Alimentos que adelgazan la barriga y las piernas

Pierde peso de manera saludable allí donde lo necesites

Como bajar barriga y adelgazar piernas
Para bajar barriga y adelgazar piernas hay que conocer cuáles son los alimentos y ejercicios más apropiados. Imagen Michael H / Getty Images

Si quieres adelgazar la barriga y las piernas pero sin dejarte la salud en ello, este artículo te interesa. Aquí encontrarás trucos para poder moldear estas partes de tu cuerpo 

Forma de manzana 

Tener más barriga y los muslos finos se conoce como sobrepeso androide. Comúnmente lo denominamos silueta en forma de manzana.

Las mujeres que tienen un exceso de barriga también cuentan con hombros, brazos y cintura más anchos.

Aculumar grasa en el abdomen es peligroso puesto que predispone a padecer enfermedades cardiovasculares. También está asociado a la diabetes y la hipertensión arterial.

Qué comer: 

Necesitas una dieta baja en calorías y con un ligero aumento de proteínas. Debes tener cuidado con algunos alimentos como las féculas ya que pueden contribuir a que te sientas más hinchada.

Los alimentos que mejor pueden sentarte son las frutas, verduras, granos y legumbres. Como proteínas, las carnes magras, pescados y huevos.

Te conviene evitar comidas demasiado especiadas o con picantes. Además te recomendamos reducir el pan, la pasta refinada y comer con menos grasa, sobre todo, la saturada que procede de los animales y, por supuesto, las grasas trans muy perjudiciales para la salud de tu corazón.

Qué deporte hacer: 

Para verte mejor te aconsejamos que pruebes con ejercicios como el running, la bicicleta o actividades como el aeróbic, zumba, baile, etc.

de esta manera tonificarás glúteos y piernas y además mejorarás el aspecto del torso.

Cuerpo de pera 

Si tu silueta pertenece al grupo denominado 'pera' o, médicamente, sobrepeso ginoide, necesitas una dieta que te ayude a eliminar las toxinas de tu organismo. Los alimentos ricos en fibra también te ayudarán a mejorar tu aspecto.

Las piernas gruesas y las cartucheras son más típicas de la mujer. Suele ser hereditario y puede venir acompañado de celulitis.

Las personas que sufren este tipo de sobrepeso también pueden padecer otro tipo de trastornos como varices, por lo que deben comer alimentos que mejoren la circulación sanguínea. También puede sufrir estreñimento y su dieta debe estar encaminada a mejorar el tránsito intestinal.

Qué comer:

Mucha fruta y verdura, abundante agua, infusiones como las té verde, zumos naturales... en general, todos aquellos alimentos que favorezcan la depuración del organismo. La piña y el apio, por ejemplo, pueden ser buenas alternativas.

El pan, la pasta o las féculas pueden sentarte muy bien. Inclínate siempre por comida integral ya que te asegurarás un buen aporte de fibra. Las carnes magras, el pescado o los huevos tampoco deben faltar en tu alimentación.

Debes evitar alimentos grasos, bollería industrial, alcohol, fritos, alimentos ricos en sal.

Qué deporte hacer: 

Para lucir unas piernas más esbeltas es aconsejable nadar o realizar cualquier ejercicio en el agua, como el aquagym. Caminar a paso rápido o hacer bicicleta también afinará la figura.

Recomendaciones generales

Ya conoces los alimentos y ejercicios que pueden ayudarte a adelgazar tu barriga y las piernas.

Si eres constante e integras estos hábitos en tu día a día, poco a poco conseguirás el cuerpo que deseas. Pero ten en cuenta esto: 

En general, es difícil adelgazar una sola parte del cuerpo. Se pierde grasa y peso de todo el cuerpo y el ejercicio físico ayudará a moldearlo. Por eso, no debes obsesionarte con un tipo de dieta, sino comer sano todos los días, hacer ejercicio físico y no abusar de determinados alimentos que pueden hacerte engordar más (procesados, ricos en grasas, ricos en azúcar, etc). 

Cualquier persona debe procurar llevar una dieta equilibrada. Si el exceso de peso es preocupante, es aconsejable acudir a un nutricionista. Él estudiará tu caso y decidirá qué tipo de dieta es mejor para ti y cuántas calorías debes reducir al día para no poner en riesgo la salud. Si te lo puedes permitir, considera la ayuda de un entrenador personal.

Un profesional cualificado analizará cuál es el problema y recomendará los ejercicios más aconsejables para cada caso.