8 razones para perder peso y disfrutar de una mejor vida sexual

Motivos para adelgazar y mantener un peso corporal óptimo.

pareja-sexo.jpg
Un peso óptimo mejora la agilidad y la resistencia en el sexo. Julia Wheeler and Veronika Laws / Getty Images

¿Sabías que perder peso mejora tu vida sexual? Así es. Librarte de esos kilos de más no solo mejora tu condición física, también mejora la percepción que tienes de tu cuerpo y tu autoestima. Eso repercute en tus relaciones con tu pareja y también en tu vida social. Pero además, perder peso también aumenta la fertilidad y previene problemas de erección o de infertilidad. 

1.- Preveniene enfermedades y aumenta el deseo

Perder peso de manera saludable y mantenerlo mejora la salud general y, en particular, la sexual.

No solo previene enfermedades relacionadas con la sexualidad masculina y femenina, sino que además, una pérdida de peso ligera pero mantenida puede devolver el deseo sexual.

Y es que, exceso de peso y sexo no se llevan muy bien. Así lo indicó un estudio realizado por el Instituto Francés de la Salud y la Investigación Médica (INSERM) y publicado en la revista British Medical Journal.

El trabajo realizó una encuesta a más de 10.000 participantes entre 18 y 69 años que se dividieron según su peso: normal, sobrepeso y obesidad. Tras las entrevistas se mostró que aquellas personas que sufrían sobrepeso u obesidad, en concreto, las mujeres, tenían menos encuentros sexuales y opinaban que el sexo no es importante en la vida. Por su parte, los varones presentaban mayor riesgo de disfunción eréctil.

Otro estudio que relacionó el exceso de peso con problemas sexuales observó que tras perder algo de peso, un cinco por ciento en concreto, mejoró la vida sexual de los participantes.

 

2.- Perder peso mejora la autoestima

Es cierto que estar pasado de peso no significa que no se pueda gozar de una vida sexual satisfactoria pero la evidencia médica señala que las personas que sufren obesidad también padecen alteraciones en su autoestima.

Bien es sabido que la autoestima ejerce un poderoso efecto en nuestra salud sexual.

Una baja autoestima puede limitar los encuentros sexuales o disminuir la intensidad de estos. Por el contrario, encontrarse bien con uno mismo repercute en todas nuestras relaciones sociales, incluido el sexo. Y éste se relaciona con un mayor bienestar puesto que hacer el amor aumenta las endorfinas, hormonas del placer. 

3.- Aumenta la agilidad y la resistencia

Bajar de peso mejora otro de los aspectos del sexo: la agilidad y la resistencia física. Las personas obesas pueden tener ciertas dificultades para mantener posturas como el misionero cuando el varón es demasiado pesado.  Otras pueden producir demasiada carga en las articulaciones. Además, el exceso de peso produce fatiga y falta de energía. En los varones, por ejemplo, puede reducir el tiempo que pueden mantener una erección

4.- Adelgazar promueve las relaciones saludables

Algunos estudios han relacionado la obesidad con la práctica de relaciones no saludables. Es más, se ha apuntado al exceso de peso como uno de los responsables del contagio de algunas Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) y de embarazos no deseados, según un estudio publicado en Obesity.  Esto se debe a que las personas obesas sin pareja son menos propensas a tener relaciones sexuales y cuando las tienen, muestran un comportamiento de alto riesgo.

La obesidad, además, está implicada en otras patologías por lo que tenemos razones por las que tratar de combatir esta enfermedad.

5.- Más riesgo de disfunción eréctil con sobrepeso

La obesidad y sus consecuencias como el colesterol alto, la hipertensión o la diabetes impiden que la sangre fluya correctamente por todo el organismo, incluyendo el pene. Debido a ello, los problemas de erección son más frecuentes en los varones obesos que en los que mantienen un peso corporal óptimo.

6.- Más peso de lo normal favorece el desequilibrio hormonal

Una vez más, la obesidad puede estar detrás de la falta de deseo sexual. Esto es así debido a que un peso por encima de deseado produce un desequilibrio hormonal disminuyendo los niveles de testosterona tanto en mujeres como en hombres.

Asimismo, los desequilibrios hormonales pueden producir Síndrome de Ovario Poliquístico que puede venir acompañado de baja libido o alteraciones del ánimo así como menstruaciones irregulares, o problemas en la glándula tiroidea.

Perder peso puede mejorar esta condición.

7.- La obesidad puede producir infertilidad

La obesidad también se ha relacionado con la dificultad para tener hijos debido a que, en mujeres jóvenes, puede producir anomalías en los óvulos que pueden dificultar la fertilidad. Asimismo, las mujeres obesas también son más propensas a sufrir problemas en el embarazo así como padecer abortos espontáneos.

En cuanto a los varones, la obesidad está directamente relacionada con la infertilidad. Se ha visto que los varones que consumen una dieta rica en grasa tienen peor calidad espermática. Por el contrario, una alimentación más saludable, por ejemplo, la vegetariana, mejora la salud general.

8.- Perder peso protege del corazón

Mantener un peso óptimo y rebajar la grasa corporal sobre todo la grasa abdominal previene la enfermedad cardiovascular, la diabetes, algunos tipos de cáncer, disminuye la sensación de fatiga y contribuye a no deteriorar el sistema musculoesquelético, que se ve afectado por la sobrecarga del peso en las articulaciones. Todo ello, sin duda, afecta a la vida sexual.

Conclusión:

Como hemos visto, perder peso para mejorar la vida sexual es esencial por su implicación en nuestra salud. Y es que la obesidad no es sana. Tampoco lo es la extrema delgadez. Lo importante es conocer cuál es nuestro peso saludable, ponerse en manos de un especialista en el caso de necesitar adelgazar y hacerlo de forma saludable y gradual.

Una vez más insistimos en que las dietas milagro pueden ser perjudiciales y que la mejor forma de bajar de peso es aprendiendo a comer sano y haciendo ejercicio.

Referencias:

Ahmad O. Hammoud, M.D., M.P.H., A. Wayne Meikle, M.D., Leonardo Oliveira Reis, M.D., MSc, Ph.D., Mark Gibson, M.D., C. Matthew Peterson, M.D., Douglas T. Carrell, Ph.D Obesity and Male Infertility. A Practical Approach. Semin Reprod Med. 2012;30(6):486-495. 

Bajos N, Wellings K, Laborde C, Moreau C; CSF Group. Sexuality and obesity, a gender perspective: results from French national random probability survey of sexual behaviours. BMJ. 2010 Jun 15;340:c2573. doi: 10.1136/bmj.c2573.

Gambineri A, Pelusi C, Vicennati V, Pagotto U, Pasquali R. Obesity and the polycystic ovary syndrome. Int J Obes Relat Metab Disord. 2002 Jul;26(7):883-96.

Hoogwerf BJ, Nuttall FQ 1984 Long-term weight regulation in treated hyperthyroid and hypothyroid subjects. Am J Med 76:963–970

Ronit Machtinger, Catherine M. H. Combelles, Stacey A. Missmer Katharine F. Correia Janis H. Fox1 and Catherine Racowsky. The association between severe obesity and characteristics of failed fertilized oocytes. Hum. Reprod. (2012) doi: 10.1093/humrep/des308

Wing RR, Rosen RC, Fava JL, Bahnson J, Brancati F, Gendrano INC, Kitabchi A, Schneider SH, and Wadden TA. Effects of weight loss intervention on erectile function in older men with type 2 diabetes in the look AHEAD trial. J Sex Med 2010;7:156–165.