9 cosas que los grandes líderes hacen diferente

El liderazgo puede ser una cosa difícil de definir y entender. Conoces un gran líder cuando trabajas para uno, pero incluso ellos pueden vérselas difícil para articular qué es lo que hace que su liderazgo sea tan efectivo.

Hay nueve cosas importantes que los grandes líderes hacen que realmente se destaquen y cualquiera de nosotros puede hacer lo mismo.

01
de 09

Son amables sin ser débiles

Liderazgo
Líder. Getty Images

Una de las cosas más difíciles de manejar para los líderes es la bondad. La bondad ofrece grandes elogios al trabajo de los demás. Es un equilibrio, entre ser amable de verdad y no parecer débil. La clave para encontrar ese equilibrio es reconocer que la verdadera bondad es fuerte, directa y sencilla. Decirle a las personas lal verdad que necesitan escuchar por más dura que sea es mucho mejor que protegerlos por evadir una conversación difícil. Eso es débil.

La verdadera bondad no viene con expectativas. La bondad es débil cuando se usa como auto-servicio. La bondad de auto-servicio es frágil, la gente puede ver a través de ella cuando un líder tiene una agenda. Piensa en el CEO de Starbucks, Howard Schultz, por ejemplo, que dedicó $250 millones para la educación de los empleados sin ningún compromiso, y tan pronto como los empleados terminan su carrera, son libres de irse a trabajar a otro lado. Esa es la verdadera bondad.

02
de 09

Son fuertes sin ser duros

La fuerza es una cualidad importante en un líder. La gente quiere ver si un líder es fuerte antes de decidir si seguirlo o no. La gente necesita coraje en sus líderes. Necesitan a alguien que pueda tomar decisiones difíciles y velar por el bien del grupo. Necesitan un líder que mantenga el rumbo cuando las cosas se pongan difíciles. Las personas son mucho más propensas a mostrar fortaleza cuando su líder hace lo mismo.

Una gran cantidad de líderes confunden la dominación, el control y un comportamiento duro con la fortaleza. Ellos piensan que tomar control y empujar a la gente inspirará a un público fiel. La fuerza no es algo con lo que puedas obligar a la gente; es algo que se gana mediante la demostración de una y otra vez poniendo la cara ante la adversidad. Sólo entonces la gente confiará en seguirte.

03
de 09

Son confiados, sin ser arrogantes

Nos apoyamos en líderes de confianza porque la confianza es contagiosa, y nos ayuda a creer que hay grandes cosas en el negocio. El truco, como líder, es asegurarse de que la confianza no caiga en la arrogancia. La confianza es la pasión y la creencia en tu capacidad de hacer que las cosas sucedan, pero cuando tu confianza pierde contacto con la realidad, se empieza a pensar que puedes hacer cosas que no puedes y has hecho cosas que no has hecho. De repente todo se trata de ti. Esa arrogancia hace que pierdas credibilidad.

Los grandes líderes siguen siendo humildes. No permiten que sus logros y posición de autoridad los haga sentir que son mejores que los demás. Como tal, no dudan en entrar y hacer el trabajo sucio cuando sea necesario, y no piden a sus seguidores hacer lo que ellos no están dispuestos a hacer por sí mismos.

04
de 09

Son positivos, pero también realistas

Otro reto importante al que se enfrentan los líderes es encontrar el equilibrio entre mantener las cosas positivas y ser realista. Piensa en un barco de vela con tres personas a bordo: un pesimista, un optimista, y un gran líder. Todo va bien hasta que el viento se deteriora repentinamente. El pesimista lanza sus manos hacia arriba y se queja del viento; el optimista se sienta de nuevo, diciendo que las cosas mejorarán; pero los grandes líderes dicen, "¡Podemos hacer esto!" y ajusta las velas y mantiene el barco en movimiento hacia adelante. La combinación correcta de ser positivo y realista es lo que mantiene las cosas en movimiento hacia adelante.

05
de 09

Son organizados para manejar la incertidumbre

Esto es fundamental para funcionar de manera decidida y organizada en situaciones de incertidumbre. La gente busca a los líderes en tiempos de adversidad, de retos, de cambios y el líder tiene que proporcionar seguridad a través de acciones positivas. Son tolerantes con la ambigüedad y mantienen la calma y organización, aún en los momentos de incertidumbre. Su flexibilidad les permite encontrar soluciones efectivas en ambientes diferentes e inestables.

06
de 09

Son modelos a seguir, no predicadores

Los grandes líderes inspiran confianza y admiración a través de sus acciones, no sólo sus palabras. Muchos líderes dicen que la integridad es importante para ellos, pero los grandes líderes demuestran su integridad todos los días. Insistir en la gente todo el día acerca de la conducta que deseas ver tiene una pequeña fracción en el impacto que logras en comparación a demostrarlo con tu propio comportamiento.

07
de 09

Son capaces de tomar una bala por su gente

Los mejores líderes harán cualquier cosa por sus equipos, y cuidan las espaldas de su gente no importa qué. No tratan de echarle la culpa, y no evitan sentirse avergonzados cuando fallan. Ellos nunca tienen miedo a decir: "La pelota se detiene aquí", y se ganan la confianza de la gente por respaldarlos. Los grandes líderes también dejan en claro que dan la bienvenida a los desafíos, la crítica y puntos de vista distintos al suyo. Ellos saben que un ambiente donde la gente tiene miedo de hablar y ofrecer sus conocimientos y hacer buenas preguntas está destinado al fracaso.

08
de 09

Son personas que se concentran

Un líder es capaz de pensar con claridad y mantener enfocado el objetivo principal. Un líder puede analizar y desglosar situaciones complejas e inspeccionar cada aspecto de cerca, así como ver el rompecabezas como un todo. Un líder es capaz de pensar analíticamente y desarrollar pasos manejables para resolver los problemas.

09
de 09

Un líder se mantiene comprometido con el éxito

Ellos son capaces de mantener un alto nivel de motivación y se comprometen con su equipo por el logro de la excelencia. Puede elevar el nivel de su equipo para lograr sus objetivos.

El liderazgo es dinámico; combina una variedad de habilidades únicas en un todo integrado. Si incorporas estos comportamientos en tu repertorio, verás una mejora inmediata en tus habilidades de liderazgo.

Estas cualidades son la base de un buen liderazgo.  A pesar de que estas características se encuentran naturalmente en la personalidad de algunas

personas, todas ellas pueden desarrollarse y fortalecerse. Un líder está siempre comprometido con el fortalecimiento de estas cualidades.