Aprende a hacer mosaicos con cáscara de huevo.

mosaicos con cascara de huevo
mosaicos cascara huevo. PV

En este artículo te vamos a decir cómo hacer mosaicos con cáscara de huevo para tus manualidades.

Mosaicos.

Los mosaicos son pequeños trozos de diferentes materiales que pueden ser de vidrio, piedras, cerámica y muchos otros materiales que unidos en sus diferentes formas y colores van creando una imagen.

Es una técnica muy antigua que ha sido utilizada para decorar edificios, detalles, esculturas y más.

Trabajar con mosaicos creando imágenes fracturadas es siempre una excelente forma de relajarse y crear lindas cosas. Sin embargo el trabajo con mosaicos de cerámica o de vidrio puede ser a veces un poco sucio y difícil para los más pequeños además de que se necesitan herramientas especiales para dichos proyectos.

Para que los más pequeños puedan crear sus propios diseños sin el trabajo y las herramientas necesarias para lograr el mismo efecto utilizamos cáscaras de huevo, que le dan a los dibujos la forma fracturada y craquelada de los mosaicos, utilizando una técnica sencilla y divertida.

Este proyecto es ideal para llevarlo a cabo en una fiesta infantil o en el salón de clases.

Desde los mosaicos venecianos hasta los utilizados por Gaudí en sus esculturas, los mosaicos siempre realzan el arte que recubren.

Materiales:

Para hacer estos cuadros necesitas:

  • Un trozo de cartulina, papel ilustración o cartón.

Rango de edad: 4 o más años.

Tiempo de realización: 30 minutos. Sin incluir tiempo de secado.

Grado de dificultad: sencillo.

Para hacer este proyecto en el salón de clases o con niños muy pequeños es conveniente cubrir el área de trabajo.

El tiempo y la edad requeridos son sólo un estimado que puede adaptarse según las habilidades de los niños.

Prepara las cáscaras de huevo.

Antes de empezar este proyecto necesitas juntar las cáscaras de varios huevos, que pueden ser blancos o rojos aunque a mí me gusta trabajar más con blancos porque no modifican el color de la pintura acrílica.

La ventaja de este proyecto es que no necesitas los cascarones enteros como lo necesitas para los huevos de pascua. Puedes usar cascarones rotos por la mitad. Lo primero que tienes que hacer es lavarlos muy bien y dejarlos secar completamente.

Una vez limpios y secos los rompemos en trozos más pequeños cómo del tamaño de una uña.

Procura que este último paso no corte a los niños más pequeños, es mejor que lo hagas tú antes de darles los cascarones. Los puedes poner en una bolsa de plástico, cubrirlos con un trapo y pegarles con la mano, procura no pegarles mucho para no hacerlos muy pequeños.

Para los niños más pequeños:

Tomamos el pegamento blanco y cubrimos con él el trozo de cartulina o cartón, pegamos sobre él los trozos de cáscara de huevo cuidando que queden bien pegadas y que no queden huecos en el cartón sin cubrir con cascarón.

Dejamos secar el pegamento completamente.

Utilizando pinturas acrílicas y un pincel dejamos que los niños dibujen libremente sobre los trozos de cascarón. Pueden dibujar figuras o simplemente con colores hasta llenar la hoja.

Dejamos que seque la pintura y listo, nos queda un hermoso dibujo fragmentado como mosaico.

Para los niños más grandes:

Esta técnica toma más tiempo y es más laboriosa, requiere paciencia y tiempo por lo que la recomendamos para los niños mayores y con más paciencia.

Tomamos los trocitos de cáscara de huevo y los separamos en diferentes montones.

Tomamos cada uno de los montones y lo pintamos de cada uno de los colores que necesitaremos para nuestro dibujo, sumergimos los cascarones en la pintura acrílica  y después los escurrimos y dejamos secar.

Una vez secos los cascarones de huevo, los usaremos para rellenar el diseño que hemos creado en la cartulina.

Es decir, primero dibujamos lo que queremos, un paisaje, una cara etc. y después con los diferentes colores de mosaicos los camos rellenando hasta darle color a nuestro dibujo.

Utilizamos el pegamento blanco para pegar los trozos sin importar que el pegamento sobre y se vea, pues al secarse quedará transparente.

Para terminar el dibujo podemos repasar el delineado con un plumón indeleble negro que realzará las líneas del diseño original.

Para proteger los dibujos los podemos barnizar con barniz en spray.

Una vez terminados los podemos enmarcar.