Alwin Nikolais, el padre de la danza multimedia

Descubre a uno de los coreógrafos más geniales de la danza moderna

Nikolais es considerado el padre de la danza multimedia
Getty Images

Alwin Nikolais (1910-1993), considerado el padre de la danza multimedia, es uno de los coreográfos más innovadores de la danza moderna. A partir de los años 40, este coreógrafo norteamericano empezó a crear obras abstractas que ofrecían una experiencia completamente teatral de la danza. En las obras de Nikolais el movimiento que expresan los bailarines tiene igual importancia que la escenografía, la utilería, el sonido y la iluminación.

El resultado es una danza multimedia donde los bailarines están íntimamente integrados al ambiente. A diferencia de otros grandes bailairines y coreógrafos de la danza moderna, Alwin Nikolais no estaba interesado en la exploración del yo ni en contar historias. Sus obras enfatizaban el movimiento en sí, la forma, las imágenes, el espacio y el tiempo no lineal.

Sus inicios en el mundo de la danza, la música y el teatro

Cuando era niño Nikolais aprendió a tocar el piano. En su juventud estudió composición musical, actuación, el arte de las marionetas y escenografía. Su primer trabajo artístico fue de organista en el cine mudo.

Se interés por la danza se despertó cuando acudió a una presentación de Mary Wigman, la creadora de la danza expresionista alemana. Empezó a estudiar danza con Truda Kaschmann (que había sido estudiante de Wigman) en 1935.

Después de servir en la Segunda Guerra Mundial, Nikolais estudió danza con Hanya Holm y se convirtió en su asistente.

Nikolais también estudió danza en Bennington College con otros grandes maestros de la danza moderna, tales como Martha Graham, Doris Humphrey, Charles Weidman y Louis Horst.

En 1948 Nikolais se asoció al Henry Street Settlement en la ciudad de Nueva York, donde fundó una escuela de danza y una compañia de danza-teatro, que eventualmente se lllamó la Nikolais Dance Theatre.

Fue en este espacio que Nikolais empezó a desarrollar sus obras abstractas de danza multimedia.

Su danza abstracta y visión artística

La obra artística de Alwin Nikolais se distingue por la experimentación e investigación constante de la danza dentro de un contexto teatral. Nikolais no se basó en las técnicas y lenguajes que desarrollaron la primera y segunda generación de bailarines de la danza moderna. En vez, se enfocó en desarrollar su propio lenguaje de danza basado en el concepto de “descentralización”.

La descentralización para Nikolais consistía en despersonalizar a los bailarines fundiéndoles con el ambiente entero de la obra. En sus obras los bailarines pierden su identidad invididual. Se convierten en un elemento teatral que, junto otros elementos teatrales como el vestuario, el diseño, la iluminación, el sonido, la escenografía y la utilería, comunican un significado abstracto.

En sus obras Nikolais no enfatiza la expresión personal del bailarín, si no el efecto total de la obra. El punto de atención es la acción colectiva del cuerpo de bailarines. Los bailarines a menudo pierden su forma humana mediante movimientos que se deforman con el uso de vestuarios, diapositivas e iluminación.

Nikolais no estaba interesado en contar historias ni en expresar emociones. Su interés era la investigación de las propiedades del espacio físico y de los principios del movimiento.

Nikolais es un pionero en el uso de la música electrónica como elemento de la danza. En la mayoria de sus obras Nikolais componia la música, creando composiciones de sonido que no respondían a un compás.

Nikolais también se distinguió en el mundo de la danza moderna por su genial uso de la luminotécnica. En sus obras Nikolas incorporaba luces y proyecciones de imágenes en todas las direcciones y niveles del escenario, creando nuevas formas, siluetas y espacios.

El legado de Alwin Nikolais

Nikolais pasó a la historia de la danza moderna como uno de los grandes genios de la danza multimedia o teatro multimedia. Es considerado un mago de las artes teatrales.

Su obra alcanzó fama y reconocimiento alrededor del mundo, especialmente en Francia. De su larga colaboración con el coreógrafo y bailarín, Murray Louis, surgió una técnica de danza que hoy en día se estudia en universidades a nivel mundial. Actualmente existe una fundación que se encarga de conservar y divulger las coreografías y la técnica de de Nikolais y Louis, llamada la Nikolais/Louis Foundation for Dance, Inc.