8 ejercicios fáciles para mejorar los plié

Utiliza el poder de tu mente para mejorar tu técnica de baile.

Si quieres aprender a mejorar los plié de una manera fácil que no lastime tu cuerpo, presta atención. Los ejercicios que comparto a continuación usan técnicas de visualización y principios somáticos para aumentar la eficiencia de tu cuerpo al practicar este tipo de movimiento. Puedes practicarlos mientras te calientas para tomar tus clases o practicar tus destrezas.

La flexibilidad y una buena alineasión corporal son esenciales en el proceso de mejorar los plié. Las imágenes en estos ejercicios están diseñadas para reorganizar tu cuerpo a nivel neuromuscular y despertar tu habilidad natural de ejecutar movimientos con la mayor eficiencia y fludez posible.

Haz estos ejercicios con calma prestando atención a la experiencia interior de tu cuerpo. No te juzgues ni te empujes a ir más allá de tus límites físicos. Practicas al menos uno de estos ejercicios cada vez que estés preparando tu cuerpo para bailar o tomar clases de baile. Poco a poco vas a notar una diferencia positiva en tu técnica, y poco a poco podrás mejorar tus plié.

01
de 08

Presta atención a la conexión de los muslos con la pelvis.

mejorar los plie
Getty Images

Cierra los ojos. Antes de empezar a hacer el plié, siente tus muslos y la parte que está conectada a la pelvis. Empeiza a hacer el plié manteniendo tu atención en las articulaciones que conectan muslos con pelvis. Imagínate que esa parte del cuerpo se desliza hacia abajo como si estuviera resbalando contra una superficie plana.

02
de 08

Visualiza las líneas verticales que organizan tu cuerpo.

Siente que el peso de tu cuerpo se distribuye entre tus dos pies de una manera equitativa. Visualiza una línea vertical que viaja desde el centro de tu cabeza y tucolumna vertebral hasta el piso. Esta línea vertical es tu eje central que divide tu cuerpo en dos partes balanceadas.

Siente de las articulaciones de las caderas salen dos líneas verticales que pasan por el centro de cada rodilla y aterrizan en el segundo dedo de los pies. Siente que la parte trasera de tu cuello se suvaiza y descansa en tu eje central.

Haz tu plié manteniendo tu atención en estas líneas verticales. Siente que tu cuerpo al descender en el plié se mantiene viajando por estas líneas verticales.

03
de 08

Imagínate que la respiración expande el espacio adentro.

Presta atención al espacio interior de las articulaciones principales que particpan en un plié; caderas, rodillas y tobillos. Imagínate que adentro de estas articulaciones hay mucho espacio vacío. Respira profundamente y siente que el aire viaja hasta el espacio interior de las articulacioens de las caderas, rodillas y tobillos. El aire abre y expande el espacio dentro de las articulaciones.

Haz tu plié manteniendo el flujo de la respiración. Imagínate que el aire abre y expande los espacios dentro de las articulaciones de las caderas, rodillas y tobillo.

04
de 08

Siente tus huesos isquiones.

Los huesos isquiones se encuentran en la parte baja de la pelvis. Son los huesos que se conocen popularmente como los huesos de las sentaderas. Visualiza que estos dos huesos se encuentran en la misma línea horizontal. Al descender en tu plié, imagínate que los isquiones se ensanchan de manera horizontal. Al ascender en tu plié, imagínate que los isquiones se acercan a tu eje central.

05
de 08

Imagínate que tu pelvis es una vasija llena de agua.

Presta atención al volumen de tu pelvis. Imagínate que tu pelvis es un cántaro amplio lleno de agua. Mantén esta imagen en tu mente mientras haces el plié. El agua se mantiene en calma (y no se derrama) mientras desciendes y asciendes en tu plié.

06
de 08

Siente tu pelvis como si fuera una alfombra flotante.

Respiramente profundamente y siente el aire viajar hasta el fondo de tu pelvis. Imagínate que tu pelvis es una alfombra mágica capaz de fllotar sin ningún esfuerzo. Haz tu plié imaginándote que esta alfombra mágica flota hacia abajo y hacia arriba moviendo tu cuerpo sin ningún esfuerzo.

07
de 08

Tu eje central se mueve contigo.

Siente tu eje central viajar desde la corona de tu cabeza y el centro de tu columna vertebral hasta el piso. Imagínate que esta línea vertical está hecha de rayos de luz que fluyen hacia arriba o hacia abajo. A medida que empieces a descender en tu plié, imagínate que los rayos de luz en tu eje central fluyen hacia arriba. Cuando estés ascendiendo en tu plié, imagínate que los rayos de luz en tu eje central fluyen hacia abajo.

08
de 08

Siente el apoyo de un colchón en tu espalda.

Imagínate que estás de pie contra un colchón mulllido. Siente el apoyo de este colchón en tu espalda al hacer tu plié. Imagínate que tu espalda se desliza por el colchón mientras desciendes en tu plié.