8 Muebles en color turquesa ¿te atreves?

01
de 09

Muebles en color turquesa ¿te atreves con ellos?

Color Azul Bali de la marca Valentine. Foto © www.valentine.es

El color turquesa se ha hecho un hueco importante y se ha convertido en uno de los colores que no faltan en decoraciones de playa o veraniegas. En distintas tonalidades evoca el mar y destinos de islas paradisiacas donde la calma, la paz y el relax son protagonistas.

Combina colores con el Concepto 60% 30% 10%

La marca española de barnices Valentine nos da este consejo para combinar colores : Debes definir un color dominante (60%) que ocupe, por ejemplo, tres paredes de una sala, y otro intermedio (30%) que ocupe una pared. Con accesorios de decoración (10%)

Todas las marcas de pintura tienen un catálogo al que recurrir. Los profesionales también te serán de ayuda.

Con esas premisas ajusta el papel que tus muebles turquesa van a jugar y en qué estancia y pared quieres ubicarlos.

02
de 09

Sofás y sillones en turquesa, las tapicerías mandan

sofa-turquesa-ikea
Sofá en color turquesa, modelo Dagarn. Foto © IKEA

Los sofás y sillones tapizados en color turquesa deberán apoyarse en una pared con la que contrasten. Evita las mezclas de colores que no armonicen y, si el sofá es demasiado intenso para el resto de la decoración, piénsalo antes de decidirte por este color.

Algunas marcas optan por tapizar en vinilo, que está disponible en todos los colores, y da un ligero aire futurista a las piezas.

Una forma de rebajar esa intensidad es colocar almohadones que suavicen el efecto o un plaid o manta en blanco o beige.

Balancea el turquesa con tonos neutros y blanco

Si te gusta el azul, el turquesa está a caballo entre ese tono y el verde. Es uno de los colores más relajantes y evocadores. Pero, también, hay que saber balancearlo, así es que si te has decidido por colocar muebles en esas tonalidades, lo mejor es que crees un fondo neutro en las paredes.

Los tonos crema, beiges, piedra y el blanco puro son un escenario perfecto para combinar. Además, dependiendo de los muebles, del color que uses para contrastar, los complementos textiles y los objetos de decoración conseguirás un estilo u otro: vintage, rústico o marino.

03
de 09

Sofás y sillones estampados con tonos en turquesa

sillon-orejero-turquesa
Silllón orejero en tonos turquesa y tapizado tipo patchwork. Foto © Portobellostreet

Otra opción es elegir un sillón en el que el turquesa sea el protagonista de su tapizado pero que rebaje su intensidad gracias a un estampado con combinación de otros tonos, como el orginal orejero de la foto.

De esta manera, su vigencia también será más larga.

04
de 09

Color turquesa en muebles de aspecto rústico

vitrina-rustica-turquesa
Vitrina turquesa de diseño rústico. Foto © Maisons du Monde

El color turquesa, o en tonos cercanos de azul o verde, es un color muy usado en la decoración de casas de campo o en las viviendas en la playa. Tal y como ves en el estilo que muestra la foto. Seguramente no es la primera vez que ves un mueble decapado en estos tonos.

Lo cierto es que el contraste entre en mueble antiguo (o que finge serlo) y el alegre color azul proporciona al mueble un aspecto entrañable y muy apropiado para refugios campestres.

05
de 09

Sofá y sillón retro en capitoné

Sillon-retro-turquesa
Sillón retro turquesa. Foto © Portobellostreet

Puedes encontrar muebles de este color en todos los estilos. Tal y como hemos visto en la foto anterior. En esta ocasión, puedes apreciar la belleza de una antigüedad china, un mueble de boda, que es en realidad un armario de dos puertas con acabado brillante.

Una pieza de este tipo aúna dos características que lo convierten en protagonista por si mismo del espacio en el que lo coloques: el color y la antigüedad. Lo ideal sería que estuviera solo y destacado en una pared.

06
de 09

El turquesa también en los muebles de exterior

Sillón de exterior modelo Rio. Foto © www.maisonsdumonde.com

¿Has comprado o mirado muebles de exterior esta temporada? Los catálogos están llenos de color, y entre ellos el turquesa. La alegría y vitalidad que aportan a la decoración exterior estos colores tienen un punto de inflexión en el turquesa. Con él puedes acercarte a la decoración de estilo marinero, pero también integrarla en jardines verdes de interior.

Hay modelos de todo tipo entre los muebles de jardín: ligeros, más robustos e, incluso, de madera pintada. Si aún tienes que comprar alguno, no dejes de valorar la pincelada de exotismo que te darán algunas piezas en turquesa.

Si tu terraza es pequeña, unos muebles ligeros de hierro o madera en turquesa le darán vida. Puedes completar la decoración con manteles, jarrones o faroles de exterior en ese mismo color o en otro complementario.

07
de 09

El turquesa en este mueble de IKEA para el salón

Salón con muebles BESTÄ en color turquesa
El clásico BESTÄ se transforma en esta propuesta que amuebla con el color tendencia. Foto © www.ikea.com

El color gris turquesa adquiere protagonismo en este mueble de salón. Los espacios que resultan son originales, sofisticados y con un toque de delicadeza. Si te decides por un mueble de este tipo debes considerar que, seguramente, va a estar en tu casa algunos años. Valora si no te cansarás del color antes de elegirlo.

08
de 09

Un gran sofá para el living

Sofá modelo SÃ?DERHAMN de IKEA en turquesa
Un ejemplo de un gran sofá modelo SA?DERHAMN (en el último catálogo de IKEA) en el que puedes ver su efecto decorativo en un salón. Foto © www.ikea.com

En esta ocasión puedes ver un ejemplo del efecto de un gran sofá en color turquesa (en una gama clara) decorando el living. En el resto de la decoración se prioriza el blanco, con colores más intensos en los cojines y almohadones.

09
de 09

¡Y no te olvides de la alfombra!

alfombra-turquesa
Alfombra en color turquesa de Natalie Dhurrie. Foto © Pottery Barn

Tanto un recurso decorativo como un elemento que aporta bienestar y confort, las alfombras pueden poner su toque de color turquesa, igualmente.