6 Consejos para comprar un portaligas

PAAAAAGIEPGMLOMH-BLACK___NATURAL-lrg.jpg
CHANTAL THOMASS. www.nancymeyer.com

Definitivamente se trata de una pieza importante en el repertorio de lencería sexy. Esta  lencería de inspiración vintage no solo cumple la función de mantener tus medias en posición, sino que con la magia y sensualidad de su diseño puede transportarte en el tiempo y el espacio y convertirte en la diva más deseada con el solo gesto de abrocharlo a tu cintura.

Una pieza tan importante merece atención en su compra.

He aquí algunos puntos que no debes olvidar cuando salgas a buscar tu portaligas.

Cuando compres un portaligas ten en cuenta lo siguiente

El talle – Al igual que en el caso del talle del sostén o de panty, en el portaligas el talle también es absolutamente fundamental para lograr un look sensual y elegante pero cómodo de vestir a la vez. Es vital que conozcas tu talle y es por esto que se recomienda hasta el cansancio el medirse correctamente.

En la mayoría de las tiendas especializadas, los portaligas se venden por la medida de tu cintura. Entonces, primero que nada, establece la medida de tu cintura colocando la cinta medidora alrededor de la misma de forma tirante pero sin que la cinta se hunda en tu piel. Queremos determinar el talle real para que te sientas más que cómoda.

La cantidad de broches – En las tiendas de lencería podrás encontrar portaligas con 4, 6, 8, 10 o hasta 12 broches.

Seguramente los que has visto con más frecuencia sean los de 4 broches (dos adelante y dos detrás de las piernas) pero eso no significa que sean los más recomendables.

El primer punto a poner en claro es durante cuánto tiempo esperas estar vistiendo tus portaligas. Si es durante un corto período (como en el dormitorio) con 4 ganchos podrás estar bien, aunque no es lo ideal.

Si por el contrario planeas pasar algunas horas con tus pantimedias pendiendo de los portaligas, entonces deberás buscar una mayor cantidad de broches para asegurar que todo se mantenga en su lugar.  Cuantos más broches, mejor. La media se distribuirá mucho mejor en la pierna y, obviamente, tendrás más seguridad de que se quedará en su lugar.

La calidad de los broches – Se trata de otro de los puntos fundamentales a tener en cuenta a la hora de comprar un portaligas de calidad. Y en este caso no importa la cantidad de tiempo que planees tener puesto el portaligas.  Si quieres que la pieza sea duradera, segura y no destroce tus preciadas medias, entonces aléjate de los broches de plástico y solo compra los de metal.

Los broches fabricados en plástico son mucho menos fuertes y seguros que los broches fabricados en metales y aleaciones.

El color – Estamos hablando del color de absolutamente todo. El color del portaligas, el de la ropa interior con la que planeas usarlo y el de la ropa que irá por encima para salir a la calle.  Para obtener el mejor resultado y crear un conjunto elegante y sensual es necesario coordinar y tener en cuenta todas las piezas del conjunto. No es necesario que sean del mismo color pero sí que estén dentro de los mismos tonos.

No querrás que tu portaligas oscuro se transparente bajo tu falda clara, ¿verdad?

El modelo y sus detalles – No se trata solamente de una cuestión de gustos, sino de comodidad. Al igual que con el color, debes tener en cuenta la vestimenta que usarás sobre el portaligas para evitar que éste se note bajo la ropa. Por ejemplo: los portaligas con mucho detalle de encajes y vuelos no son adecuados para usar bajo faldas o vestidos ajustados ya que definitivamente se notarán las líneas. En ese caso es aconsejable escoger géneros lisos y suaves con cintas planas de donde cuelguen los broches, sin mucho detalle.

Si i tu problema son los broches, muchos portaligas de calidad superior incluyen pequeños lazos y detalles en satén o seda que se colocan encima de los broches y los camuflan bajo la ropa –sin habar de lo encantadores que quedan cuando quedan a la vista-.

Recuerda que, al igual que existen diferentes estilos de sostenes y panties, también puedes encontrar una buena variedad de modelos de portaligas. Es importante que los pruebes para comprobar su comodidad y como lucen bajo tu atuendo. En cuenta también –como siempre – la cantidad de horas que planeas llevar puesto el portaligas ya que de eso dependerá en gran parte la elección del modelo. Por ejemplo: los portaligas de corte alto (llegan a la cintura) son ideales para disimular la barriga (al igual que las panties de cintura alta) pero no serán muy cómodos si piensas usarlos durante unas cuantas horas.

Cómo se siente – Por último pero no por eso menos importante. Pruébalo. Tomate el tiempo de probar distintos modelos, cortes y colores. Ajústalo. Colócate las medias. Abróchalas. Camina un poco. Muévete. ¿Pica? ¿Se nota bajo la ropa? ¿No ajusta las medias lo suficiente? Pruébalo. No existe otra manera de determinar si es la pieza ideal o no. 

Y lo más importante, disfruta de tu compra.