7 Consejos para enseñarle a tu bebé a colorear

01
de 07

Usa una mesa adecuada

Babé pintando por primera vez
© Ana Cabreira

La creación de su primera obra de arte puede ser una actividad entretenida. Lo primero que debes hacer es decidir el lugar donde vas a hacer esta actividad. Te recomiendo hacerlo en una mesa de niños o en la sillita de comer. Es muy importante que sea una mesa de un porte adecuado donde los niños se puedan sentar solos y se sientan cómodos.

02
de 07

Pega el papel en la mesa

Pega hoja blanca a la mesa
© Ana Cabreira

Usa un papel blanco (de preferencia grueso, tipo cartulina) y pégalo a la mesa. De esta forma el papel no se moverá cuando ellos están coloreando.

03
de 07

Usa crayones gruesos sin papel

Crayones
© Ana Cabreira

El tipo de lápiz que usas es muy importante. Te recomiendo usar 2 crayones de cera gruesos sin papel (si una parte de los crayones está cubierto de papel simplemente saca el papel) y de colores que contrasten bien con el papel que estás usando. 

Por qué:

  1. Sólo 2: este es un buen número ya que les das una alternativa (dos colores) pero al mismo tiempo no los confundes con un montón de "palitos" de colores.
  2. Crayones de cera: este tipo de lápices son fáciles de usar, "blandos", con puntas redondas y no tóxicos.
  3. Sin papel: Ciertos crayones tienen un papel protector, pero los bebés están aprendiendo y queremos que sin importar cómo pongan el crayón, el lápiz coloree el papel. Si tu crayones tienen el papel protector te recomiendo sacarselo.
  4. Colores que contrasten: si tienes una hoja blanca te recomiendo usar crayones rojo, azul, negro o verde (no amarillo o colores pasteles). La idea es que el color del crayón contraste con el color del papel.

04
de 07

Incluye a los hermanos mayores

Hermanos pintando
© Ana Cabreira

 Los niños aprenden con el ejemplo y a los pequeñitos les encantará hacer lo que sus hermanos grandes, primos o amiguitos mayores están haciendo.  Si no hay otros niños en casa, tú puedes ser el ejemplo. Simplemente siéntate frente a tu bebé y colorea en tu propia hoja.

05
de 07

Considera la edad del niño

Babé aburrido
© Ana Cabreira

La capacidad de atención de bebés (longitud de tiempo durante el cual un bebé es capaz de concentrarse mentalmente en una actividad en particular) es muy baja. Es importante que tengas esto en cuenta.

Una vez que tu bebé deje de estar interesado en la actividad te recomiendo darle un pequeño descanso y después de unos minutos ofrecerle los crayones nuevamente. Si no quiere seguir con la actividad espera unos días o semanas.

La destreza de prestar atención se desarrolla con el tiempo. Es importante tener expectativas realistas considerando la edad y desarrollo del bebé.  

"Ayudar a los bebés a prestar atención al mundo es una inversión que rendirá sus frutos muchas veces a medida que el niño crece y se convierte en un alumno competente, interesado y activo en la escuela primaria"  Extracto del Texto "Prestar atención:
¿Qué significa para los bebés y los niños en edad de aprender a caminar?"
desarrollado por Childcare Health Program del estado de California. 

06
de 07

Saca una foto y disfruta el momento

Babé pintando con crayones
© Ana Cabreira

Mira cómo reacciona tu bebé. ¿Se da cuenta de que el crayón le da color a la hoja? ¿toma los lápices y los junta para producir un sonido? ¿está observando lo que tú haces?  ¿está coloreando?.

Saca una foto para guardar este momento para el futuro pero luego deja la tecnología de lado y disfruta el momento. Al estar presente y sin distracciones nos fijamos en los detalles y disfrutamos más el momento.

07
de 07

Guarda su primera obra de arte

Bebé pintando
© Ana Cabreira

Una vez que terminen la actividad (aunque haya sólo un par de líneas en el papel) guarda la primera obra de arte de tu bebé. Es simple pero también muy especial.