Aprende a detectar si hay problemas en la vida de tu hijo

Rod Waddington

Los padres y madres de adolescentes tienen a veces dificultad para detectar si sus hijos están pasando por problemas. Esto es así porque las emociones de los adolescentes son muy variables y ellos suelen dar pocas explicaciones. Pero hay formas de saber qué es lo que les ocurre y de estar informados sobre si en sus vidas hay problemas serios que requieran nuestra atención.

A qué hay que estar atentos

En general es difícil saber qué le pasa a un adolescente. Primero porque a esa edad la mayoría de ellos y ellas se alejan de la familia para empezar a formar parte de otros grupos de adolescentes. Pero además es que una de las características de la adolescencia son las alteraciones emocionales así que hay veces los padres de los y las adolescentes no saben si los cambios de humor de sus hijos responden a algún problema que estén viviendo o son solo los típicos cambios de humor de la adolescencia.

Pero hay algunas conductas que sí pueden indicar que existen problemas en sus vidas y hay que estar atentos a su aparición:

  • Cambios de comportamiento. Los cambios de comportamiento importantes en las vidas de los adolescentes pueden indicar que ocurre algo grave. Cuando un adolescente o una adolescente que se alimentaba con normalidad comienza a comer mucho menos o, por el contrario, a comer mucho más, eso puede indicar algún trastorno alimentario. Si un chico o una chica que generalmente era alegre pasa por un periodo largo de tristeza también debemos estar atentos a ello porque podría indicar una depresión o algún otro problema psicológico. Si un adolescente deja de relacionarse con normalidad con el resto de la familia, también eso puede esconder que está pasando algo grave o cuando su actitud hacia la escuela era normal y aparece un comportamiento diferente como no querer ir a la escuela con escusas también eso puede indicar algún problema de bullying.
  • Conductas de riesgo. Si observamos que nuestro adolescente comienza a tener conductas de riesgo como por ejemplo que se vea implicado en algún delito, que consuma drogas o alcohol o que ponga en peligro su vida al manejar o de otras formas, eso es una prueba de que las cosas van mal en su vida. Quizá sea algún problema que le ha llevado a ello o quizá sea que ha cambiado de amigos por otros que le perjudican. Sea lo que sea, cuando un adolescente empieza a adoptar conductas de riesgo, además de ayudarle a acabar con esas conductas, sus padres harían bien en indagar si tras ellas se esconde algo más.
  • Alteraciones emocionales graves. Todos estamos acostumbrados a los cambios de humor de los adolescentes. Los padres y madres de adolescentes conocen esa sensación de que su hijo se convierte de pronto en un desconocido al que no entienden. Pero hay veces que tras esas alteraciones emocionales no está solo la adolescencia sino que es esconde algún problema. Padres y madres son los que mejor conocen a sus hijos así que si estos están mostrando emociones que desconocíamos en ellos es bueno que indaguemos sobre si tienen algún problema.

 

Cómo hacer que sea más fácil saber qué les ocurre

La mejor forma de saber siempre lo que les ocurre a los adolescentes es mantener una buena comunicación con ellos. Es cierto, y la mayoría de padres y madres lo saben, que a veces no es fácil. Pero no podemos darnos por vencidos. Hay que buscar vías de comunicación, pasar tiempo con ellos y conseguir que sepan que siempre pueden acudir a nosotros a contarnos cualquier cosa. Si ellos están seguros de eso será mucho más fácil cuando tengan un problema que se confíen a sus padres. Y la detección temprana de los problemas es la mejor vía para poder solucionarlos.