Anatomía de una planta

Conoce las diferentes partes de una planta y sus funciones básicas

Partes de una planta
Partes de una planta. Getty Images

Estoy seguro de que para muchos este tema puede ser algo elemental. Sin embargo lo escribo pues aún sigo escuchando en la calle algunos conceptos erróneos sobre las plantas y sus diferentes partes. Entonces si eres de los que les queda alguna duda, espero puedas acláralas con este corto artículo. 

Las raíces 

Comencemos por la base. Las raíces de una planta tienen tres funciones principales. La primera es anclar la planta al terreno, la segunda absorber el agua, los minerales y los nutrientes, y la tercera almacenar y mantener ciertas reservas de alimento.

La primera raíz que sale en una semilla se le llama radícula.  Esta es la que forma la raíz primaria y ancla la planta en el terreno. De aquí surgen raíces secundarias que son las encargadas de absorber el agua que contiene los nutrientes. Dependiendo del tipo específico de planta esta puede tener raíces aéreas, terreras o acuáticas.

Otro dato importante es que las plantas también respiran a través de las raíces. Entonces si el terreno no tiene buen drenaje y está constantemente encharcado o muy compactado, las raíces no podrán respirar y esto aniquilará la planta.

En el caso de los jardines hidropónicos, donde las raíces viven dentro del agua, es importante oxigenarla constantemente para que las plantas se mantengan saludables.

El tallo

Más arriba de las raíces se encuentra el tallo. Este comienza desde el cuello de la raíz principal y le sirve de soporte estructural al resto de la planta.  El tallo es desde donde salen las ramas, muchas veces las hojas, y en casos particulares hasta las flores y los frutos.

Igual que nosotros los humanos, las plantas más comunes son vasculares. Esto quiere decir que tienen un sistema de venas en su interior encargado de transportar la savia o líquidos internos a todas las partes de la planta. La savia contiene minerales y azúcares que sirven para los procesos de desarrollo de las plantas.

 El tallo es el cuerpo que contiene este sistema de venas .

En algunos casos particulares de plantas que no producen hojas, el tallo es también el encargado de la fotosíntesis.

Las hojas

Las hojas son el pulmón, el procesador y el termostato de las plantas. A través de las hojas las plantas respiran, transpiran y es donde ocurre el proceso de fotosíntesis. Igual que nosotros, las plantas también respiran oxígeno, aunque en realidad producen más del que consumen. También transpiran en forma de vapor el exceso de agua que no utilizan en la fotosíntesis, manteniendo así toda la planta bajo una temperatura constante.

Las flores

La flor es la que contiene el sexo en la mayoría de las plantas.  Esta es la encargada de la reproducción. Las flores contienen el polen y también el óvulo. Una vez el óvulo es polinizado este se transforma en el fruto que contiene las semillas para su propagación. 

Qué es la fotosíntesis

Las plantas producen su propio alimento a través de la fotosíntesis. En este proceso la energía lumínica o luz que proviene del sol, se convierte en energía química. En otras palabras la materia inorgánica se convierte en orgánica. 

Puesto más sencillo, la planta absorbe la energía solar a través de la clorofila, este pigmento es el responsable de dicha absorción.

Entonces con esa energía, esta procesa el agua y los minerales que llegan desde las raíces junto a el dióxido de carbono que absorbe del aire a través de las hojas.

Es de esta forma que produce azúcares simples que le sirven de alimento. Durante este proceso las plantas  liberan al medioambiente el oxígeno que no utilizan. 

Gracias a este proceso la mayoría de los seres vivos contamos con el oxígeno necesario para nuestra propia supervivencia. Un dato curioso es que la mayoría del oxígeno que respiramos es liberado por las algas marinas y no por las plantas terrestres. Así que cada vez que veas una planta, ya sea en la ciudad, sobre una montaña o debajo del mar, agradécele.