Alimentos prohibidos durante la lactancia

alimentos prohibidos durante la lactancia
©Getty Images/Frank Chmura

En realidad, no hay una lista específica de alimentos prohibidos durante la lactancia, pero sí debes tener cuidado con algunas comidas y nutrientes. Además, debes observar cómo reacciona tu bebé ante alimentos, en especial si en tu familia existen alergias o sensibilidad a ciertas comidas.

Los alimentos que debes consumir con moderación

Pescado. En general, los mariscos y pescados son recomendados para las mujeres embarazadas y durante la lactancia porque son ricos en proteína y grasas omega 3.

Sin embargo, algunas especies de pescado no son recomendables por su alto contenido de mercurio. Cantidades excesivas de este nutrimento pueden afectar el desarrollo del sistema nervioso de tu pequeño. Evita consumir tiburón, pez espada, cavalla (King Mackerel) o blanquillo (malacanthidae), que tienen cantidades elevadas de mercurio.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) recomienda que consumas entre 8 y 12 onzas de pescado de bajo contenido de mercurio por semana, que es el equivalente a dos o tres porciones. Los pescados y mariscos recomendados son los camarones, atún enlatado claro, salmón, pez gato y abadejo (pollachius). El atún blanco o bonito enlatado (albacore) contine un nivel moderado de mercurio (más que el atún claro pero menos que otras especies) y puedes consumirlo en tanto limites la cantidad a seis onzas por semana como máximo.

Cafeína. La cafeína tiene el mismo efecto en tu bebé que tendría en cualquier otra persona: puede interferir con el sueño y causar ansiedad o agitación.

Aunque tu cuerpo filtra el contenido de cafeína de tus bebidas al producir la leche materna, la cantidad que se traspasa a tu bebé es suficiente para afectarlo. Procura limitar la cafeína que consumes a 2-3 tazas (16-24 onzas) máximo al día. Recuerda que no solo el café contiene cafeína; también lo encuentras en el té, bebidas gaseosas y chocolate.

Alcohol. Según la Liga de la Leche (LLLI), “una cantidad pequeña a moderada de alcohol no ha mostrado ser causa de daño en el bebé”, aunque es un tema controversial. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que limites las bebidas alcohólicas a un “consumo ocasional que no exceda los 0,5 gramos de alcohol por kilogramo de peso corporal (de la madre). Para una mujer que pesa 60 kgs, eso equivaldría a dos onzas de licor, ocho onzas de vino o dos cervezas aproximadamente”. El Colegio de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) dice que el consumo de más de dos tragos por día de forma regular puede ser dañino para tu bebé.

Lo cierto del caso es que el alcohol que consumes se filtra por tu leche materna en un nivel igual o superior al que encontrarías en tu sangre, pero el hígado de tu bebé no tiene la misma capacidad de procesarlo. La concentración de alcohol en la leche llega a su punto máximo entre 30 y 60 minutos después del consumo, y dura un par de horas antes de salir de tu sistema. Después de ese lapso no es necesario que extraigas y deseches tu leche materna, pero sí debes esperar al menos dos horas antes de darle de mamar a tu pequeño. 

Cantidades mayores de alcohol sí pueden afectar a tu bebé.

Según LLLI, una “dosis de un gramo de alcohol por kilo de peso materno deprime el reflejo de expulsión de la leche y puede causar coma alcohólico en el bebé”. Más de dos tragos por día de forma regular pueden también causar debilidad, afectar el crecimiento y aumento de peso de tu pequeño, y causar retrasos en su desarrollo motor, según ACOG.  

Lactancia materna, sensibilidad y alergias alimenticias

La lactancia materna protege a los bebés de alergias alimenticias en dos formas: limita la exposición a alimentos que pueden causar reacción durante los primeros meses de vida, y los anticuerpos que el bebé recibe a través de la leche materna fortalecen su sistema inmunológico. Esas gotitas de la primera leche que recibe el bebé, llamada calostro, es en realidad una sustancia rica en anticuerpos que recubren las paredes de los intestinos y los protegen de la penetración de potenciales alérgenos.

 

Si miembros de tu familia sufren alergias alimenticias, tu bebé puede heredar esa predisposición, en especial si se trata de la madre o padre. Lo curioso del caso es que el bebé hereda la predisposición a padecer alergias, pero no al mismo causante. Es decir, el alimento o sustancia que le cause alergia puede ser completamente diferente al de la madre o padre. Los alérgenos más comunes son los productos lácteos (de vaca), maní y nueces, soya, trigo, huevos y maíz.

El comportamiento y síntomas de tu bebé te dirán si tiene alergias o sensibilidad a alimentos a pesar de la pequeña cantidad que recibe a través de la leche materna. Los síntomas pueden manifestarse de diferentes formas:

  • Sistema gastrointestinal - vómito, diarrea, sangre en las heces, gas, estreñimiento, aumento de peso deficiente (por la mala absorción de los nutrientes).
  • Sistema respiratorio - congestión nasal, estornudos, asma, tos, enrojecimiento de la nariz, obstrucción nasal (respiración por la boca), bronquitis, sangrados por la nariz, respiración bulliciosa.
  • Piel - brotes, eczema, picazón, enrojecimiento de las mejillas, erupciones, inflamación, urticaria, irritación en el área del pañal.
  • Ojos - enrojecimiento de los ojos, inflamación de los párpados, lagrimeo, círculos oscuros alrededor de los ojos, secreción.
  • Sistema nervioso - irritabilidad, dificultad para dormir, somnolencia, aparente incomodidad que no cede.
  • Otros - infecciones en el oído, hinchazón de los labios o la lengua, salivación excesiva, cambios súbitos en la presión arterial, sudoración excesiva.

Si notas cualquiera de estos síntomas infórmale a tu médico y anota los alimentos que consumiste antes de amamantar a tu bebé. Una vez identificados los posibles alérgenos puedes eliminarlos de tu dieta gradualmente y observar la reacción de tu bebé hasta identificar al culpable. El tratamiento para la alergia o los pasos a seguir a largo plazo se determinan conforme crece tu pequeño.

Fuentes:
American Academy of Pediatrics. Policy Statement: Breastfeeding and the Use of Human Milk, Section on Breastfeeding. En: Pediatrics. March 2012: 129(3). Accedido en línea 11 de abril del 2016.
La Liga de la Leche. What effect does the mother’s consumption of caffeine have on the breastfeeding infant. Accedido 11 de abril del 2016.
U.S.Food and Drug Administration. Fish: What Pregnant Women and Parents Should Know. Accedida 11 de abril del 2016.
Zeretzke, Karen. Allergies and the Breastfeeding Family. En: New Beginnings. July-August 1998: 15(4). Accedida en línea 11 de abril del 2016.