Anticonceptivos adecuados para adolescentes

Una buena elección conseguirá que chicos y chicas tengan una sexualidad sana

Anticonceptivos
Existen múltiples métodos anticonceptivos pero no todos son igual de adecuados para los adolescentes. Charles Thatcher/Getty Images

Una de las cuestiones que más suele preocupar a los padres de los adolescentes es la de la sexualidad de sus hijos, si deben o no hablarles de relaciones sexuales, de métodos anticonceptivos, de enfermedades de transmisión sexual, de cuando programar su primera visita al ginecólogo. La adolescencia es el momento del despertar sexual y algunos padres tienen pudor o miedo a hablar con sus hijos de ello.

Pero deben saber que es imprescindible vencer esos miedos y conversar sobre sexo con naturalidad.

Nuestros adolescentes necesitan tener toda la información para poder vivir una sexualidad sana. Y entre esa información fundamental está la de los métodos anticonceptivos.

Lo ideal es que la adolescente o el adolescente hagan la elección de su método anticonceptivo con su médico pero es muy bueno que sus padres tengan información precisa y detallada sobre esos métodos. No podemos olvidar que son ellos los responsables de sus hijos.

 

Lo que deben tener en cuenta antes de elegir el anticonceptivo:

Hay una serie de factores que definen cómo es la sexualidad de los adolescentes. Tener en cuenta esos factores es muy importante a la hora de comenzar a hablar con ellos de métodos anticonceptivos.

  1. Inicio de la actividad sexual plena. La adolescencia suele ser el momento en el que la mayoría de las personas comienza a tener relaciones sexuales completas.
  1. Cambios frecuentes de pareja, lo que se conoce como “monogamia sucesiva” es la forma más frecuente en el que los adolescentes se emparejan sexualmente.
  2. Falta de sensación de riesgo. La mayoría de los adolescentes no tienen todavía asumida esa cualidad debido a su falta de madurez.
  3. Ideas erróneas sobre la maternidad y la paternidad.
  1. Información deficiente sobre anticoncepción.

 

Los riesgos sexuales que deben considerar:

Esos factores que protagonizan la vida sexual de la mayoría de los adolescentes suponen unos riesgos enormes, sobre todo los embarazos no deseados y el contagio de enfermedades de transmisión sexual, además de la aparición de problemas emocionales ligados a malas experiencias sexuales. Pero la buena noticia que esas características pueden evitarse con una buena educación sexual. Y en este capítulo la actuación de los padres es definitiva. La elección del anticonceptivo adecuado puede eliminar esos riesgos.

 

Qué deben hacer los padres

Los padres de los adolescentes tienen la tarea de informar a sus hijos, de despejar sus dudas, de conseguir que acepten su sexualidad con naturalidad y que la vivan con responsabilidad. Para eso no están solos.

Por una parte cuentan con la información sexual que sus hijos reciben en la escuela. Además es importante que los médicos de familia que atienden a los adolescentes también hablen con ellos y les ayuden a superar miedos y dudas. Es bueno que los padres de los adolescentes hablen con el médico de sus hijos sobre esto, sobre todo si no consiguen entablar una relación de plena confianza con sus hijos.

Un buen médico les ayudará también a ellos.

Y además existen en la mayoría de las ciudades diferentes oficinas y asociaciones dedicadas a la protección de la infancia y la adolescencia y muchas de ellas cuentan con grupos de apoyo para información sexual.

 

Qué anticonceptivo es el mejor para un o una adolescente

Existe una clasificación de los anticonceptivos más recomendables para la adolescencia hecha por los médicos Allan Rosenfield y Mahmoud F. Fathalla que después ha sido revisada por los también médicos García Triguero y Fernández Bolaños. Esta clasificación establece cuatro categorías:

  • Recomendables: este apartado incluye los condones y los anticonceptivos orales
  • Aceptables: en este apartado están el diafragma, las esponjas espermicidas y los anticonceptivos inyectables.
  • Poco recomendables: aquí se incluyen el DIU (dispositivo intrauterino), la anticoncepción quirúrgica y los métodos naturales.
  • De emergencia: anticonceptivos postcoitales (conocidos también como píldora del día después).

 

Qué debe considerar el adolescente para elegir su anticonceptivo

La elección de método anticonceptivo debe hacerse siempre con el médico pero es bueno que los padres conozcan bien la información que sus hijos deben recibir para poder elegir con responsabilidad. Esa información es la siguiente:

  1. Eficacia de cada método. Es esencial que además esa información esté basada en las características precisas de la vida sexual del adolescente que va a hacer la elección.
  2. Posibles efectos secundarios. Es muy importante que el adolescente reciba datos precisos sobre esos efectos en el caso del método que haya elegido para que pueda valorarlos si aparecen y así evitar un posible abandono del uso del método anticonceptivo.
  3. Necesidad o no de controles médicos. Es necesaria información precisa sobre si el método elegido conlleva la necesidad de controles médicos periódicos.
  4. Uso correcto. Es imprescindible que el adolescente reciba información detallada sobre el uso correcto del método elegido.

 

Vida sexual saludable

Compartir esta información de forma adecuada con nuestros hijos adolescentes conseguirá que su vida sexual sea más saludable. Establecer con nuestros hijos una relación de confianza que permita que puedan consultarnos sus dudas hará que podamos ocuparnos convenientemente de que su vida sexual sea más afectuosa, que ellos tengan una conveniente percepción del riesgo, que sean responsables y que sus relaciones no sean sexistas.