6 Modos de conseguir paz mental

01
de 06

1. Mindfulness

paz-mindfulness.jpg
Alex Koloskov Photography / Getty Images

Uno de los mejores métodos para conseguir paz mental consiste en practicar mindfulness, ya sea dedicando unos minutos diarios a la meditación mindfulness o aprendiendo a vivir con mindfulness en todo momento (o mejor aún, ambas cosas).

Mediante esta técnica aprendes a controlar tu mente. ¿Cómo? En realidad la respuesta es más sencilla de lo que crees: si controlas tu atención controlarás tu mente. Mediante el mindfulness aprendes a controlar tu atención, de manera que aprendes a controlar también tu mente y mantenerla mucho más serena y en paz.

02
de 06

2. Defusión

defusion.jpg
Science Photo Library - CHRIS HENZE/NASA / Getty Images

“Defusión” es lo contario de “fusión”. Fusión en un término que se utiliza en la ACT para hacer referencia al hecho de que a veces nos quedamos enganchados en nuestros propios pensamientos u otros contenidos mentales (recuerdos, imágenes) que surgen de repente en nuestra mente y nos atrapan y nos arrastran hacia la ansiedad, la tristeza u otra emoción negativa sin que seamos capaces de hacer nada para evitarlo. Cuando sucede esto, es decir, cuando te has dejado atrapar por tus propios contenidos mentales, estás en un estado de fusión. La defusión, por tanto, consiste en recuperar de nuevo el control de tu mente y no quedarte atrapado por lo que pasa por tu cabeza.

Por ejemplo, te levantas por la mañana recordando lo mal que quedaste ayer delante de ciertas personas, te criticas, piensas que no haces nada bien, te llamas torpe… Sigues recordando lo sucedido una y otra vez sin poder salirte de ese estado, te preguntas cómo has podido ser tan idiota y pasan los minutos e incluso una hora entera y aún sigues rumiando todo esto, sintiéndote cada vez peor… Estas en un estado de fusión. ¿Cómo hacer una “defusión”? En el artículo Surfeando tu propia mente puedes descubrir cómo hacerlo.

03
de 06

3. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

liebre.jpg
Yves Adams / Getty Images

Si tienes cosas que hacer que te preocupan o te resultan molestas, frustrantes, complicadas o te asustan, puede que optes por posponerlas todo lo que puedas. Sin embargo, al hacer esto no logras que desaparezcan sino que siguen ahí, en tu mente, generándote estrés y preocupación y tienes que estar esforzándote y gastando buena parte de tu energía mental en intentar bloquear esas preocupaciones en tu mente. Esto solo genera cansancio y más estrés. Si tienes cosas pendientes, hazlas lo antes posible y conseguirás una mayor paz mental.

Igualmente, si tienes temas pendientes o no resueltos con otras personas, habla con ellas cuanto antes. Diles cómo te ha afectado lo sucedido o cómo te sientes, pide perdón si tienes algo por lo que disculparte, diles lo que sientes por ellos... En definitiva, piensa qué necesitas hacer para estar en paz con las personas cercanas a ti y hazlo ya.

04
de 06

4. Olvida

olvida.jpg
Andy Ryan / Getty Images

Si alguien te ha tratado injustamente o perjudicado de algún modo, es normal que sientas enfado o que quieras pedir explicaciones o alguna compensación a la otra persona. Sin embargo, en algunas ocasiones, dejamos que perduren en nuestra mente viejos agravios que nunca se llegaron a resolver. Por ejemplo, mantienes una relación con alguien que no te trata bien, la relación se rompe y esa persona desaparece de tu vida sin que te haya pedido perdón ni hayas podido expresarle lo que sientes. Pero su recuerdo sigue en tu mente robándote la paz mental y la tranquilidad durante días, semanas o meses.

Lo mismo puede suceder con cualquier tipo de experiencia negativa que hayas vivido. Se trata de algún suceso de tu pasado que no logras olvidar y te sigue afectando día tras días. En estos casos, necesitas aprender a dejar el pasado atrás y empezar a vivir en el presente.

Estos son algunos artículos que pueden ayudarte a lograrlo:

05
de 06

5. Soledad y silencio

soledad2.jpg
Gary John Norman / Getty Images

La paz mental se encuentra cuando la mente está relajada y en silencio. Si estás recibiendo continuamente todo tipo de estimulación procedente del exterior, ya sea de otras personas, de Internet, de la tele o la radio o del bullicio de la ciudad, difícilmente podrás dejar que tu mente descanse, se relaje y se calme.

Tu mente necesita momentos de soledad y de silencio pero en un mundo tan interconectado como es nuestra sociedad actual, puede ser complicado conseguirlo a no ser que te lo propongas en serio. Prueba, por tanto, a pasar ratos a solas en los que desconectes de todo aquello que pueda ponerte en contacto con otras personas, como el teléfono, Internet o la televisión o la radio y sumérgete en alguna actividad relajante y agradable, que te haga sentir bien y no requiera un gran esfuerzo mental. Un paseo por el campo o alguna playa solitaria puede ser un buen ejemplo porque te beneficiarás, además, del contacto con la naturaleza, que es otro excelente modo de alcanzar esa anhelada paz mental.

Echa un vistazo al artículo Los beneficios de la soledad.

06
de 06

6. Aceptación

aceptacion2.jpg
Peter Zander / Getty Images

Problemas, frustraciones, decepciones, experiencias desagradables… Aceptar que te pasen cosas buenas es muy fácil pero no estarías viendo la vida con realismo si no aceptaras también que en la vida pasan cosas malas de vez en cuando.

Si quieres tener una verdadera paz mental debes aprender a aceptar dos realidades: que no eres perfecto y que el mundo que te rodea (personas incluidas) tampoco lo es. No aceptar tu propia imperfección puede llevarte a una autocrítica excesiva y continua, como puedes ver en el artículo sobre el perfeccionismo.

Por otra parte, el artículo Felicidad y sufrimiento te enseña que la vida está hecha de buenos y malos momentos irremediablemente y cómo aceptar el lado negativo sin que te impida ser feliz o tener una vida satisfactoria.