Alisa Valdés-Rodriguez, autora de libros superventas, sobre criar un hijo varón.

Alisa Valdes-Rodriguez. Fotografía cortesía de la autora.

Biografía:

 

Alisa Valdes-Rodriguez nació en Nuevo Mexico, Estados Unidos, de padre cubano y madre mexicano-irlandesa. Su primera novela, The Dirty Girls Social Club ( El club de las chicas temerarias) se publicó en 2001 y fue superventas. Desde entonces ha escrito y publicado 8 novelas. Hasta el momento asegura haber vendido más de un millón de libros en once idiomas.

 

La revista Entertainment Weekly la nombró estrella literaria, y la revista Latina la nombró mujer del año.

La revista TIME la ha nombrado una de las 25 hispanas más influyentes de Estados Unidos. Además, es ganadora de un Emmy por su labor periodística en televisión. Alisa Valdes vive con su hijo en Nuevo México donde sigue escribiendo libros.

 

En la siguiente entrevista para Consejos de mamá comparte con nosotras lo que implica ser mamá sola de un varón.

 

Entrevista con Alisa Valdés-Rodriguez:

 

  • ¿Te consideras primero mujer, escritora o madre?

Siempre me identifico primero y sobre todo con ser madre. Ser la madre de mi hijo es mi labor más importante y la única que realmente importa. Dicho eso, no necesariamente separo el ser mujer o ser escritora de ser madre. Soy muy mujer. Me encanta ser mujer. Creo que ser mujer es ser cuidadora, una poderosa fuerza de amor y apoyo en las vidas de los que me rodean, incluido mi hijo. Parte de ser mujer también implica estar felizmente involucrada en una relación de amor madura con un hombre, y ahora lo estoy - pero mi hijo siempre es lo primero.

Siempre. Ser escritora forma parte de todo eso; todo está dentro del mismo paquete. No puedo separar el ser mujer de ser escritora al igual que no se puede separar el azul del cielo. Es una misma cosa.

  • ¿Cuáles son los retos de criar a un hijo varón?

Antes de tener un hijo varón, pensaba que lo que la sociedad nos inculca como comportamientos de "niño" o de "niña" eran estereotipos.

Pero ahora que tengo un hijo, creo que hay mucho más detrás de ese comportamiento. Los varones y las hembras somos muy diferentes y creo que el movimiento feminista de los 1970 intentó decirnos lo contrario.

No soy anti-feminista; desde luego que creo en la igualdad y que merecemos un sueldo igualitario y demás. Pero según voy cumpliendo años, me resulta más difícil aceptar que la visión simplista de cualidades masculinas y femeninas nos viene dictada por la sociedad. Los niños y las niñas son distintos.

Nunca compré pistolas de juguete a mi hijo. Él convertía palos en pistolas. Es tan distinto de mí - la manera en que juega, la agresión innata que hay en él. Es como intentar comunicarse en otro idioma. Mi novio me ha mostrado todas las maneras en que he sido demasiado blanda con mi hijo, demasiado cuidadosa, y no lo suficientemente exigente.

  • ¿A qué retos te enfrentas como madre sola?

Las madres solas corremos el riesgo de afeminar a nuestros hijos si no hacemos el esfuerzo de comunicarnos con ellos de maneras "masculinas", y comprender que los niños tienen necesidades muy distintas de las niñas, y que está bien que un niño se comporte como tal. Un ejemplo reciente de esto fue cuando mi hijo fue víctima del bullying, y mi recomendación fue que "lo resolviera hablando" o que "los evitara".

Eso no es así. Otros hombres en mi vida - mi padre, mi novio - han tenido que tomar cartas en el asunto y decirle a mi hijo lo que necesitaba escuchar: que se defienda, que sea asertivo, incluso si es necesario usar la fuerza bruta. Todo esto me resulta ajeno e incluso repugnante, pero es el mundo de los muchachos. Las madres tenemos que aceptar esto, o arriesgar que nuestros hijos varones crezcan siendo pisoteados durante toda su vida por los hombres que fueron criados por otros hombres.

  • ¿Cuáles son las dificultades de compartir la crianza de tu hijo con un ex?

Bueno, para mí la mayor dificultad ha sido dejar de lado cualquier resentimiento que tengo hacia el padre de mi hijo y permitir que tengan su propia relación. Simplemente dejar que el niño ame a su padre. Dejar que mi ex ame a su hijo.

No poner mis sentimientos de por medio, no importa lo mal que crea que se portó mi ex conmigo. Simplemente dejar que mi hijo decida por si mismo.

  • ¿Cómo combinas el romance con ser mamá?

En silencio. Mu-u-uy discretamente (ríe). Bueno, ahora mismo tengo libres los fines de semana porque mi hijo está con su padre. Entonces es cuando veo a mi novio. El resto de la semana nos llamamos por teléfono por las noches o nos enviamos mensajes de texto.

  • ¿Es posible equilibrar tu carrera de autora superventas con la maternidad?

Es mucho más fácil ahora que mi hijo es más mayor. Tiene diez años. Cuando era más pequeño era muy, muy difícil. Ahora tiene su propia vida e intereses y puede venir conmigo cuando estoy de gira y entretenerse solo en las librerías mientras hago firmas de libros. Es mi compañero de viaje y creo que para él es enriquecedor. Hace poco tiempo hablé en una entrega de premios y mi hijo se puso en pie y gritó orgulloso: "¡Esa es mi mamá!" y aplaudió como loco. Se me llenaron los ojos de lágrimas.

  • ¿Qué haces para cuidar de ti misma?

¡Estupenda pregunta! Me encanta hacer ejercicio y también cocinar. Recientemente empecé a impartir clases de step y de fitness con música y movimientos latinos de nuevo, en un gimnasio cerca de mi casa. Además me gusta el senderismo. Me gusta manejar en la carretera y escuchar música. Los fines de semana son muy reconstituyentes para mi alma porque los paso con mi novio en su rancho de 10.000 acres en el sur de Nuevo México, leyendo libros en voz alta, cocinando juntos, sentados en el porche hablando, mirando las estrellas. Realmente tengo la vida perfecta. ¡Tengo mucha suerte!

  • ¿Tus secretos de vida o de maternidad para otras mamás latinas?

No temas ponerte tú primero de vez en cuando. Como latinas, nos crían para darlo todo de nosotras a todos los demás. Pero no puedes dar lo que no tienes. Si no cuidas de ti misma, no puedes cuidar de los demás.

Fecha de la entrevista: junio de 2011