7 cosas que no debes hacer para bajar la fiebre

Su tratamiento dependerá de la duración y las causas que la han provocado

Fiebre causas y tratamiento
La fiebre es un mecanismo de defensa que avisa de que hay una alteración en nuestro organismo. Cultura Science/GIPhotoStock

Tener la temperatura alta es uno de los síntomas que más nos alarman, especialmente en niños por el miedo a las convulsiones febriles. Un mito que cada vez está más desterrado, no solo porque no son tan peligrosas, sino que además tan solo afectan al 4% de niños que tienen predisposición a esta reacción, según datos de la Asociación Española de Pediatría. Por eso es importante tener paciencia y no alarmarse.

¿Sabías que la fiebre es en realidad una consecuencia del mecanismo de defensa natural contra infecciones, tanto las causadas por bacterias como por virus? Cuidado pues al intentar eliminar la fiebre con algunos medicamentos.

Nuestro organismo tiene un termostato, situado en el hipotálamo en la parte inferior del cerebro, que regula nuestra temperatura corporal. La temperatura corporal varía unos dos grados Fahrenheit (1ºC) a lo largo del día, siendo más baja a primera hora de la mañana 97ºF (36,1 ºC) y más alta por la tarde, incluso por la noche alcanzando los 99 ºF (37,2ºC).

Causas de la fiebre

Muchas y variadas son las causas que producen la fiebre. Entre las más comunes en niños, se encuentran las enfermedades producidas por bacterias o virus como la gripe, inflamaciones de garganta o los resfriados comunes. En estos casos, la fiebre es un síntoma valioso y revelador, ya que puede ayudarnos a seguir la evolución del padecimiento.

Aunque no se conoce con exactitud el mecanismo de la calentura, se cree que cuando los gérmenes atacan, los glóbulos blancos de la sangre (monocitos) liberan sustancias químicas, llamadas pirógenas, que estimulan el termostato que hay en el cerebro para elevar la temperatura del cuerpo. Un efecto que indica una buena respuesta del sistema inmune y por lo tanto es un elemento positivo.

¿Es la temperatura corporal alta peligrosa?

Depende del desencadenante. La fiebre es sólo un síntoma de una enfermedad que puede ser infecciosa, tumoral, reacciones alérgicas etc. Si la fiebre es muy alta, lo que en principio es un mecanismo de defensa pasa a crear un nuevo problema, por eso hay que tratarla. Por ejemplo en caso de insolación, el aumento de temperatura hasta niveles que ponen en peligro la vida (por encima de 42 grados Celsius puede causar daños graves e irreversibles a nuestro cerebro).

Pero el cuerpo tiene un mecanismo para casos de urgencia, y cuando la temperatura se eleva demasiado se entra en coma, aumenta la circulación de la sangre por los vasos capilares de la piel y se suda con abundancia. Lo que ayuda a que se produzca un enfriamiento y se inicie un descenso de la temperatura a niveles menos peligrosos.

Otras enfermedades, aparte de las infecciosas, que cursan con fiebre son el cáncer, reacciones alérgicas, inflamación, trastornos hormonales, enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide, o algunos fármacos y lesiones cerebrales o tumores.

En caso de las enfermedades del corazón, la endocarditis, una infección del revestimiento interno del corazón y las válvulas, puede elevar en general la temperatura.

Síntomas de la fiebre

En un adulto, la fiebre se presenta cuando la temperatura está por encima de 99 - 99.5° F (37.2 - 37.5° C), según la hora del día.

Algunas de las enfermedades mencionadas pueden cursar con febrícula. Se trata de ligeros aumentos de temperatura que persisten y suelen ser cíclicos y aparecen en ciertos momentos del día.

Una fiebre persistente aunque poco importante a la que no se encuentra una causa es siempre motivo de consulta médica.

¿Cómo bajar la fiebre?

El tratamiento dependerá de la duración y las causas que han provocado la fiebre. Para reducirla se recomiendan medicamentos antipiréticos (ibuprofeno, paracetamol o aspirina). Evitar el uso de aspirina para bajar la fiebre, ya que esta se ha asociado con el Síndrome de Reye. En pacientes cardíacos o con problemas pulmonares, es necesario tratar la fiebre ya que puede aumentar la necesidad de oxígeno debido a que la fiebre produce paralelamente un aumento de pulsaciones y por lo que aumenta el trabajo del corazón.

 7 cosas que no debes hacer para bajar la fiebre

Las autoridades sanitarias americanas recomiendan que:

  1. No te abrigues en exceso. Al contrario de lo que se creía antiguamente, que había que sudar la fiebre, es mejor quitar el exceso de ropa y reposar en un cuarto bien ventilado con temperatura ambiente, evitando demasiado frío o demasiado calor.
  2. Nunca te bañes en agua fría, si no templada, y no utilices hielo para disminuir la fiebre, mejor un paño húmedo. Con estas medidas solo lograrás enfriar la piel, sino que empeorarás la situación provocando estremecimiento o escalofríos, causando el efecto contrario: aumentará la temperatura central del cuerpo.
  3. No hagas fricciones con alcohol.
  4. Si tienes escalofríos cúbrete ligeramente, hasta que pasen. Los escalofríos son una respuesta del cuerpo para estimular los músculos y generar calor cuando no está subiendo la temperatura corporal. También pueden aparecer como respuesta a una aparición súbita de gérmenes en sangre, como en el caso del paludismo o malaria.
  5. Si la temperatura no baja con los fármacos antipiréticos, date un baño tibio o que te den friegas con una esponja para refrescarte. Un remedio muy eficaz especialmente después de la toma del medicamento. Evitarás que la temperatura vuelva a subir.
  6. No restrinjas los líquidos. Es importante mantener un estado óptimo de hidratación. Toma mucha agua y bastantes líquidos (sopa, gelatina). En niños, evitar demasiados jugos de frutas, especialmente de manzana y las bebidas para deportistas.
  7. No comas si no tienes hambre. No es recomendable forzarse. Aunque como la fiebre  intensifica el metabolismo, siempre es mejor toma una dieta rica en proteínas, vitaminas y mucho líquido.

¿Cuándo hay que acudir al médico si tiene fiebre y es un adulto?

  • Si tienes una fiebre de 105° F (40.5° C) o superior, a menos que baje rápidamente con tratamiento.
  • Cuando la fiebre se mantiene o continúa por encima de 103° F (39.4° C).
  • Cuando la fiebre dura más de 48 a 72 horas.
  • Si tienes hematomas o salpullidos.
  • En caso de enfermedades crónicas (cardíacas, anemia drepanocítica, diabetes, fibrosis quística, EPOC u otros problemas pulmonares crónicos).
  • Para tratar la fiebre en bebés, consultar aquí.

Recuerda que la fiebre no hay que eliminarla, solo bajarla. Y siempre dependiendo de la causa.

Referencias:

Fiebre. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Accedido el 15 de febrero de 2015. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003090.htm