Adiestramiento de perros: Suelo

Foto © Irma Cedeño

Una vez tu perro sepa sentarse cuando se lo pidas, le puedes enseñar a tumbarse al suelo. Un perro sentado se encuentra relajado y tumbarse es el siguiente paso para que esté aún más tranquilo. Elige una palabra corta para este comando; por ejemplo, Suelo, Down o Platz, como se dice en inglés y en alemán, respectivamente. . Empieza por enseñarle en la comodidad de tu hogar, en un espacio libre de distracciones.

Jamás debes empujar al perro para que se tumbe. Deja que él decida.

Dificultad: Normal a difícil

Tiempo requerido: 4-5 minutos, 4-5 veces al día

Pasos
1. Ponte al mismo nivel que tu perro y pídele que se siente.

2. Pon la mano recta, de manera horizontal y con la palma hacia el piso. Coloca una delicia para perros entre tu tercer dedo y el cuarto.

3. Coloca la mano frente a la nariz del perro y bájala despacio.

4. Tu perro la seguirá hacia abajo. Si se levanta o te muerde los dedos usa tu marcador sin premio e inténtalo una vez más.

5. Cuando tu perro tenga el vientre en el piso, marca la acción diciendo “Bien” o “¡Sí!”

6. Como recompensa, dale un pedacito de la delicia. Mientras más pequeño sea tu perro más pequeño debe ser el pedazo que les des.

7. Cuando tu perro lo haya hecho varias veces, puedes agregar la palabra unos segundos antes de la señal.

8. Cuando tu perro entienda el comando y la señal, puedes hacerlo sin la delicia entre los dedos.



Un nivel más avanzado
1. El objetivo es que puedas pedirle a tu perro que se tumbe sin que estés en el piso con él. Empieza por bajar la mano hasta que esté a unas seis pulgadas de distancia con el piso.

2. Recompensa a tu perro una vez se tumbe.

3. Baja la mano hasta que esté a un pie y sigue aumentado la distancia.

Siempre tienes que premiar a tu perro.

4. Ponte de pie y pídele que lo haga. Aumenta la distancia hasta que puedas hacerlo con la espalda recta.

5. Si tu perro no lo hace cuando aumentes la distancia, regresa al paso anterior.

Si tu perro no quiere tumbarse
Estar en el piso es un alto nivel de vulnerabilidad para el perro y puede resultarle difícil hacerlo. Intenta: 1. bajar la mano y hacer una L hacia el perro; 2. bajar la mano y hacer una L hacia ti; 3. permitir que el perro lama la delicia mientas bajas la mano para ir reforzando constantemente mientras va disminuyendo la distancia entre él y el suelo.

Como última opción: el túnel
Si tu perro no se tumba de ninguna forma, dale un descanso. Puede estar nervioso o agobiado. Si más tarde tampoco lo hace, intenta hacer el túnel. Siéntate en el piso con las piernas unidas en una V al revés, con el espacio justo para que pase el perro. En un lado debe estar el perro y en el otro muéstrale una delicia. Tu perro intentará meterse por el túnel para conseguir la delicia. Cuando lo haga, baja las piernas con delicadeza. El perro debe sentir que se achica el túnel, pero no lo empujes. Una vez esté tumbado, marca la acción y dale la recompensa. Inténtalo varias veces y luego añade la palabra.



Si tu perro se tumba sin problemas
Si tu perro tiene éxito con este comando, puedes hacerlo más difícil de manera gradual.
Distancia. Pídeselo a unos pies de distancia. Luego pídeselo desde el medio de la habitación y luego desde otros puntos del cuarto.
Distracción. Pon la televisión y pídele que lo haga o pídele a alguien que pase por el lado de ustedes mientras se lo pides.
Duración. Cuando se tumbe, espera varios segundos antes de marcar la acción y darle la delicia. Si se levanta antes de que lo hagas, trata de nuevo.

Combinaciones
Un vez tu perro haya hecho cada paso, puedes empezar a combinarlos, pero siempre empezando desde cero. Por ejemplo, no le pidas que se tumbe si estás en el otro lado de la habitación y tu hijo pasa corriendo por su lado. Es demasiado para tu perro. En vez de eso, mantente a una distancia de dos pies y que tu hijo pase con tranquilidad.



Consejos
1. Tu perro se sentirá más motivado para aprender si tiene hambre. No permitas que se llene antes de entrenarlo.

2. No utilices el nombre de tu perro o la llamada. Haz algún sonido si requieres de su atención.

3. No repitas el comando si tu perro no te hace caso. Inténtalo más tarde.

4. Si tu perro parece frustrarse, déjalo que descanse.