que el Solitario fue inventado por un aristócrata francés encerrado en la Bastilla, ya que muchos de las instrucciones del juego estaban escritas en francés y el juego usa muchas palabras de etimología francesa. 

Se le conoce con el nombre de Paciencia, Éxito, Kabal o Cabala, pero sin duda es el termino "paciencia" el que mejor lo describe porque este juego ayuda a pasar el tiempo y la persona puede jugar o bien hasta que se le agote la paciencia, o hasta que se agote el tiempo libre que tiene para jugar. 

Tipos de juego solitario más comunes:

Solitario clásico

Solitario pirámide

Solitario araña

03
de 09

Objetivo del juego

© María Machuca

El objetivo del juego es el de lograr ordenar las cartas según el palo o tipo de manera ascendente.

Antes de comenzar a jugar debes organizar las cartas en siete columnas. El resto de las cartas las colocas en la esquina superior boca abajo.

Las cartas se colocan de la siguiente forma: La primera carta se coloca boca arriba y las otras seis a mano izquierda boca abajo. Luego vas a la segunda columna y colocas una carta boca arriba y las otras cinco cartas boca abajo. Así continúas hasta que en la última ronda solo colocas una carta en la séptima columna boca arriba.

04
de 09

Desarrollo del juego

© María Machuca

Ahora debes tratar de colocar todas las cartas en las columnas de abajo de manera descendente y alternando los colores de rojo a negro, o los palos (corazón, diamante y tréboles y picas).

Recuerda que el orden de las cartas es el siguiente: K, Q, J, 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, y 2.

05
de 09

Nuevas cartas

© María Machuca

Cuando ya no tienes movimientos disponibles puedes usar las cartas de la pila que está boca abajo. Casi siempre se utiliza la tercera carta pero algunas personas lo juegan con la primera carta. Si puedes utilizar la carta la acomodas y puedes utilizar la próxima. Las cartas que no has utilizado las colocas en una pila de descarte boca abajo.

06
de 09

Moviendo cartas

© María Machuca

Puedes ir moviendo las cartas de las diferentes columnas de manera que puedas descubrir la(s), carta(s) que están boca abajo. Si la carta que vas a utilizar tiene cartas encima, debes mover todas estas cartas juntas de una columna a otra.

07
de 09

Llenando espacios

© María Machuca

Si algún espacio de una columna queda disponible sólo puedes llenarlo con una K. Aunque algunas variantes permiten comenzar una nueva fila con cualquier carta.

08
de 09

Acomodo de las cartas del As a la K

© María Machuca

Cuando tienes un As puedes colocarlo fuera, casi siempre en la esquina superior derecha. Sobre este As irás colocando cartas del mismo palo o símbolo de manera ascendente. Es decir: A, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, J, Q y K. Las cartas que muevas a esta pilas deben estar libres, en otras palabras, no deben tener cartas encima.

09
de 09

Final del juego

© María Machuca

El juego termina cuando logras sacar todas tus cartas de las columnas y colocarlas en la pila correspondiente al símbolo. Debes tener en cuenta de que no en todos los juegos lograrás ordenarlas todas. De ahí la "paciencia" de volver a comenzar. Entre más practiques más oportunidades tendrás de completar todo el juego en una sola mano.