Alcachofa para adelgazar

La alcachofa activa la vesícula biliar
alcachofas. Foto © [Laura Groesbeck / Getty Images]

Uno de los productos de moda para bajar de peso es la alcachofa. Se ha vuelto común ver tés de alcachofa, pastillas de alcachofa, polvo para licuados con corazón de alcachofa, no sólo disponibles en el mercado, sino también en farmacias y centros de cuidado estético. 

Lo cierto es que la alcachofa sí puede ayudarte a bajar de peso, pero hay mejores formas de consumirla que como suplemento alimenticio, y debes cuidarte de potenciales efectos nocivos, si no la ingieres de la forma adecuada.

 

La alcachofa como alimento

Se dice que es rica en nutrientes y baja en calorías, ayuda a quemar grasas y a saciar el apetito.

En pastillas, gel, comprimidos, ampolletas, gotas y concentrados, pareciera que no alcanzan las alcachofas del mundo para satisfacer la oferta de productos hechos con esta planta. Curiosamente en la región bávara de Alemania es común cultivar y regalar la alcachofa como una flor, lo que debe ser considerado una barbaridad para los laboratorios.

La alcachofa es una planta que es parte de la dieta del mediterráneo y es rica en aminoácidos, vitamina B, flavonoides, hierro, magnesio, fósforo y potasio. La razón por la que ayuda a bajar de peso es que estimula la actividad de la vesícula biliar, lo que ayuda a la quema de grasas.

La alcachofa es ligeramente amarga y no debe comerse cruda, pero pese al amargor su sabor es agradable y es altamente nutritiva. 

 

Algunas precauciones

EL consumo de concentrados de alcachofa debe estar controlado para personas que tengan problemas hepáticos o daños en su vesícula.

Por otro lado, si tienes un día muy estresante, o malhumorado, ya está tu cuerpo produciendo bilis, y lo mejor es que no consumas productos que hagan trabajar aún más a tu hígado y vesícula biliar.

Una buena manera de controlar el consumo de alcachofa es revisando el color de tus heces. La bilis se excreta a través de las heces y la orina y es la que les da su característico color.

Si al ir al baño notas que tus heces son de color oscuro, quiere decir que están saturadas de bilis. Las personas que, por problemas en el hígado, no pueden evacuar la bilis, la llevan a la sangre y la sacan toda por la orina, pasando por los riñones, por lo que su piel se torna amarillenta, sus heces incoloras, y su orina de color oscuro.

Es importante también combinar la alcachofa con alimentos que le sean afines. Algunos de ellos son el aguacate, la alfalfa, el brócoli, los guisantes verdes, la lechuga, el perejil, el trigo y la zanahoria.

El ciclo de la alcachofa es anual y la mejor época para comerla es en primavera, cuando se cosecha porque sus hojas están tiernas y resulta mejor para el organismo.

En verano todavía es posible conseguirla, pero sólo se puede aprovechar el corazón.

Desconfía de la alcachofa en otra época del año, porque seguramente estará conservada con agroquímicos o congelada, de manera que ha perdido gran parte su potencial nutricional. En el mejor de los casos, habrá viajado grandes distancias, cultivada en el hemisferio opuesto, pero sus beneficios no serán para tus condiciones climáticas.

Mientras tanto, puedes sustituirla con distintas plantas que tratan el sobrepeso.