Alberto Giacometti

Resumen de la vida y obras más importantes de Alberto Giacometti

Alberto Giacometti
Foto de Alberto Giacomeeti en la Bienal de Venecia (1962). Erhard Wehrmann

Alberto Giacometti es una de la principales figuras de la escultura surrealista.

Alberto Giacometti: Quién fue

  • Nombre completo: Alberto Giacometti.
  • Dónde y cuándo nació: El 10 de octubre de 1901 en Borgonovo, Val Bregaglia (Suiza).
  • Dónde y cuándo murió: El 11 de enero de 1966 en Coira (Suiza).
  • Nacionalidad: Suizo.
  • Movimiento, grupo o escuela a la que perteneció: Surrealismo, Expresionismo, Cubismo, Formalismo.
  • Disciplinas que practicó: Escultura, pintura y grabado.

Biografía de Giacometti

Hijo de pintor, la vida de Alberto Giacometti estuvo ligada desde la infancia al arte. Estudió dibujo y plástica en la Escuela de Artes y Oficios de Ginebra y, más tarde, en París en la Academia de Grand Chaumière.

En 1920 viajó a Génova y a Roma donde estudió y aprendió de Giotto, Tintoretto y el arte antiguo. También se impresionó profundamente con la obra de Cézanne y Archipenko. Luego volvió a París y estableció un estudio junto a su hermano Diego que le acompañó durante su vida como marchante y como modelo en numerosas ocasiones.

En 1925 conoce a Pierre Matisse y expone su obra por primera vez en el Salon des Tuileries. Influenciado por el Cubismo e inspirado en el africanismo también estableció contactos en el ambiente surrealista de la época en el que permanece de 1930 a 1935.  A pesar de ello se distinguía por el toque personal del simbolismo que era capaz de infundir a los objetos.

A partir de 1940 Alberto Giacometti da un giro hacia el arte figurativo y nace un estilo de su obra singular, personal y simbólica. Comienza sus esculturas alargadas, delgadas, demacradas y descarnadas en bronce tan características.

El sello y la firma de Giacometti está en estas esculturas inquietantes y capaces de “arrastrar” al espectador a su mundo existencialista.

No en vano, Jean Paul Sartre fue uno de los mejores amigos del escultor y supo ver ese toque en los trabajos de Giacometti.

Paralelamente, el mundo es arrastrado a la II Guerra Mundial. Alberto Giacometti, como portador de pasaporte suizo y declarado no apto, era un privilegiado, pero eso no impidió que viera y viviera el horror de la contienda en su propias vivencias. 

Esa tristeza y pesimismo se refleja en su delgadas esculturas que parecen, también, vivir ese terror. Pegadas a la tierra en su escasa carnalidad y buscando el cielo, a decir de algunos expertos, pues cada vez son más altas. Son figuras únicas, que simbolizan la soledad del hombre. 

En 1943 conoció en Ginebra a Annete Arm, con la que regresó a París. Se casaron en 1949 y fue su mejor apoyo. No tenía fama de ser un artista para el que fuera fácil posar. De ahí que Annette y Diego fueran también sus modelos.

Su obra pictórica suma las mismas características que la escultura. A menudo nos encontramos con líneas y bosquejos que cobran vida y transmiten el mismo sentimiento de aislamiento y abandono de sus esculturas. 

Volvió a París y, en los años 60, recibe el aplauso y el reconocimiento de su obra tras varias exposiciones retrospectivas.

Las críticas y la admiración hacen que gane numerosos y prestigiosos premios.

Giacometti se movió siempre entre artistas e intelectuales como Picasso, Miró, o Pierre Loeb; con muchos de ellos tuvo profundos lazos de amistad: Sartre, Samuel Becket o André Bretón.

En 1965, el 20 de noviembre el Estado francés le otorga el Gran Premio Nacional de las Artes. Alberto Giacometti fallece en Coira el 11 de enero de 1966.

Obras famosas de Giacometti

  • “Hombre caminando” (1960)