6 características femeninas que los hombres encuentran sexys

Mujer seductora 1
Mujer seductora 1. John French / Getty Images

¿Qué es lo que enamora a un hombre? Esta pregunta se la hacen millones de mujeres cada día. Sin duda, cada uno de ellos tiene sus preferencias, debilidades y fijaciones. Depende de su forma de ser, sus gustos, su historia personal, sus deseos y necesidades. Sin embargo, hay algunos rasgos que generalmente atraen a la inmensa mayoría de los hombres. Vamos a repasarlos.

1. Tu atractivo físico. Todas lo sabemos: los hombres son criaturas visuales.

Eso no les convierte en frívolos ni en machistas. Cuando un hombre te mira no es necesariamente porque te ve como un objeto sexual (aunque muchos de ellos lo hagan). Instintivamente, está evaluando si eres una mujer sana y fértil. Una melena larga y brillante, una piel bien cuidada y una figura con curvas es básicamente lo que les resulta sexy. Y por cierto, se fijan mucho menos en tu celulitis y otros supuestos defectos físicos de lo que tú crees.

2. Tu sensualidad. O sea, la capacidad de disfrutar de los sentidos. A él le vuelves loco cuando te sientas a saborear una pizza sin preocuparte por las calorías, cuando bailas tu canción favorita en la discoteca, cuando gozas dándole o recibiendo de él un masaje erótico. Una mujer natural, espontánea, capaz de sentir y de vivir a tope cada momento resulta irresistible porque significa que sabe gozar de la vida y del sexo, y que el día a día a su lado no se convertirá en una sucesión de rutinas y reproches.

Un hombre que quiere ser feliz huye de las mujeres que no se permiten tener tiempo libre para disfrutar, o que ahogan su capacidad de sentir en una sucesión interminable de obligaciones laborales o domésticas.

3. Tu pasión. Por supuesto, esto se refiere a tu pasión entre las sábanas, pero no solo eso.

Tener una pasión en la vida (puede ser tu trabajo, tus ganas de ayudar a los demás, un hobby que te hace feliz) resulta muy atractivo, porque demuestra que sabes vivir intensamente y enfocar tu energía en construir algo que te hace feliz a ti misma o a otras personas. ¿Quién no querría plantearse una relación a largo plazo, e incluso crear una familia, con una persona capaz de apasionarse por la vida?

4. Tu energía femenina. La atracción en una pareja es una cuestión de polaridad. Es decir, de energías distintas que son opuestas y, por eso, se complementan. Cultiva la feminidad que posees de forma natural y resultarás muy atractiva para la mayoría de los hombres, que son extremadamente sensibles a esta energía. Estás conectada a tu feminidad cuando eres consciente de tus sentimientos y sabes expresarlos sin esconderte tras una coraza, cuando te aceptas a ti misma y a los que te rodean en lugar de juzgar y criticar, cuando comprendes que la energía femenina es cíclica, contradictoria, a veces caótica, y aprendes a fluir con ello.

5. Tu receptividad. Cuando un hombre está realmente interesado en una mujer, no deja de hacer cosas para conquistarla o para aportarle bienestar y felicidad.

Hoy en día, muchas mujeres están acostumbradas a creer que deben ser independiente y no aceptar regalos (materiales o simbólicos) de un hombre, y en consecuencia no se dejan ayudar, cuidar ni mimar, algo que ellos adoran hacer. Si se lo permites, y aceptas sus atenciones con aprecio y agradecimiento, le llegarás al corazón.

6. Tu autoconfianza. Si bien a ellos les encanta cuidar de su chica, también les enamora que seas una persona segura de ti misma, con criterio propio e iniciativa, capaz de tomar tus propias decisiones e ir a por lo que quieres. Está bien que le confieses tus inseguridades y tus miedos, porque sabes que él te confortará y te repetirá que eres maravillosa, pero cuídate de no abusar de ese comportamiento y renegar de tu propio poder personal. Ellos acaban huyendo de las mujeres que se muestran excesivamente celosas, posesivas, inseguras o autodestructivas.