7 Razones para tomar agua de Jamaica (más receta y variantes)

Agua fresca de flor de Jamaica
Agua fresca de flor de Jamaica. foto (c) Robin Grose

El agua de Jamaica es muy apreciada en todo el territorio mexicano y no se precisa de más motivo para tomarla que su rico sabor. Sin embargo, existen muchas razones adicionales por las cuales no te debes de perder de esta tradicional agua fresca:

  • Se elabora con los sépalos de la rosa de Jamaica, Hibiscus sabdariffa. ¡Uno se siente especial al pensar que está ingiriendo una flor!

  • Se puede disfrutar fría (agua fresca de Jamaica) o caliente (té o tisana de Jamaica) y con o sin endulzar. Su sabor es un poco ácido y combina mucho con otros ingredientes como son el jugo de limón, la piña y el jengibre (en versión jamaiquina).

  • Aunque bien se asocia mucho con México y el Caribe, el agua o té de Jamaica se conoce y se consume en muchas partes del mundo: gran parte de América Latina (y últimamente hasta en los Estados Unidos y Canadá, conforme se va dando a conocer), en Italia, Tailandia y el norte de África. Se rumora inclusive que se consumía en Egipto en tiempos de los faraones.

  • Su color rubí es hermoso y festivo – tanto así que en algunos lugares del Caribe y en Panamá, el consumo de la infusión de flor de Jamaica es asociada fuertemente con las fiestas navideñas. En México hay quienes añaden té de Jamaica al ponche de frutas navideño.

  • La flor de Jamaica tiene muchas propiedades medicinales. Contiene una buena cantidad de vitamina C, es diurética y ligeramente laxante y tiene fama de funcionar como remedio contra ciertos parásitos intestinales. Muchas veces se incluyen las infusiones de Jamaica en las dietas especiales diseñadas para depurar y/o adelgazar el cuerpo.

  • El agua de Jamaica era la bebida preferida del Chavo del 8, personaje cómico de televisión protagonizado por Roberto Gómez Bolaños (fallecido en 2014) y amado por todo México y gran parte del mundo hispanoparlante. Los episodios del programa se filmaron en la década de los ´70 pero se siguen disfrutando en incontables repeticiones hasta hoy. El Chavo hablaba con mucho cariño de su agua de Jamaica y torta de jamón.

  • Si preparas una buena cantidad de agua de Jamaica natural en casa, puedes utilizar las mismas flores (ya hervidas) para elaborar unos ricos y exóticos tacos de flor de Jamaica. Mientes te los comes, reflexiona sobre las demás delicias que se han llegado a hacer con este noble ingrediente: mermeladas, gelatinas, ensaladas, helados, bebidas alcohólicas …  y - ¿por qué no? - inventar un uso nuevo y muy tuyo.

 

Receta para elaborar una deliciosa agua fresca de Jamaica

Ingredientes:

  • 100 gramos (aprox. 2 tazas) de flor seca de Jamaica

  • 4 litros de agua

  • 1 taza de azúcar blanca

Procedimiento:

  1. Coloca las flores de Jamaica en una olla con dos litros de agua. Caliéntala hasta que llegue a hervir bien. Apaga la estufa y tapa la olla. Deja que repose varias horas o toda la noche.

  2. Cuela el agua; tendrás una infusión muy fuerte de Jamaica. Rebaja este té concentrado con los otros dos litros de agua. Agrega el azúcar, moviendo con una cuchara grande hasta que se haya disuelto. Prueba el agua y agrega más azúcar o más agua, de ser necesario. (Descarta las flores hervidas o consérvalas para hacer después tacos de Jamaica.)

  3. Guarda tu agua de Jamaica en el refrigerador. Sírvela en vasos altos y sobre hielos.

 

Variantes del agua fresca de Jamaica:

  • Agrega jugo de limón (o de otro cítrico) al momento de servirla.

  • Añade fruta picada (piña, melón, manzana, etc.) a la jarra de agua de Jamaica, al estilo sangría.

  • Mezcla tu agua de Jamaica con alguna otra agua fresca (de limón, piña, chía, etc.) en proporciones iguales.

  • Si los que la van a consumir son adultos, sirve tu agua de Jamaica con un “piquete” de ron.

  • Agrega alguna especia molida a tu agua fresca;  agita bien para que se disuelva en el líquido. Prueba un poco de canela, jengibre, clavo o nuez moscada – o una combinación de éstas. También se puede combinar con algunas hojas de hierba (albahaca, hierbabuena o romero, por ejemplo). En este caso, licúa el agua fresca con la hierbita; cuélala antes de servir.