Alcohol y popularidad

Un estudio confirma que los chicos que toman tienen más relaciones sociales

Coca-Cola_glasses_-2-.jpg
Marcus Couper

Un estudio científico que se acaba de publicar dice que los adolescentes que consumen alcohol son más populares. La investigación llevada a cabo por el Centro de Estadísticas de Salud y Conductas de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias de Estados Unidos dice que los chicos y chicas que se emborrachan ocasionalmente tienden a tener "mayor conexiones sociales" que los que no lo hacen.

Y eso es así especialmente entre los varones blancos.
Se trata de una mala noticia porque lo que se deriva de ello es que ese hecho, que los adolescentes por supuesto detectan, puede servir de poderoso acicate para que consuman alcohol. Y el alcohol no solo es ilegal sino que además es muy dañino para los adolescentes.
Pero el estudio también puede servir para que las campañas de prevención del consumo de alcohol estén enfocadas a combatir ese hecho, la popularidad derivada del consumo.

Desinhibición

Muchos adolescentes de todas las épocas han acudido al alcohol como desinhibidor. No podemos olvidar que una de las características propias de la adolescencia es la inseguridad y fruto de esa inseguridad, muchos adolescentes padecen timidez. La timidez les dificulta las relaciones sociales. No a todos claro, pero sí a una buena parte.

El consumo de bebidas alcohólicas es visto entonces por los y las adolescentes como una solución contra esa timidez.

Y esa es, seguramente, una de las principales razones de que muchos chicos y chicas tomen desde que llegan a la adolescencia.

Pérdida del control

De lo que no son conscientes la mayoría de estos chicos y chicas es que esa desinhibición va casi siempre unida a una importante pérdida del control. Aunque pueda parecer positiva la facilidad para relacionarse, es preciso que les hagamos ver que a la vez, en esos momentos ellos y ellas no son capaces de evaluar acertadamente los riesgos que corren.

Y así, por ejemplo, muchas agresiones sexuales ocurren cuando las chicas y los chicos han tomado. El alcohol puede hacer que ellos no sean capaces de entender en un momento dado que lo que están haciendo es un delito muy grave y que ellas no puedan detectar cuando están entrenado en una situación de peligro.

Otra de las situaciones muy peligrosas unidas al consumo de alcohol es la de los accidentes de tránsito. Como el alcohol hace que los adolescentes pierdan una buena parte de su capacidad de evaluar los riesgos, ocurre en demasiadas ocasiones que menejan después de haber tomado. Y las consecuencias son catastróficas porque la mayoría de los accidentes entre los jóvenes se deben a esa causa.

Hablar claro

Durante muchos años, los padres y madres insistían a sus hijos adolescentes en que no era el alcohol lo que los convertía en populares entre los suyos. Pero sus hijos veían otra cosa. Este estudio que se ha publicado les da la razón a los adolescentes y les dice a madres y padres que la fórmula para conseguir que sus hijos no tomen es otra. Explicarles claramente las consecuencias reales del alcohol.

Los padres y madres de los adolescentes tienen una labor que hacer aquí porque otra de las cosas que destaca el informe es que ellos tienen una enorme influencia en las conductas de sus hijos, sobre todo en lo que a abuso de sustancias se refiere.

Pero los padres y madres de los adolescentes tienen que tener una cosa clara: combatir el abuso de sustancias no es algo que se resuelva en una charla ocasional con los chicos. Para conseguir que los adolescentes no consuman no se puede bajar nunca la guardia. Es un trabajo de todos los días, por una parte con el ejemplo y por otra, logrando que nuestros hijos sean responsables.
Hay que conseguir que entiendan las consecuencias para su salud de tomar y hay que conseguir que entiendan también los efectos secundarios que la pérdida de control puede tener en sus vidas.