Aprende a cultivar limones

Aprende a cultivar los mejores limones en tu propia casa

Árboles de limón
Árboles de limón. Getty Images

Dice un viejo refrán que si del cielo te caen limones, aprendas a hacer limonada. Así sean agrios o sean dulces, hay que aprovecharlos y sacarles el jugo. Al final, no importa cómo te lleguen, los limones siempre serán jugosas frutas repletas de sabor, de vitaminas y antioxidantes. 

El limón lo mismo se utiliza para adobar pescado que para crear ricos postres, y hasta como desinfectante natural para limpiar la casa.

Así que si te animas a cultivar árboles frutales en el patio, asegúrate de que el limón esté entre los primeros de tu listado.  

Qué debo saber antes de plantar 

El árbol de limón es una planta de orígenes tropicales, pero también se puede cultivar en otros tipos de clima. Existen muchísimas especies dentro del género Citrus y muchas de ellas soportan algo de frío. También se pueden plantar en tiestos, lo que facilita su movilidad en lugares con climas más severos. 

Igual que sucede con la mayoría de los árboles frutales, el éxito de su desarrollo y fruto depende muchos de sus cuidados iniciales. Así que asegúrate de darle mucho cariño desde el principio de la siembra. 

Luz solar

El árbol de limón necesita recibir sol directo la mayor parte del día. Mientras más reciba mejor será su fruto. Lo ideal es cultivarlo en un clima cálido, húmedo y soleado, bastante similar a las condiciones climáticas que se encuentran en el trópico.

 

Cultivo en lugares fríos

El árbol de limón es muy susceptible a las temperaturas bajas. Así que en lugares con inviernos fríos es mejor cultivarlos en tiestos.  La idea es poder transportarlos a un lugar más cálido cuando bajen las temperaturas. Por ejemplo llevarlos al garaje o dentro de la casa. 

Una vez en interiores es importante colocarlos cerca de alguna ventana por donde entre buena luz solar.

También se deben reducir los riegos para evitar hongos o pudrición de raíces. 

Terreno o sustrato

Al árbol de limón no le gustan los terrenos muy ácidos, encharcados o arcillosos. Lo ideal es un terreno aireado, con buen drenaje y con un PH balanceado. Es buena práctica enmendar el terreno con composta orgánica madura antes de plantar. Así no solo le darás los mejores nutrientes, pero también estarás promoviendo la actividad biológica del terreno. 

Riegos y fertilizantes

Para que tu árbol se desarrolle fuerte y saludable, es importante mantener el terreno bien hidratado sobre todo en lo que se establece. Si eres de los que se te olvida regar las plantas, instala un sistema de riego sencillo para mantenerlo hidratado.

En cuanto al fertilizante, asegúrate de utilizar uno específico para cítricos y sigue las instrucciones al pie de la letra. Como antes mencioné, también puedes enmendar el terreno con composta orgánica y así darle desde el principio los mejores nutrientes.

A la hora de plantar

Lo primero que debes decidir es si quieres cultivar tu árbol de limón en un tiesto o directamente en el terreno. Sea cual sea tu elección, procura que la tierra sea fértil y que esté libre de malas hierbas o plagas.

Asegúrate de que el tiesto sea ancho y profundo, con buen espacio para desarrollar raíces. 

Luego busca un arbolito saludable, de al menos unos tres pies de altura. Puedes intentar germinar semillas, pero es mucho más fácil comenzar con una planta ya desarrollada. Busca una especie de Citrus que se adapte mejor a la zona de clima en que vivas. 

Una vez plantado, tal vez tengas que esperar de 3 a 4 años para que tu árbol florezca y dé frutos. Pero la espera vale la pena, ya que este género de árboles es uno muy ornamental aún sin frutos. Además como dice otro viejo refrán, lo mejor no siempre está en la meta, sino en el camino recorrido. Feliz Siembra.