7 Plantas con flores fáciles de cultivar por semilla

Conoce plantas que siempre te harán lucir como todo un experto en el jardín

La forma más fácil de comenzar un jardín sin gastar mucho dinero es plantando semillas. Estas no solo son mucho más económicas que las plantas ya adultas, pero también te dan la oportunidad de cultivar muchas plantas a la vez y de diferentes especies.

Sin embargo es importante saber que hay plantas mucho más fáciles de cultivar que otras. Así que para que comiences tu proyecto con mucho éxito, aquí te presento algunas de las que menos trabajo dan a la hora germinar sus semillas.

01
de 08

Comienza con semilleros

Semillero
Semillero. Getty Images

Una de las fases más importantes para cultivar desde la semilla es la germinación. Esto lo que significa es que vas a despertar la semilla para que comience a desarrollarse en una nueva planta. Las formas de germinación pueden variar entre especies, pero las semillas de las plantas que te voy a presentar lo único que necesitan es un buen semillero.

La idea detrás del semillero es poder controlar mejor la germinación en un lugar más seguro antes de plantar a fuera en el terreno y a la intemperie. Te recomiendo utilizar tierra esterilizada para germinar y así evitar plagas o cualquier tipo de hongo. 

02
de 08

Girasoles

Girasoles
Girasoles. Getty Images

Una de las semillas más fáciles de plantar y hacer crecer son las de los girasoles. Estas pueden crecer en casi cualquier tipo de terreno y no suelen necesitar semilleros. Lo más importante es conseguir buenas semillas y que estén activas. Plántalas en un lugar con buen sol y desyerba el terreno antes de plantarlas. 

03
de 08

Celosía

Celosía
Celosía. Getty Images

Las semillas de la celosía pueden tardar hasta dos semanas en germinar. Asegúrate de mantenerles el terreno bien húmedo para que germinen. También debes colocar tu semillero en un lugar cálido y con buena luz, pero no bajo los rayos directos del sol. Plántalas a principios de primavera y disfruta de sus flores hasta fines de verano. 

04
de 08

Caléndula

Caléndulas
Caléndulas. Getty Images

Igual que los girasoles, la caléndula o marigold es muy fácil de cultivar en casi cualquier tipo de terreno. Estas también disfrutan de los lugares con buena luz y necesitan un terreno húmedo pero bien drenado para germinar. Una vez llegue la hora de plantarlas afuera en el terreno o en un tiesto, búscales un lugar con sol directo. 

05
de 08

Dianthus

Dianthus
Dianthus. Getty Images

Las semillas del Dianthus pueden tardar entre 10 días a 2 semanas para germinar. Plántalas en un terreno fértil, húmedo y con buen drenaje. Una vez adultas y establecidas en el terreno, estas plantitas pueden aguantar hasta épocas de sequía. Sus flores se pueden conseguir en una variedad de colores. 

06
de 08

Geranios hardy

Geranios
Geranios. Getty Images

Estas plantas son muy fáciles de cultivar en casi cualquier tipo de clima y terreno. El geranio hardy o silvestre es muy resistente a plagas y otros tipos de enfermedades que usualmente atacan el jardín.

Los colores de sus flores varían por especie. Para germinar sus semillas sigue los consejos básicos; un semillero, tierra para germinar, humedad y buena luz solar. 

07
de 08

Pensamientos

Pensamientos
Pensamientos. Getty Images

Las semillas de los pensamientos pueden ser más costosas que las otras, pero es que realmente valen la pena. Estas bellas plantas prefieren los climas soleados pero frescos durante la primavera y el otoño.  El sol del verano, sobre todo en zonas tropicales, las puede dejar maltrechas. Sus cuidados son muy similares al de las impacientes. 

08
de 08

Cosmos

Cosmos
Cosmos. Getty Images

Luego de que hayan terminado las heladas en tu zona y el sol comience a calentar afuera, es hora de plantar tus cosmos. Las cosmos resisten muy bien el sol, pero prefieren los climas agradables y frescos. Lo ideal es comenzar a germinar en semilleros dentro de la casa y una vez se desarrollen las plantitas, entonces plantarlas afuera en el terreno. 

Manejo de semilleros

Los semilleros son básicamente "nurseries" o criaderos donde podemos controlar la germinación de las semillas y el crecimiento inicial de las plantas. Estos se suelen mantener en interiores y en lugares con buena luz pero indirecta. El sustrato o tierra se debe mantener húmeda para que las nuevas plantas no se resequen. Una vez produzcan hojas reales es tiempo de plantarlas afuera.