Alimentos que te ayudan a evitar el vientre hinchado

Incluye esta dieta en tu menú diario y verás como en pocas semanas mejoras

Alimentos buenos para evitar el vientre hinchado
Yogur, nueces, avena, frutas como la manzana o el plátano ayudan a mejorar la digestión y evitar el vientre hinchado. No los tomes todos de una vez. Repártelos a lo largo del día y verás como mejoras. Kai Stiepel / Getty Images

Hay muchos alimentos que pueden producir un vientre hinchado y otros que te ayudan a evitarlo. La mala digestión y una mala dieta pueden ser los culpables.  Las investigaciones sugieren que un cambio en los hábitos dietéticos pueden combatirlo. Avena caliente, nueces, plátanos, pescado azul, yogur, verduras y frutas te ayudarán a sentirte bien en pocas semanas. Mira por qué.

Los mejores alimentos para comer y evitar el vientre hinchado

Añade dos tipos de fibra a tu dieta:

Un estudio de la Universidad de Toronto vio que cuando se añaden los dos tipos de fibra a la dieta el intestino trabaja más rápido y se combate mejor el estreñimiento.

Un tránsito intestinal lento hace que se padezca este trastorno que produce distensión abdominal además de un gran malestar y aumenta el riesgo de algunas enfermedades como el cáncer de colon.

1.- Añade a tu dieta: Comienza desayunando un bol de cereales de avena sin azúcares añadidos, con leche descremada o bebida de avena, y añade trocitos de fruta como la manzana o el kiwi, que además es bueno para bajar el colesterol malo). Este desayuno, además, es altamente saciante con lo que tendrás hambre más tarde, te ayudará a controlar el peso corporal y adelgazar sin pasar hambre. Si te tomas la avena caliente, el efecto saciante será mucho mayor. Mira por qué aquí.

2.- Reduce de tu dieta: Evita los cereales azucarados, la bollería o las galletas industriales. Y, sobre todo, no te saltes el desayuno.

También te puede interesar: 10 alimentos ideales para un buen desayuno

Tentempiés ricos en potasio:

El potasio es un mineral que participa en el equilibrio de los líquidos del cuerpo.

Ayuda a controlar la hipertensión y contribuye a evitar la retención de líquidos. Una de las causas del vientre hinchado es, precisamente, la retención de liquidos. El potasio también ayuda a descomponer los carbohidratos y desarrolla los músculos.

3.- Añade a tu dieta: Como tentempié, añade alimentos ricos en potasio.

Por ejemplo, puedes tomar una pieza de fruta como el plátano, que además mejora la calidad de tu sueño. También puedes tomar un yogur y cinco nueces, ricas en ácidos grasos poliinsaturados de los cuáles un alto porcentaje es de la familia de los Omega 3.

Reduce la cantidad de sal en las comidas:

El 90% de los estadounidenses consumen más sodio de la recomendada, según los Centros Nacionales para la Prevención de Enfermedades, un mineral necesario en el organismo pero cuyo exceso aumenta la presión arterial además de retener líquidos. El sodio no es lo mismo que la sal. Esta está compuesta de cloruro de sodio y el alimento más representativo es la sal de mesa. También hay sal en muchos productos procesados porque le añade sabor y hace que sean más atractivos. El sodio, por su parte, es un mineral que se encuentra en un alta proporción en la corteza terrestre, por eso muchos alimentos contienen sodio de manera natural.

4.- Añade a tu dieta:  Lo mejor es inclinarse por productos naturales como verduras, hortalizas, legumbres, cereales como el arroz o la pasta integral y las carnes magras, pescado, preferiblemente azul.

5.- Reduce o elimina de tu dieta: Para evitar un consumo excesivo de sodio, hay que leer bien las etiquetas y evitar en la medida de lo posible los productos procesados.

Ten especial cuidado con las salchichas, embutidos, encurtidos, pizzas, alimentos congelados, patatas fritas, etc.

Mejora tu microbiota

La microbiota también se conoce como flora intestinal y esta juega un importante papel en la salud digestiva y en la general. Los intestinos están colonizados por millones de bacterias amigas desde el nacimiento (lactobacilus y bifidobacterias). Tienen funciones muy importantes como la de permitir la absorción y síntesis de los nutrientes, mejorar la digestión,  impedir el desarrollo de otras bacterias o virus que puedan hacernos enfermar y mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico. Esta flora intestinal puede alterarse por momentos de estrés, dietas pobres en fibras y ricas en proteínas y grasas, exceso de café, tabaco, alcohol, por la toma de medicamentos como los antibióticos o por diarreas.

6.- Añade a tu dieta: Los yogures son alimentos probióticos, es decir, contienen de forma natural estos microorganismos que colonizan tu flora. Asegúrate de que se trata de yogures de verdad. Algunos preparados lácteos no contienen estas bacterias. También debes consumirlos dentro de su fecha y conservarlos adecuadamente ya que estos microorganismos también mueren. Una forma útil es hacer tu propio yogur. También puedes consumir alimentos prebióticos, hidratos de carbono que no pueden digerirse y que sirven de alimento a estas bacterias amigas y promueven su crecimiento. Un buen ejemplo de prebiótico es la fruta.

7.- Reduce de tu dieta: Evita en la medida de lo posible el alcohol, las bebidas carbonatadas, los refrescos ricos en azúcar, todos ellos hacen que engordes y además pueden alterar tus nervios y aumentar el estrés, lo que reduciría la flora intestinal. Evita también las dietas rápidas como las que te hacen consumir un exceso de nutrientes de un solo tipo y restringen otro (un ejemplo es la Dieta Dukan). Elimina totalmente las grasas trans y, en general, todo aquello que haga que tu dieta sea desequilibrada e insana.