Adolescentes y moda

Para qué les sirve la moda a nuestros hijos y cómo podemos evitar los conflictos

Moda
Muchos adolescentes se obsesionan con algunas marcas. Getty Images

La moda puede ser muchas cosas, depende quién opine sobre ella. Para muchos adolescentes es muy importante, marca sus vidas y se convierte en una obsesión. Para otros es solo algo a lo que no hacen mucho caso. Exactamente igual que ocurre con el resto de la gente: unos siguen la moda con mucho interés y hasta devoción y otros no saben ni qué es lo que se lleva.

De esa diferente forma de ver la moda surge también la enorme divergencia que hace que algunos vean esta forma de expresión como cultura y otros no le den la más mínima importancia.

Pero independientemente de lo que cada uno piense sobre ella, la moda sí tiene una marcada presencia en las familias en las que hay adolescentes, o al menos, en muchas de ellas. Esa importancia viene dada porque muchas veces se convierte en una de las principales fuentes de conflictos entre padres e hijos.

Frases como "así vestido no puedes salir", "me da igual que los demás lo lleven, tú no lo llevarás" o pensamientos como que los hijos tienen un gusto espantoso, que no saben combinar colores o que parece que lo que quieren es causar mala impresión son más que habituales entre los padres de los adolescentes.

Y si la forma de ir vestido o vestida ocasiona problemas, lo mismo ocurre con el gasto. La obsesión por determinadas marcas, el deseo extremo de llevar lo mismo que llevan los demás o la falta de cualquier pensamiento crítico cuando algunos adolescentes tienen que elegir la ropa que van a comprar puede ser igualmente una fuente de problemas.

Para no sufrir estos problemas es importante que los padres y madres de adolescentes sean conscientes de algo: lo quieran o no, la moda forma parte de la vida de una gran parte de los adolescentes. Y no solo eso, en la mayoría de los casos, la moda es una forma de comunicación y de desarrollo muy eficaz y también una manera de mostrar su rebeldía.

Además, los conflictos por esta causa, aunque constantes y pesados, no suelen ser muy importantes porque no afectan gravemente al desarrollo personal del chico o la chica. Evitar o disminuir esos conflictos es posible. Para ello es bastante razonable empezar por entender cuáles son las ventajas de la moda.

 

Las ventajas de las modas

  1. Afianza la identidad. Como forma de expresión que es y cuando los adolescentes tienen la posibilidad de elegir cómo quieren ir vestidos y peinados, la moda les ayuda a definir su identidad. Y esta es una cuestión importante porque la adolescencia es el momento en el que esa característica de la personalidad empieza a ser trascendental.
  2. Les ayuda a pertener a un grupo. También la adolescencia es el momento en el que chicos y chicas buscan la socialización fuera de la familia. En ese momento es muy importante para ellos la pertenecencia a un grupo. Y la moda les ayuda a mostrar que forman parte de unos u otros grupos o movimientos juveniles.
  3. Explora su creatividad. También en la adolescencia cuando el pensamiento abstracto comienza a tener importancia en sus mentes, explorar la propia creatividad es importante para los adolescentes. La moda es una fórmula más de hacerlo.
  1. Conocimiento de uno mismo. Con un cuerpo cambiante debido a la pubertad, la moda permite a las y los jóvenes conocer mejor su cuerpo, saber qué es lo que les sienta bien o mal, qué es lo que va con ellos, tanto desde el punto de vista de su físico como desde el de su carácter.
  2. Nos da información sobre ellos. Muchos adolescentes siguen a personajes famosos a la hora de vestirse o peinarse: cantantes, actores o actrices, modelos o simplemente famosos. Otros siguen las modas de algunos de los grupos de la subcultura urbana. En cualquier caso, eso nos está dando a los padres información sobre nuestros hijos, sobre qué o a quién admiran y sobre cuáles son sus intereses. Buscar información sobre ello puede ayudarnos a entender mejor a nuestros adolescentes.

Algunos problemas asociados a la moda

Pero no todo es bueno y por eso está bien que estemos atentos a algunas cosas:

  1. Pertenencia a un grupo peligroso. Algunas veces la obsesión por una moda puede ser el punto de partida para que el adolescente entre a formar parte de un grupo peligroso. Esos peligros pueden ir desde el consumo de sustancias prohibidas, hasta cometer delitos o practicar actividades de riesgo. Por esa razón es bueno vigilar siempre con quiénes se reunen los adolescentes.
  2. Gasto excesivo. La obsesión por seguir modas puede provocar que los adolescentes no sean conscientes del gasto que supone. En esos casos, sus padres deberán explicarles y negociar con ellos qué es lo que pueden y qué no pueden tener.
  3. Falta de criterio. La característica de la adolescencia es que es el momento en el que se está empezando a formar la personalidad que tendrán de adultos y aunque ya no son niños hay veces que su criterio no es del todo sólido. Las modas con sus continuos cambios pueden acentuar esa falta de madurez.
  4. Choques con los padres. Una de las razones de la moda adolescente es la de diferenciarse de los adultos así que no es de extrañar que sus modas choquen a menudo con el criterio de sus padres. En esos casos hay que hablar con ellos, razonar, negociar y llegar a acuerdos aceptables para todos.
  5. Obsesión. En algunos casos, los adolescentes se obsesionan con la moda, son lo que en inglés se llama fashion victims. Como cualquier otra obsesión esta puede llegar a convertirse en un problema por eso es bueno controlarla y, en los casos más extremos, buscar la ayuda de un terapeuta.