Anemia felina

Anemia: Deficiencia de glóbulos rojos en la sangre que lleva a la falta de oxígeno en los tejidos del cuerpo.

Cuando faltan glóbulos rojos en la sangre, la médula ósea se encarga de producir más. Pero si la pérdida continúa aceleradamente, la médula es incapaz de producir la cantidad necesaria para mantener un nivel normal.

Fuera de una hemorragia que puedes notar a simple vista, la primera señal para saber si tu gato está anémico es verificando el color de sus encías y lengua.

La anemia se reconoce por la palidez del gato. Si notas que tu gato está sin energía y pálido, llévalo al veterinario de inmediato.

Un gato que desarrolla anemia lentamente tiene más oportunidades para sobrevivir pues su cuerpo está batallando para producir más cantidad de glóbulos rojos. En cambio si la anemia viene súbitamente, las esperanzas de salvar al gato son menos.

No dejes pasar las visitas al veterinario. Muchas veces los síntomas de anemia son tan leves que tu gato aparenta estar normal pero no es hasta que el veterinario realiza la prueba de sangre que la anemia hace su tímida aparición. Y como en la mayoría de los casos, detección temprana es la clave para un gato saludable.

Causas incluyen:
• Hemorragia o pérdida excesiva de sangre. Ya sea por un accidente, herida o caída. Tiene que ser diagnosticada de emergencia. El tratamiento indicado es la transfusión de sangre.
• Baja producción de glóbulos rojos.

La falta de ingredientes necesarios como el hierro, minerales y vitaminas evitan la producción de los mismos.
• Falta de hierro en su dieta.
• Enfermedades como la leucemia felina (FeLV), peritonitis (FIP), cáncer y fallos renales interfieren con la producción de glóbulos rojos.
La pulga, responsable de la anemia infecciosa: Transmite dos parásitos causantes de anemia.

El cytauxzoon felis y el mycoplasma haemophilus.

El primero es menos común. Pasa de pulga a gato o de gato a gato. Ataca usualmente a gatos que viven en áreas rurales. La infección es rápida y el gato fallece en poco tiempo. El segundo abunda más y no sólo pasa de gato a gato, también puede pasar de madre embarazada a gatitos en el útero.

Síntomas:
• Falta de apetito
• Depresión
• Fiebre
• Piel amarilla
• Debilidad
• Dormir más de lo común
• Encías y lengua pálida
• Respiración acelerada

Tratamiento: La anemia se diagnostica con una prueba de sangre.Y el tratamiento depende del tipo de anemia que el gato padezca.

• Anemia causada por trauma o accidente es tratada con transfusión de sangre.
• El gato que padece de anemia por falta de nutrientes suele mejorar al cambiar su dieta a una que incluya los minerales que le faltan. El veterinario debe recomendar el cambio y monitorear el proceso.
• Falta de hierro. Indica una pérdida de sangre grande. Para saber si es causada por parásitos, el veterinario analiza una muestra de excreta.
• Anemia infecciosa se trata con antibióticos y en casos severos con transfusión de sangre.