Adolescentes transgénero

Qué hacer si es el caso de tu hijo o tu hija

trans.jpg
Manifestación en defensa de los derechos de las personas transgénero. Cary Bass

Hay personas que nacen con el cuerpo equivocado, quizá esa sea la mejor definición de transgénero. Esas personas se sienten del género contrario al sexo de su cuerpo. Es decir, son personas que se sienten mujeres a pesar de que su cuerpo tienen las características biológicas masculinas o se sienten varones cuando su cuerpo tiene características biológicas femeninas.

Cuándo se dan cuenta

La inmensa mayoría de las personas transgénero saben desde siempre que sus cuerpos no se corresponden con el género de su mente.

Ellos saben que son niños o niñas aunque sus cuerpos digan lo contrario.

Pero muchas de ellas tardan en reconocerlo ante los demás porque es muy difícil, sobre todo si durante su niñez notan que sus familias no aceptan lo que está ocurriendo.

Cuánto más tarde en reconocer lo que ocurre más difícil será la vida de ese niño o niña.

 

Qué pasa en la adolescencia

Con la llegada de la pubertad los rasgos diferenciadores de uno y otro sexo se hacen cada vez mayores. Cualquiera con poco esfuerzo puede hacerse una idea de lo que es la pubertad para las personas transgénero: un cuerpo que se transforma y se define cada vez más como algo que no se corresponde con su identidad.

Por esa razón la pubertad suele ser un momento dificilísimo para estar personas. Si antes de llegar a ella el niño o la niña han comenzado a vivir con la identidad de género que es la suya y no con la que indica su cuerpo, las cosas pueden ser más fáciles.

Y la transición de la adolescencia se hará más llevadera.

Qué deben saber los padres de un niño o una niña transgénero

  • No es una elección. Lo primero que deben entender perfectamente los padres de estos niños o niñas es que no es una elección de sus hijos, ellos han nacido así.
  • La sociedad no se lo pone fácil. La sociedad en general no entiende bien aquello que es diferente a la norma como el caso de las personas transgénero y no suele facilitar su integración. Los padres deben saber que su hijo o hija transgénero no lo va a tener fácil para integrarse. Pero eso no quiere decir que su vida tenga que ser necesariamente un drama. Se puede hacer mucho para que sus vidas sean felices.
  • Apoyo y amor. Lo primero que necesitan los niños y niñas trangénero es el amor, la comprensión y el apoyo de sus familias. Si estas les aceptan y les ayudan la integración en la sociedad será mucho más sencilla.
  • Ayuda psicológica. Ser transgénero no es una enfermedad pero las personas transgénero necesitan, en muchas ocasiones, ayuda médica. En algunos casos los niños y niñas transgénero requieren atención psicológica. No siempre es así pero con mucha frecuencia asumir una identidad de género diferente a la del cuerpo es de una enorme complejidad que provoca problemas psicológicos en los pequeños. También el rechazo o la incomprensión de la sociedad consigue con mucha frecuencia que estas personas necesiten algún tipo de ayuda terapéutica. Pero es importante que los padres de estos niños y niñas entiendan que eso no es consecuencia de que sean transgéneros sino de las dificultades de la sociedad para aceptar a estas personas.
  • Atención médica. Muchas personas transgénero deciden dar el paso hacia la transexualidad, es decir al cambio médico que hará que la apariencia de sus cuerpos esté de acuerdo con el género al que ellos pertenecen. Es importante que los niños o adolescentes transgénero entiendan que esa posibilidad existe para ellos aunque deban esperar para realizarla. Y lo ideal es que sea un médico experto el que hable con ellos y les explique en qué consiste el proceso.
  • Su género es una cosa y su opción sexual, otra. Como la mayoría de las personas, los transgénero también descubren suelen descubrir su opción sexual durante la pubertad. Es importante entender que la opción sexual no tiene nada que ver con la característica transgénero. Un niño o niña transgénero será heterosexual, homosexual o bisexual exactamente igual que las personas que no son transgénero. A una persona transgénero heterosexual le atraen las personas del sexo opuesto al que siente que pertenece, un transgénero homosexual se siente atraído por las personas del mismo sexo al que siente que pertenece y a los transgéneros bisexuales les atraen las personas de todos los sexos.
  • Hay que hablar con ellos. Los niños y adolescentes transgénero normalmente necesitan explicar lo que les pasa y es muy bueno para ellos que eso lo puedan hablar con sus padres sin problemas. Sus padres deben estar abiertos a esa comunicación, escuchar a sus hijos y también preguntarles para entenderlos.
  • Buscar información. La mayoría de los padres de niños o niñas transgénero no dispone de información sobre esta característica cuando descubren o sospechan que sus hijos son transgénero. Por eso es necesario que busquen asesoramiento. Existen asociaciones que lo proporciona y hay expertos preparados que pueden ayudarlos. No lo dejen para más tarde, no piensen que si esperan a sus hijos se les pasará. Busquen ayuda e información porque de esa forma facilitarán la vida de su hijo transgénero. Si no saben por dónde empezar, muchos grupos de defensa de los derechos de los homosexuales también defiende los derechos de los transexuales y transgénero, busquen los que existen en su ciudad y diríjanse a ellos. Allí pueden encontrar la ayuda que necesitan. Otra opción es hablar con el médico del niño o el adolescente y que este médico les ponga en comunicación con algún experto en identidad de género.