6 métodos para elegir el sexo de tu bebé

01
de 03

Unificando criterios

elejir-sexo-blackred-getty.jpg
Estos seis métodos de elegir antes de concebir el género de tu bebé son las más serias que encontramos. Nos cuentas si funcionan. Foto © | blackred | Getty Images

Para aquellas personas a las que la concepción no representa un reto la posibilidad de elegir el sexo/género del bebé antes de concebirlo les puede llenar de ilusión.

Pero, ¿Es posible elegir antes de la concepción el género del bebé?

El Dr. Roger Harms, obstetra y editor en jefe de la Clínica Mayo responde; “La respuesta corta es no; no hay mucho que una pareja promedio pueda hacer para conseguirlo”. Explica que los métodos que han surgido no tienen la evidencia científica para ser tomados en serio por la comunidad médica. Menciona que los únicos métodos que tienen mayor probabilidad de éxito son el diagnóstico genético preimplantacional y la clasificación/selección de esperma, y en ambos casos se requiere el uso de las técnicas de fertilización in vitro. Declara que en su experiencia rara vez la pareja se somete a este proceso para elegir género.

A pesar de este tipo de declaraciones es muy natural que al menos se intente probar los distintos métodos para elegir el sexo del bebé antes de concebirlo. Como se dice, “no hace daño intentar”.

Comencemos por establecer algunos criterios básicos para comprender los métodos que se explicarán:

- Probabilidades que la naturaleza plantea
Sin ninguna intervención de cualquier tipo se calcula que el 51.2 por ciento de las concepciones resultan en mujeres y el 48.8 por ciento en hombres. Es decir, por cada 105 mujeres se procrean 100 hombres. Esta información nos dará la perspectiva necesaria para evaluar los métodos que explicaremos.
Este dato ha cambiado en las últimas décadas pues en los censos no se pregunta si la persona fue concebida con el uso de técnicas de reproducción asistida.

- Cromosomas X o Y
El género del ser humano está definido por el final de la secuencia genética dada por la combinación del óvulo (que siempre es cromosoma X) y el del espermatozoide (que puede ser X o Y). Es por eso que se dice que el hombre (su esperma) define el género del bebé.
Bajo este sistema una mujer es XX y un hombre es XY

- Acidez del ambiente uterino
Existe evidencia de que por la naturaleza de los distintos tipos de espermatozoides X o Y, la acidez o alcalinidad (pH) del útero y de las secreciones de la mujer, afectan la supervivencia de cada tipo de cromosoma. Los esperma Y, que hacen niños, resisten menos la acidez (sobreviven en el ambiente más alcalino) y los esperma X ,que engendran niñas, resisten la acidez y la alcalinidad.

02
de 03

Método Whealan, tradición hebrea y la dieta de la preconcepción

Una de las propuestas es cambiar el ambiente del útero por medio de un regimen alimenticio. Foto © | Karimian | Flickr

Te presentamos los métodos más conocidos para poder elegir antes de la procreación el género de tu bebé:

  • Método Whealan
    Este sistema promete una tasa de éxito de 68 por ciento para niños y 57 por ciento para niñas. Muy pequeña ventaja contra lo que la naturaleza brinda, estadísticamente hablando.
    Se basa en programar las relaciones sexuales en función de la ovulación.
    La recomendación es que si quieres tener niña debes tener relaciones sexuales ya sea tres, dos o un día antes de la ovulación. Para concebir niño debes tener coito seis, cinco o cuatro días antes de la ovulación.
  • Tradición hebrea
    Es la práctica de las personas judías ortodoxas conocida como Niddah. Se cree que al seguir esta tradición se procrean más hombres.
    Consiste en abstenerse de contacto sexual desde la menstruación hasta una semana después de que termina ésta. Aquí lo que habría que tomar en consideración es qué tan regular es la futura madre antes de optar por este método. Puesto que si es irregular da lo mismo que siga el método o no.
  • La dieta de la preconcepción
    Este criterio lo dieron a conocer la enfermera Sally Langendon y William Proctor. Se basa en modificar el pH (acidez) de las secreciones, mucosa y útero de la madre a través de lo que ella come; en otras palabras modificar el ambiente en el que se da la concepción para hacer más propensa la concepción del género elegido. El régimen no debe seguirse por más de seis meses.
    La dieta para engendrar niñas debe ser alta en calcio y magnesio.
    La dieta para fecundar niños debe ser vasta en potasio y sodio (sal).
    Los autores de esta propuesta enfatizan mucho en que la mujer que se someta a este tipo de dietas lo haga con vigilancia de su médico, especialmente si quiere tener hijo, ya que se propone una alta ingesta de sodio, lo que pone en riesgo la salud de la futura madre (al hacerla propensa a hipertensión, enfermedades del corazón, deshidratación, por ejemplo) si es que no lo es ya.
    En 1980, el Dr Stolkowski en la Revista Internacional de Ginecología y Obtetricia reportó en un estudio un 80 por ciento de éxito al usar este método.

03
de 03

Método Shettles, diagnóstico genético preimplantacional y selección de esperma

Uno de los métodos presentado en esta página usa el ciclo menstrual como uno de su elementos básicos. Foto © | Marcos Montemayor

  • Método Shettles

Este método se fundamenta en la combinación del comportamiento el espermatozoide (X y Y) y el ciclo menstrual (niveles de pH en la mujer).

El Dr. Shettles recopiló evidencia de que los espermatozoides X (que engendran hombres) son más rápidos pero frágiles, ya que no resisten la acidez que en cierta parte del ciclo menstrual se presenta en las secreciones de la mujer, y que los espermatozoides Y (que engendran mujeres) son más lentos pero resistentes; pueden resistir ambientes uterinos ácidos y alcalinos.

Es esencial para que tenga éxito este método que se sepa exactamente cuándo ovula la mujer; ya sea siguiendo el método de la temperatura basal o el método de mucosa cervical.

Para procrear niña se recomienda tener relaciones sexuales los días cuatro, tres y dos antes de la ovulación. Antes de las fechas que su calendario personal les dé, la pareja debe tener sexo (usando condón) para bajar el conteo de esperma de manera natural para que al momento de la reproducción lleguen más espermatozoides Y, lo que incrementa la posibilidad de que sea niña.

Para engendrar niño se debe tener relaciones sexuales de 12 a 24 horas antes de la ovulación Además, debe de abstenerse de tener sexo para que los espermatozoides X estén en “mejor condición”.

El Dr. Shettles asegura un taza de éxito de 75 por ciento para niñas y 80 por ciento para niños.

  • El diagnóstico genético preimplantacional

Esta técnica es usada en combinación de fertilización in vitro. Los embriones son puestos a prueba para detectar condiciones genéticas y sexo. De esta manera se puede elegir el género del bebé que la pareja desea que se implante en el útero de la futura madre.

  • La clasificación/selección de esperma

Existen varias técnicas para separar el esperma. Esta técnica es utilizada para reducir la probabilidad de heredar alguna condición genética y para seleccionar el sexo del bebé, es decir el tipo de cromosoma e implantarlo en la cavidad uterina de la futura madre. Como en el caso anterior, esta técnica representa una de las fases de la fertilización in vitro.

Cabe recalcar que ninguno de estos métodos es cien por ciento eficaz. Es muy recomendable que lo discutas con tu ginecóloga antes de ponerlo en práctica, ella te dará el consejo y la perspectiva médica necesaria.

 

Fuentes:
Mayo Clinic: Is there any way to influence a baby's sex? . Recuperado el 7 de agosto de 2012
Rorvik, L. B. (2006). How to Choose the Sex of Your Baby: The Method Best Supported by Scientific Evidence. New York: Random House Inc.