6 Consejos de seguridad para el iPad

Cómo bloquearlo, cómo encontrarlo y cómo limitar su uso

ipad touch id, seguridad
iPad Touch iD. Apple

En el caso del iPad -y de cualquier otro dispositivo móvil- que precisamente por su portabilidad es muy posible que en algún momento lo dejemos desatendido en una cafetería, sobre un banco de un parque o en cualquier otro lugar público, contar con mecanismos para garantizar la seguridad de nuestros datos es imprescindible.

En efecto, proteger nuestra información personal (fotos, vídeos, escritos, contactos, etc), para que no sean vistos, utilizados o distribuidos por terceros sin nuestro consentimiento, no es un simple capricho.

Se trata de garantizar nuestro derecho a la privacidad, por un lado, y nuestra propiedad intelectual, por otro (especialmente para quienes nos ganamos la vida escribiendo, por ejemplo).

Afortunadamente, si seguimos unos pocos consejos básicos sobre seguridad podremos garantizarnos que nuestro iPad no se convierta en un “libro abierto” para todos, sino sólo para nosotros.

Lo primero: la contraseña o clave de acceso

Aceptémoslo: para muchos es un fastidio tener que estar tecleando una clave en la computadora cada vez que vamos a utilizarla -en algunos casos incluso recordar dicha contraseña es complicado- sobre todo si hay que hacerlo frecuentemente. Si hablamos de un gadget que sólo usamos nosotros y que no abandona nuestra habitación, esto pudiera ser innecesario.

Pero para el caso del iPad, que probablemente llevemos con nosotros a todos lados, contar con una clave de acceso resulta básico.

Eso sí, por nada del mundo utilicemos combinaciones que cualquiera podría descifrar (como el famoso 1234).

Hay dos formas de crear un código de seguridad para el iPad: la forma simple, yendo a Ajustes, luego al menú General, hacer clic en “Bloqueo con código” y luego en “activar código”. El dispositivo te solicitará un código de 4 dígitos (recuerda, no uses el 1234, el 1111 ni ninguno similar).

Puedes también escoger una contraseña más segura, en cuyo caso, después de los pasos anteriores, presiona en desactivar “código simple” y el iPad te solicitará otro código, que puede incluir letras y signos.

ACTUALIZACIÓN: a partir del iPad Air, la tablet de Apple cuenta con un identificador de huellas digitales llamado Touch ID, con este se puede desbloquear el iPad desde el botón de Home, mediante el reconocimiento de las huellas dactilares del propietario. Puedes acceder a él desde Ajustes>General>Touch ID y código. Allí podrás activarlo, además de configurar también el desbloqueo de iTunes Store y App Store, añadir la huella, Desactivar código y Cambiar código.......En el mismo apartado podrás definir el tiempo que debe transcurrir antes de que el sistema te solicite el código (yo recomiendo seleccionar Inmediatamente),.......También puedes configurar el acceso mientras el iPad está bloqueado y activar Borrar datos (se eliminan todos los datos contenidos en el iPad después de 10 intentos fallidos de introducir el código), una opción, como ves, demasiado definitiva que yo no tengo activada por razones obvias.......Si estás muy preocupado por tu seguridad, otra alternativa es activar la doble verificación de Apple ID y iCloud. Para ello ve al portal de Mi ID de Apple y haz clic en Gestiona tu ID de Apple (accede con tu usuario y contraseña).

Ahora selecciona Contraseña y seguridad>Doble verificación y sigue las instrucciones. Este proceso requiere que identifiques antes de hacer cambios a tu cuenta o de comprar en iTunes o la App Store desde un dispositivo diferente al que usas regularmente. La identificación se realiza mediante un código que te envían a tu smartphone o tablet (si tienes conexión celular y un plan de datos activado).

Qué hacer si el iPad se nos extravía

Si perdemos nuestro iPad podemos afrontar dos problemas: por un lado, quedarnos sin la información contenida en él y, por otro, que terceros extraños tengan acceso a dichos datos. ¿Cómo protegernos de estos dos inconvenientes?

a- Copia de seguridad

Hacer una copia de seguridad, aunque es una medida básica, es algo que muchas veces obviamos. El iPad permite que programemos copias de seguridad automáticamente, de forma que nos podamos olvidar de esta tarea una vez que realicemos el ajuste inicial.

Podemos usar tanto el iCloud como iTunes. Para el primer caso, basta ir a “Ajustes”, hacer clic en “iCloud”, iniciar sesión con el identificador de Apple y la contraseña, ir luego a “almacenamiento y copias” y activar la función copia de seguridad de iCloud

En el caso de iTunes, se realiza una copia de seguridad automáticamente cada vez que sincronicemos el iPad con una computadora, conectando ambos aparatos con un cable USB o vía Wi-Fi. Para realizar la sincronización, abrimos en la computadora el iTunes, en el menú ayuda y seguimos las instrucciones.

b. Activar la aplicación Buscar mi iPad

Yendo a “Ajustes” y luego a “iCloud” verá una función denominada “Buscar mi iPad”; basta activarla para que podamos con ella bloquear el iPad, borrar su contenido, hacer que emita un sonido y que le indique dónde ha estado.

Para utilizar esta aplicación es necesario contar con otro iPad, o un iPhone o iPod, una computadora Mac o un PC diferente siempre que se inicie una sesión en www.icloud.com.

Evitar que te “localicen”

Varias aplicaciones del iPad tienen acceso tanto a tus datos personales (contactos, fotos, etc) como a la ubicación física del dispositivo (utilizando tanto el GPS como las redes celulares y de Wi-Fi). Si no te sientes cómodo con ello, puedes eliminar estas funciones. Para desactivar la localización basta ir a “Ajustes” y luego a “privacidad”, y “desactivar localización”. También en “privacidad” puedes ver qué aplicaciones tienen acceso a tus datos y desactivarlas una a una.

Limitar el uso del iPad

Si no quieres que otras personas (tus hijos pequeños, por ejemplo) tengan acceso a ciertas funciones del iPad, puedes también establecer restricciones, yendo a “Ajustes”, luego a “General”, en “Restricciones” pulsas en “Activar restricciones” y el iPad te dará una serie de posibilidades que deberás seleccionar, dependiendo de las que quieras establecer.

Las restricciones son muy útiles para limitar o prohibir descargas de iTunes y del iBook Store, o para navegar por Internet, por ejemplo.