Ahorra tiempo planificando el menú y cocinando para toda la semana

Nadie cocina mejor que mamá. Getty Images

Para ganar tiempo a la larga, tendrás que planificar el menú familiar para toda la semana. Lo mejor es dedicar una tarde entera planificando y otra cocinando y así luego puedes congelar los platos e ir descongelándolos según los vayas necesitando.

Si dedicas un día a la semana a esta tarea, entonces puedes hacer la compra de acuerdo a lo que vas a cocinar y no perder tiempo yendo al súper al último minuto para comprar un ingrediente que olvidaste.

Algunos tips para ayudarte a planificar y ahorrar tiempo en la cocina

- En primer lugar planifica por escrito el menú para 6 días de la semana y proponte un día para salir fuera a cenar con los niños o pedir una pizza. Por un día no pasa nada.

- Haz una lista de todos los ingredientes que vas a necesitar para cada plato. Cuando planifiques, dobla la cantidad de lo que necesitas y así podrás cocinar el doble y tener más cantidad de comida para congelar.

- Si sois una familia de 5, prepara platos para 10 y así congelar parte de las sobras para otro día.

- Intenta planificar preparar platos que sean únicos, sin necesidad de preparar un primer y segundo plato. Por ejemplo, lentejas con chorizo tienen vegetales, proteína, e hidratos de carbono. Este plato es saludable y muy completo.

- El día que hayas elegido para cocinar, en primer lugar, prepara todos los ingredientes. Corta todas las verduras que necesites y luego ve dividiéndolas según el plato en que vayas a ponerlas.

Ten a mano la olla, la bandeja para el horno o la olla de cocción lenta (un salvavidas para mamás ocupadas), y así puedes cocinar varios platos al mismo tiempo.

- Deja que se enfríen todos los platos y cuando estén a temperatura ambiente, entonces divídelos en porciones y guárdalos en recipientes de plástico que puedas cerrar bien y guardar en el congelador.

Si has cocinado para diez personas por ejemplo, usa dos recipientes diferentes para cada plato. Así tienes el menú para dos días ya preparado y separado.

- Congela todo excepto la cena de ese día y la del siguiente. No te preocupes, los guisos saben aun mejor al día siguiente de haberlos cocinado!

Tips para hacértelo aún más fácil

- Una buena inversión es una cazuela eléctrica de cocción lenta. Requiere poca preparación y el plato se cocina solo mientras tú haces otras cosas.

- No olvides sacar del congelador el plato la mañana del día que lo vayas a consumir. El microondas está muy bien pero es mejor calentar la comida en una cazuela a fuego lento unos minutos una vez está descongelado. El microondas cocina aún mas la comida y puede alterar el sabor.

- Haz una lista de platos únicos, como mencioné antes: Lentejas con chorizo, potaje de verduras, cocido madrileño, estofado de ternera, chile con carne, pollo en pepitoria, ají de gallina.

- Marca en el calendario lo que vayas a cenar cada noche. Así no lo tienes que pensar al último minuto.

- Pon una lista sobre la puerta del frigorífico donde los miembros de la familia apunten los platos que se han agotado. ¡Hay que animar a que todos participen!

Si concentras todos tus esfuerzos en cocinar un solo día de la semana, si escoges un domingo por la tarde, puedes pedir a tus hijos y a tu pareja que te ayuden. Así el resto de los días no tenéis que preocuparos más que de disfrutar de la comida.