Aborto espontáneo o pérdida temprana de embarazo: causas, síntomas y pronóstico

pérdida del embarazo
Un 60% de los abortos espontáneos ocurren por alteraciones cromosómicas. ©Getty Images/Science Picture Co.

Una pérdida temprana, o aborto espontáneo, se da cuando el embarazo termina de forma súbita e involuntaria antes de cumplir las 20 semanas. En la mayoría de los casos sucede por razones fuera de tu control, como problemas cromosómicos o de fecundación, pero sí es bueno que te informes sobre las posibles causas, síntomas, prevención y qué esperar en embarazos futuros.

Causas

Las pérdidas o abortos espontáneos suceden con más frecuencia de lo que te imaginas: en 15% a 20% de los embarazos confirmados, y en la mayoría de los casos durante las primeras trece semanas de embarazo, según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos.

Estas son las razones más comunes detrás de una pérdida:

Problemas cromosómicos. El 60% de las pérdidas tempranas se da por irregularidades en los cromosomas, que son estructuras que se encuentran en el núcleo de las células y portan el ADN que constituye al ser humano. Casi todas las variaciones en el número o estructura de cromosomas llevan a una pérdida. La mayoría de problemas cromosómicos son el resultado de óvulos o espermatozoides defectuosos, o problemas durante la división celular.

Problemas en la fecundación o implantación. Por ejemplo, el embarazo ectópico, en el que el embrión se implanta en las trompas de Falopio, o embarazo molar, donde se forma un tejido pero no un embrión viable.

Pérdidas químicas. El embarazo se pierde justo después de la implantación, antes de que te des cuenta que estás embarazada. El resultado es un sangrado que sucede cuando deberías tener tu menstruación.

Tu salud. Problemas hormonales, infecciones en el sistema reproductivo, enfermedades crónicas y variaciones en tu anatomía reproductiva pueden llevar a dificultades durante el embarazo. Además, decisiones sobre tu estilo de vida, como el fumado, el consumo de drogas ilícitas, el licor en el embarazo y exceso de cafeína te ponen en mayor riesgo de tener una pérdida.

Tu edad. El riesgo de pérdida aumenta con tu edad: 15% antes de los 35, 10-35% entre los 35 y 45, y 50% para las mujeres de más de 45 años, según la American Pregnancy Association. Embarazos adolescentes también tienen mayor incidencia de pérdida.

Pérdidas previas. Haber tenido una pérdida con anterioridad aumenta tu riesgo de tener una segunda en un 25%.

Síntomas y diagnóstico

Ante cualquier sospecha de pérdida o sensación que te preocupe, consúltale a tu médico. Es mejor prevenir que lamentar. Estos son los síntomas más comunes de una posible pérdida en el primer trimestre:

Para determinar si has tenido o estás teniendo una pérdida, tu médico puede realizar:

  • Examen pélvico para verificar que tu cuello uterino no tenga dilatación o borramiento.
  • Pruebas de hCG (la hormona del embarazo) para analizar la cantidad de la hormona con respecto a tu edad gestacional.
  • Prueba de ultrasonido, que le permite a tu médico visualizar la formación del bebé y el latido de su corazón.
  • Pruebas de sangre para determinar condiciones relacionadas, como pérdida de sangre e infecciones.

Tratamiento

En algunas ocasiones, tu cuerpo se encarga de eliminar cualquier residuo tras una pérdida. Sin embargo, en otras ocasiones puedes requerir un procedimiento adicional, conocido como legrado o dilatación y curetaje. Se trata de una limpieza uterina que se realiza dilatando el cuello e insertando un instrumento para raspar o aspirar cualquier resto.

Pero más allá del aspecto físico, la recuperación después de una pérdida requiere atención psicológica. Es normal que tengas un proceso de duelo, con etapas de shock, culpa, ira y depresión, pero luego vendrá el momento de aceptación y podrás lidiar mejor con tu pérdida.

La organización March of Dimes ofrece un paquete gratuito para ayudar a padres y madres a lidiar con una pérdida. Puedes contactarlos para solicitar el material en español.

¿Cuánto debes esperar para intentar otro embarazo?

Después de una pérdida puedes tener embarazos normales. Aún después de múltiples pérdidas, entre 60-70% de las mujeres pueden llegar a completar un embarazo.

El tiempo de espera prudencial depende de la razón detrás de tu aborto espontáneo, cuan avanzado estaba tu embarazo, y tu estado de salud físico y emocional. Eso debes hablarlo claramente con tu médico. Sin embargo, en la mayoría de los casos sin complicaciones, puedes intentar otro embarazo en cuanto tu ciclo menstrual vuelva a la normalidad, en cuestión de semanas o meses.

  • Continúa leyendo: ¿Se puede prevenir la pérdida del embarazo?

Fuentes:
American Congress of Obstetricians and Gynecologists. Pérdida temprana de embarazo. Accedida 24 de enero del 2016.
American Congress of Obstetricians and Gynecologists. Abortos naturales recurrentes. Accedida 24 de enero del 2016.
Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development. Pérdida del embarazo. Accedida 24 de enero del 2016.
Medline Plus. Pérdida del embarazo. Accedida 21 de abril del 2013.
Medline Plus. Aborto espontáneo Accedida 21 de abril del 2013.