Actividades para tu hijo de 6 años

Descubre actividades apropiadas para fortalecer destrezas y habilidades

Pequeña de 6 años
 Elizabethsalleebauer/Getty Images

Las siguientes actividades ayudarán a tu hijo a desarrollar importantes habilidades y destrezas. Ayuda a tu hijo a evitar el aburrimiento y disfrutar su edad con estos consejos.

Actividades para un niño de 6 años

  • Las actividades sociales: Un niño de 6 años está entrando al mundo del juego en grupo, y empieza a practicar el dar y recibir de las actividades de equipo. Sin embargo, es un novato y todavía no domina esta área.

    Tú puedes ayudar a tu hijo a adquirir habilidades sociales invitándole a un amigo a la vez, y animando que sea buen anfitrión. Cuando tu hijo tenga visita, motívalo a compartir golosinas o juguetes favoritos con su amigo.

  • Los juegos de imaginación: Los niños a esta edad disfrutan de asumir el papel de princesas, superhéroes o personajes de libros y películas favoritos.

    Para esta edad son perfectos los disfraces y la utilería que imita el mundo adulto del hogar o la oficina. Jugar a la casita, al hospital o a la escuela puede ocupar horas.

    Aunque los juguetes comprados son bonitos, a veces los niños prefieren los objetos reales y puedes ir acumulando artículos de cocina o piezas de ropa que ya no ocupas. Entre más invente los elementos de su propia juego, más interesante se volvería la actividad. Los juguetes y los juegos que hacen todo no son tan divertidos.

  • Buenas fuentes de material imaginativa: La buena literatura infantil, las películas con protagonistas de su edad y los juegos interactivos donde los personajes son entrañables pueden motivar a tu hijo a ser creativo.

    Mucho ojo con los villanos: en esta edad, la seguridad de los niños es frágil. Las películas de terror y los juegos violentos y amenazantes son totalmente inapropiados.

  • Los juegos con reglas: El juego de los niños de 6 años se enfoca mucho en seguir las reglas, y eso puede ser motivo de conflictos.

    Tener la razón es primordial para un chico de 6 años. Conocer las reglas y seguirlas le da control sobre su entorno, y es muy poco flexible: no da chance a otros a equivocarse. Además, su propia interpretación de las reglas es para él la única opción.

    Por eso son buenos los juegos claros que ya tienen las reglas bien definidas. El beis es bueno, porque cada miembro del equipo tiene un papel bien marcado y la secuencia del juego es clara. También los juegos de mesa sencillas como las damas son fáciles de seguir.

    Sin embargo, este afán de siempre tener la razón y ganar en todo a veces provoca problemas. Es bueno estar cerca a los juegos para intervenir cuando sea necesario.

  • Las tareas del hogar: Tu hijo de 6 años está en la edad perfecta para participar en las responsabilidades caseras. Puede ayudar a preparar la comida, poner la mesa y barrer.

    Aprovecha el interés natural que tiene en jugar a las actividades “adultas” para involucrarlo en tareas reales, y sé generoso con tu reconocimiento a su labor. Los niños de 6 años tienen una gran necesidad de elogio y validación para sentirse seguros.

  • Las actividades repetitivas: Las rutinas dan mucha seguridad al niño de 6 años. A esta edad, es importante enfrentar a tu hijo a retos alcanzables y fortalecer su dominio de destrezas y habilidades sencillas.

    Por ejemplo, es mejor escucharlo leer el mismo libro las veces que se le antoje, en vez de insistir que cambie antes de sentirse seguro. La práctica lleva al éxito, y el éxito motiva más práctica, entonces debes tener paciencia. No fuerces a tu hijo a participar en actividades con muchos variables nuevos.

  • Las actividades sin ti:  Por difícil que se te haga, tienes que darte cuenta que tu hijo de 6 años ya empieza a ser una persona independiente. Cuando te insiste que lo dejes peinarse solo, escoger su propia ropa o bañarse sin supervisión, no te alarmes.

    Es importante reconocer y respetar su deseo de hacer las cosas por sí solo.

    Poco a poco, dale chance de participar en sus actividades normales en una forma más independiente: ir a jugar una hora a la casa de un amigo, o tomar su clase de karate sin que tú estés en el mismo salón, por ejemplo.

  • Las actividades que motivan la empatía: El niño de 6 años empieza a ser mucho más consciente de las necesidades y los sentimientos ajenos.

    Aunque todavía es el centro de su pequeño universo, por su propia vulnerabilidad puede entender muy bien las emociones provocadas por el rechazo o mezquindad. Aprovecha oportunidades para que él ayude a sentir bien a los demás, a ser empático, eso lo hará sentir útil e importante.