6 Consejos para comprar la tablet adecuada para ti

Porque no sólo es cuestión de tamaño

como comprar la tablet adecuada
Tabletas. melenita2012 - Flickr

Una vez que estemos convencidos de las ventajas de adquirir una tableta, el segundo paso es escoger cuál es la que más se adapta a nuestras necesidades y posibilidades. No obstante, el cada vez mayor número de dichos dispositivos en el mercado, no sólo de distintos fabricantes sino también de tamaños y precios, con prestaciones no siempre similares, hace que la decisión sea un poco complicada. Por ello, a continuación exponemos seis consejos para escojer la tableta adecuada.

Dónde vas a usarla: conectividad y batería

Aunque el carácter portátil es parte de la esencia de cualquier tableta, dependiendo de los sitios a los que la lleves tendrías que escoger un modelo u otro. Me explico: si vas a usarla tanto en tu casa, oficina o sitios públicos (cafeterías, bibliotecas, etc), donde esté disponible una red Wi-Fi de conexión a Internet, bastaría que la tableta tuviese este tipo de conexión, como es el caso de la mayoría (o me atrevería a decir, la totalidad) de estos dispositivos.

Si, por el contrario, vas a utilizarla en autobuses o trenes, o en sitios donde la red Wi-Fi no esté disponible (como la carretera o un refugio en el campo, por ejemplo), necesitarás una tableta que también posea conexión celular (3G o 4G). Aquí la lista disminuye, pues no todas las tabletas la tienen.
Así, sólo algunos modelos del iPad y de otras tabletas tienen esta capacidad.

Si además vas a estar alejado de una toma de electricidad por varias horas, conviene que la batería de la tableta sea de larga duración.

Normalmente las tabletas de 10 pulgadas tienen una batería con mayor carga que las de 7 pulgadas, por ejemplo.

¿Trabajo o diversión?

Otro aspecto importante es si quieres darle a la tableta un uso profesional o sólo para entretenimiento. En principio, las tabletas se diseñaron para esto último, y un porcentaje relativamente pequeño de usuarios las utiliza en el trabajo.

No obstante, esta tendencia está cambiando y cada vez más empresas estimulan el uso de dichos dispositivos.

Si vas a utilizarla para trabajar, lo que implica que tengas que descargar programas "pesados", esto es, que consumen bastante memoria tanto de procesamiento como almacenamiento, necesitas una tableta con un buen procesador, preferiblemente de doble núcleo y más de 1 GHz, así como con capacidad de almacenar al menos 16GB (aunque sería mejor una de 32 o de 64 GB).

ACTUALIZACIÓN: ya en 2016 una tablet de doble núcleo está un tanto desfasada, en su lugar, se recomienda una tablet de cuatro núcleos como un opción que ofrece un mejor desempeño en cuanto a rapidez, multitarea y, en general, en rendimiento del dispositivo, mejor aún si se apoya en una RAM de 2 o más gigas.

Tipo de actividad: leer, navegar, jugar...

Aún en el caso de que la quieras para entretenimiento, el tipo de actividad es importante. Así, por ejemplo, si la vas a usar sólo para leer libros electrónicos y revistas y navegar por Internet, bastaría incluso con un e-reader, como explicamos en el artículo "Qué me compro: un e-reader o una tableta".

Si quieres disfrutar de contenidos multimedia (vídeos, juegos, etc), la calidad de la pantalla es fundamental.

Allí es importante fijarse en los píxeles que ofrece. Así, el iPad de cuarta generación es hasta ahora imbatible: 2.048 x 1.536 píxeles, a 264 píxeles por pulgada (p/p).

Aplicaciones y sistema operativo

Las aplicaciones, o programas para tabletas y smartphones, se han convertido en un aspecto diferenciador. Se han desarrollado cientos de miles de apps, desde aquellas que facilitan la navegación por Internet de un sitio determinado, pasando por los juegos, los editores de fotografías, de procesamiento de palabras, buscadores, guías, etc, que permiten sacar el mayor provecho a estos dispositivos.

Dependiendo del sistema operativo empleado por la tableta, tendrás mayor o menor acceso a dichas aplicaciones. El iPad, con su iOS6, dispone de más de 270.000 aplicaciones, seguido por las tabletas con el sistema Android -usado en la mayoría de este tipo de dispositivos- que cada vez se acercan más.

Otros sistemas operativos, como el Blackberry (de la tableta Playbook), o el reciente Windows RT (incorporado en la Surface RT) se encuentran en una etapa incipiente en este campo, aunque cada vez irán mejorando.

ACTUALIZACIÓN: el panorama de las tablet, en cuanto a su mercado, ha cambiado. Cuando escribí originalmente este artículo, iOS dominaba el mercado con mucha ventaja, y aunque aún lo hace, las tablets Android se le acercan cada vez más. Otro protagonista del mercado de tablets que va remontando es Windows. Microsoft ha ido convenciendo a las marcas para que integren su popular sistema en sus tabletas y cada vez encontramos más tablets con Windows 10. Es una opción interesante pues tiene compatibilidad conOffice,que, por cierto, tiene una versión básica gratis para tablets.

Tamaño: cuestión de gustos

Un elemento diferenciador en las tabletas es su tamaño. Existen dos grupos importantes, las de pantalla de alrededor de 10 pulgadas (como el iPad o la Samsung Galaxy Note 10.1, por ejemplo), y las de alrededor de 7 pulgadas (el iPad mini, el Kindle Fire y la Nexus 7, por citar las más conocidas).

Recientemente Sony ha presentado una macrotableta de 20 pulgadas y, en el extremo opuesto, ya se habla también de las phablets, una especie de híbrido entre tableta y smartphones, cuyo principal exponente es la Samsung Galaxy Note de 5.3 pulgadas.

Normalmente entre más pequeña es la tableta menos potencia necesita (en términos del procesador, de la capacidad de almacenamiento y duración de la batería) pero, a su vez, tiende a ser más económica. Creemos que lo más importante en materia de tamaño es, sin embargo, la sensación que tenga el usuario. Si te sientes cómodo con una tableta que puedes manejar con una mano y llevar en un bolsillo grande de la chaqueta, por ejemplo, las de 7 pulgadas son las adecuadas.

Si, por el contrario, estás acostumbrado a una pantalla más grande y sientes que un tamaño más pequeño no se justifica, pues las de 10 o más pulgadas son tu opción más recomendable.

Y si quieres ver películas y videos en la tablet, la relación de aspecto 16:10 o 16:0 son ideales, mientras que para leer, navegar por Internet y trabajar, la de 4:3 es más adecuada.

Precio

El costo es importante a la hora de adquirir cualquier producto. Y en el caso de estos dispositivos portátiles las diferencias son marcadas, como explicamos en nuestro artículo con los precios de las tabletas.

Si el precio no es problema, probablemente la tableta más completa siga siendo el iPad, cuyos precios están entre los $499 y los $829 (dependiendo de la conectividad y capacidad de almacenamiento). Otras similares, como la Samsung Galaxy Tab, pueden conseguirse en $100 menos. Por otro lado, es posible conseguir tabletas de 10 pulgadas "baratas" por debajo de los $200, aunque no de la calidad de las mencionadas anteriormente.

A su vez, una tableta de gama alta de 7 pulgadas, como el Kindle Fire HD o el Nexus 7, cuesta alrededor de $200-220. Una buena relación precio calidad por la que merece pagar un poco más de lo que cuesta una tablet genérica.

De nuevo, una vez analizados los aspectos comentados en el resto del artículo (uso y tamaño adecuados), la decisión dependerá un poco de cuán grande sea nuestro bolsillo.